Ricardo Reilly Salaverri
Ricardo Reilly Salaverri

Veteranos y BPS (3)

El sistema jubilatorio implica la recaudación de fondos de los contribuyentes (incide en el costo laboral de bienes y servicios, la inversión y el empleo genuino)) y la transferencia de parte de la producción nacional -del PBI- a los beneficiarios de la actividad previsional.

El sistema jubilatorio implica la recaudación de fondos de los contribuyentes (incide en el costo laboral de bienes y servicios, la inversión y el empleo genuino)) y la transferencia de parte de la producción nacional -del PBI- a los beneficiarios de la actividad previsional.

Nuestro país (se redondearán los números) tiene una población de 3.453.000 habitantes. La población económicamente activa (PEA), los mayores de 14 años en condicio- nes de trabajar, son 1.809.000 personas. Respecto de estas 1.692.000 son “ocupados” y 117.000 son desocupados.

Este dato es engañoso ya que en la respectiva encuesta oficial ( INE) se pregunta a una persona “si trabajó la semana pasada”, y basta que haya hecho una breve “changa” de unas horas, para que sea estadísticamente ocupada. El Estado y sus organismos centralizados y descentralizados, ocupan a 300.000 personas.

La riqueza nacional medi-da por la producción de un año (PBI), en 2015, fue de 53.600.000.000 de dólares y la renta per capita de 15.400 dólares. El Estado, pasado el año 2000, ya era una suerte de seguro de paro con abundante mano de obra ociosa y tras los 11 años de gobierno frentista, con la designación de 60.000 empleados públicos más, esto se ha agravado.

Nuestra relación de prácticamente un 16.6% de las personas en condiciones de trabajar dependiente del estado, o sea 1 funcionario público, por cada 6 personas que trabajan, es una proporción muy alta a nivel mundial y un gasto desproporcionado para la población (equivale a 34,53 funcionarios por cada 100.000 habitantes). En definitiva, los índices de desempleo manejados durante la administración frentista son mentirosos ya que en parte, responden a la monumental designación de burócratas y empleo inútil realizado durante la misma. Todo implica mayor costo tributario.

En el sector privado, abundan además quienes tienen un empleo válido como tal a los solos efectos estadísticos, ya que entre 300.000 y 400.000 personas del sector privado son gente que trabaja en la informalidad, no aporta ni genera beneficios de la seguridad social (desempleo, seguro de enfermedad y accidente profesional, etc.) En Alemania país de los que sostienen un estado de bienestar y en el que los servicios públicos funcionan, hay 1 empleado público por cada 29 habitantes; en España 1 empleado cada 16 habitantes; en los Estados Unidos de América, primera potencia mundial, hay 1 servidor estatal por cada 20 habitantes. En todos estos casos el desarrollo económico y social se funda en una educación que funciona. En América Latina solo tienen proporcionalmente más burócratas estatales que nuestro país, Argentina y Venezuela… Las pasividades en la república están atendidas por varias instituciones. El Banco de Previsión Social es la más relevante. Las cajas bancaria, profesional y notarial se nutren con recursos propios; y la caja militar y la policial, con recursos que pertenecen al Estado central. Cubren aproximadamente algo más de cien mil afiliados (en principio las pasividades de los afiliados a las distintas instituciones previsionales son acumulables). En total se pagan actualmente 750.000 pasividades.

El Banco de Previsión Social cubre a la industria y el comercio, a los empleados estatales, a los trabajadores rurales y el servicio doméstico. Se financia con aportes de trabajadores y empleadores, con impuestos nacionales, y con asistencia del gobierno central.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)