User Admin

El piloto de la transición

Adolfo Suárez encabezó la mayor transformación de España, desde que España es nación. Esa transición hacia la democracia fue el asunto que más tiempo ocupó, entonces, el pensamiento del rey Juan Carlos viéndose como futuro jefe de Estado. Habló con incontables personas, estudió sus biografías, investigó actitudes. Quien siempre estuvo en su cabeza fue Adolfo Suárez. No eran pocos los candidatos a la presidencia: Areilza, Fraga, López de Letona. ¿Sería muy joven Suárez? Finalmente, el profesor Fernández Miranda, a pedido del rey, cenó con Suárez, al que menos conocía; cuando le dijo que podría ser el candidato, su asombro creció al ver que, ni por cortesía, ni por falsa humildad, Suárez negaba la idea. Salvó el examen. “El rey tenía ya su mirlo blanco”.

Adolfo Suárez encabezó la mayor transformación de España, desde que España es nación. Esa transición hacia la democracia fue el asunto que más tiempo ocupó, entonces, el pensamiento del rey Juan Carlos viéndose como futuro jefe de Estado. Habló con incontables personas, estudió sus biografías, investigó actitudes. Quien siempre estuvo en su cabeza fue Adolfo Suárez. No eran pocos los candidatos a la presidencia: Areilza, Fraga, López de Letona. ¿Sería muy joven Suárez? Finalmente, el profesor Fernández Miranda, a pedido del rey, cenó con Suárez, al que menos conocía; cuando le dijo que podría ser el candidato, su asombro creció al ver que, ni por cortesía, ni por falsa humildad, Suárez negaba la idea. Salvó el examen. “El rey tenía ya su mirlo blanco”.

Acaba de publicarse el libro del destacado periodista español Fernando Ónega (quien fuera director de prensa del gobierno de Suárez), titulado “Puedo prometer y prometo” (Plaza y Janés), y cuyo subtítulo es “Mis años con Adolfo Suárez”. El título subraya una frase permanente de Suárez, quien sabía por qué la decía, y pudo cumplirla.

Ónega ahonda en la leyenda del piloto de la transición, que asombró al mundo, porque los suyos fueron los cinco años más apasionantes de la historia de España reciente. Desmontó la dictadura franquista, y logró edificar un nuevo estado democrático y constitucional.

El libro reconstruye la vida política, personal y sentimental de Adolfo Suárez, un “héroe moderno”, al decir de Ensenberger. Y Suárez lo fue, como lo demuestra el escritor Javier Cercas en su libro “Anatomía de un instante”, donde analizó ese “momento único” que protagonizó, cuando el intento de golpe de Estado, el 23 de febrero de 1981. Tejero entró armado al Congreso de los Diputados y mientras las balas zumbaban, dio órdenes a todos; pleno de coraje, Suárez no se movió de su asiento. Todos recordamos la famosa foto que muestra la sala vacía y, solo en primera fila, a un hombre sentado. Este gesto fue esencial, porque con él comenzó a derrumbarse aquel golpe, al que puso fin el discurso del rey.
Adolfo Suárez no era sólo un pragmático que conocía y manejaba los recovecos del franquismo y de todo el Estado; tampoco el ejecutor del destino señalado por la Corona. Sus intervenciones, leídas hoy, asegura Óneto, “constituyen una guía ética para gobernantes”. Llamado a hacer el gran cambio en su país, sostiene Justino Sinova, “supo ver cuál era el mejor destino para los españoles, y cómo se construía”. Y agrega: “Consumió su vida en una operación política de dimensiones históricas”.
Por su parte, el autor de este libro revelador, señala: “Suárez, en el fondo, fue el primer socialdemócrata que llegó al poder en España, aunque por entonces él no lo sabía”. Por eso pudo entenderse fácilmente con la izquierda, conectar con Tierno Galván, con Carrillo, y seducir a Felipe González. Amparado por el rey Juan Carlos, recibió una España con presos políticos y exiliados, y les dio amnistía. Dividida por odios irracionales, él logró reconciliarla.

Hoy, Adolfo Suárez (tiene 81 años) no recuerda uno sólo de aquellos pasos ni tampoco ha sido testigo de cómo España pronuncia su nombre. Padece alzheimer desde 2003. El libro es “un cariño” (dice Ónega) para este hombre que nada recuerda, pero al que España rememora día tras día. Nada más justo.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)