User Admin

Guajira Guantanamera

Lo acordado entre los Presidentes de EEUU y Uruguay no se conoce a ciencia cierta. Según trascendidos verbales, el Presidente Mujica accedió a un pedido del Presidente Obama: autorizó la entrada a nuestro país de cinco detenidos en la cárcel que EEUU tiene en Guantánamo (Cuba); esas hombres están privados de libertad desde hace más de una década, sin que hayan sido juzgados por ningún delito;

Lo acordado entre los Presidentes de EEUU y Uruguay no se conoce a ciencia cierta. Según trascendidos verbales, el Presidente Mujica accedió a un pedido del Presidente Obama: autorizó la entrada a nuestro país de cinco detenidos en la cárcel que EEUU tiene en Guantánamo (Cuba); esas hombres están privados de libertad desde hace más de una década, sin que hayan sido juzgados por ningún delito;

Son personas que se supone que estuvieron vinculadas al movimiento terrorista de Al Qaeda; sin que se sepa qué han hecho; no están calificados como autores de nada delictuoso.
Obama agregó que la residencia de esas personas en nuestro país no puede ser menor de dos años; y esa exigencia no es de recibo. Este punto debe quedar claro desde el principio. No está entre las posibilidades del Presidente Mujica y no puede lograrse aprobando una ley especial. El Uruguay no puede retener por la fuerza a los inmigrantes; ni puede desterrarlos sin pasar por un proceso judicial estricto.
Era y es plausible que Obama quiera terminar con el flagrante abuso que implica tener gente detenida sin el debido proceso; y era y es plausible que Mujica, haciendo honor a nuestra tradición les abriera las puertas, a esas cinco personas que no tienen adónde ir, en el mundo; lo cual es una situación inadmisible.
Pero el acuerdo presidencial no tomó en cuenta lo establecido en la nuestra Constitución.
Por el solo hecho que pisar legalmente tierra uruguaya, toda persona cobra derechos incondicionales dados por nuestra Carta, que no distingue entre los inmigrantes.
Vale repasar los primeros artículos de la Constitución; son muy precisos y muy fieles a nuestro sistema. Si Uruguay franquea la entrada, eso implica atenerse a las siguientes condiciones:
Artículo 1°.La República Oriental del Uruguay es la asociación política de “todos” los habitantes comprendidos dentro de su territorio.
Artículo 7° Los habitantes de la República tienen derecho a ser
protegidos en el goce de su vida, honor, libertad, seguridad, trabajo y propiedad. Nadie puede ser privado de estos derechos sino conforme a las leyes que se establecieron por razones de interés general.
Artículo 8° Todas las personas son iguales ante la ley no reconociéndose otra distinción entre ellas sino la de los talentos o las virtudes.
Artículo 10° Las acciones privadas de las personas que de ningún modo atacan el orden público ni perjudican a un tercero, están exentas de la autoridad de los magistrados.
Ningun habitante de la República será obligado a hacer lo que no manda la ley, ni privado de lo que ella no prohíbe.
Artículo 12° Nadie puede ser penado ni confinado sin forma de proceso y sentencia legal.
Artículo 15° Nadie puede ser preso sino infraganti delito o habiendo semiplena prueba de é1, por orden escrita de Juez competente.
Artículo l7° En caso de prisión indebida el interesado o cualquier persona podrá interponer ante el Juez competente el recurso de “habeas corpus”
-- Los presos de Guantánamo , que eligieron residir en nuestro país, llegan libres de toda condena o pedido extradición para ser juzgados en el extranjero, son pues inmigrantes legales. Las normas vigentes no permiten forzarlos a quedarse si quieren salir, al otro día de haber entrado.
Cabe recordar ahora, casos en los cuales el Uruguay fue tierra de asilo sin imponer ninguna condición a personas “peligrosas”, por sus opiniones. Cuando los libertarios eran temibles y temidos, puesto que su modo de pensar incluía la supresión del Estado, a nadie se le ocurrió entre nosotros, prohibirle a los anarquistas, la entrada al país, discriminarlos o expulsarlos debido a lo que pensaban.
La Argentina desterró a un anarquista italiano, el barco que lo llevaba pasó por nuestro puerto y siguió viaje a Brasil. El presidente Batlle y Ordoñez telegrafió a la embajada uruguaya y ordenó que esa persona fuera invitada a residir en nuestra república y el italiano expulsado, aceptó la invitación; volvió, entró legalmente al Uruguay y desarrolló aquí sus actividades. (Fuente: El Día, 30/11/10).
El Partido Comunista del Uruguay, que forma parte del Frente Amplio tiene en su programa suprimir el sistema democrático y en su lugar establecer la dictadura del proletariado y el sistema vigente acepta la organización de quienes piensan así.
Domingo Arena (el político más allegado a Batlle) defendía la abolición de la pena de muerte:
-- “Es una crueldad fusilar a un espía. La mayor parte de las veces, un espía es un patriota del país enemigo. En vez de fusilarlo habría que rodearlo de las mayores consideraciones posibles.” Otra frase: “En principio, los obreros tienen siempre razón.” La provocación y aún el descaro eran armas para conmover la aldea montevideana, en el 900. Hubo varios años dedicados a crear la opinión pública, antes de aprobar la legislación del trabajo de manera torrencial, como bien observó Lincoln Maiztegui.
Uno de los fines de los partidos políticos y del gobierno es, justamente, realizar una labor cultural, para imponer sus ideas.
La lista de anarquistas distinguidos es pintoresca y es dramática. Adrián Troitiño, fue fundador de la Casa del Canillita y del Sindicato de canillitas; Carlos Balsán, fue la voz de la “La hora de Peñarol” (subrayaba sus argumentos con golpes enérgicos sobre la mesa del estudio desde el cual, trasmitía. Liberto Corney fue campeón de boxeo y en Rio de Janeiro (1922), fue campeón sudamericano; y después, fue un excelente profesor de ese deporte en la Asociación Cristiana de Jóvenes, donde pude aprender (relativamente) el directo al mentón y (mucho) a tener aguante.
También es cierto que los anarquistas Moretti, cometieron el sangriento asalto al cambio Messina y que Rocigna inventó la “Carbonería del buen grato.” excavó un túnel que desembocaba en la Penitenciaría y liberó a muchos presos. El Uruguay fue tierra de asilo para gente de todas las tendencias, y hubo verdes y maduras como consecuencia.
Vaz Ferreira sostuvo que era un crimen de lesa humanidad que hubiera en el mundo un solo individuo que no tuviese un lugar donde vivir libremente.
Ahora se dice con razón, que autorizar la entrada de los cinco detenidos en Guantánamo, en las circunstancias en las cuales se da, crea un riesgo para el Uruguay; y es verdad. Esa presencia publicitada a nivel internacional, ingresa a nuestro país en una pugna de vida o muerte de la cual esta distanciado. Está distanciado, hasta que una contingencia nos pone frente a un dilema moral y nos obliga a hacer algo a favor de género humano: arriesgar para enmendar en medida mínima, el mundo.
Hay una impaciencia moral; eso tiene el campo de la ética; crea la necesidad de proceder sin lucro, a pérdida, para sentirse mejor con uno mismo. Eso encuadra en nuestra tradición más acendrada, es la luz de la Ilustración, la igualación humana que hizo diferente a esta banda del resto del virreinato. El pasado cuenta al hacer el futuro.
La vida es el único ente cuya sustancia es el peligro - escribió Ortega y Gasset. Hacer algo por misericordia (por sentir la miseria ajena en el corazón) es la causa menos apropiada para crearse enemigos. Pero puede suceder que así sea, que haya algún enredo penoso, por salvar a cinco personas; pero aún en ese caso, seguiría pensando que valió la pena. Un golpe de energía da al alma su grandeza, en lo individual y en lo colectivo.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)