Ricardo Reilly Salaverri
Ricardo Reilly Salaverri

Uber

La aparición de un nuevo sistema de transporte público con intenciones de operar en el país ha generado reacciones graves. Trabaja con un sistema novedoso, promovido por capitales de riesgo (venture capital) en Silicon Valley, centro de concentración de grandes cerebros innovadores en tecnología, ubicado en el estado de California, EE.UU. La compañía protagonista se llama Uber (Uber Tecnologies Inc.).

La aparición de un nuevo sistema de transporte público con intenciones de operar en el país ha generado reacciones graves. Trabaja con un sistema novedoso, promovido por capitales de riesgo (venture capital) en Silicon Valley, centro de concentración de grandes cerebros innovadores en tecnología, ubicado en el estado de California, EE.UU. La compañía protagonista se llama Uber (Uber Tecnologies Inc.).

¿Es posible detener el progreso, o tapar el cielo con un arnero?

Una razón sólida para que Estados Unidos mantenga su posición de potencia mundial es su liderazgo en innovación tecnológica en todas las ramas del quehacer humano.

Uber inició actividades en los Estados Unidos y se ha expandido por el mundo, debiendo enfrentar en muchos casos la oposición fundamentalmente de taximetristas y remiseros. Su aplicación, relatada precariamente, se ajusta en grandes líneas a lo siguiente:

1.- Cualquier persona que tenga un auto en condiciones que se ajusten a lo exigido, puede registrarse para trabajar con el mismo.

2.- Uber es un agente intermediario, que lleva un registro pormenorizado de personas aceptadas con su auto, como aptas para prestar servicio de traslado, y otro registro de clientes igualmente aceptados, los que usan y pagan el servicio, cuya tarifa es determinada por el agente. No se usa dinero en efectivo: Uber cobra y retiene un porcentaje por su gestión y paga al dueño del coche.

3.- Quienes ponen el coche son controlados. Deben presentarse y vestirse prolijamente e igualmente deben mantener el coche en perfectas condiciones de funcionamiento y limpieza. Al cierre de cada viaje, en un aparato adecuado, el cliente califica al chofer y el chofer al cliente. Una calificación menor de cinco, elimina a uno u otro del sistema.

En el control de aspirantes a chóferes cualquier antecedente de infracciones por conducir alcoholizado, elimina a los postulantes de la lista.

4.- El dueño del auto trabaja cuando quiere. O sea que es trabajo a tiempo parcial. Se puede trabajar en otra cosa y dedicar, por ejemplo viernes y sábados, días de salidas especialmente nocturnas, para trasladar clientes. En nuestro país habría que ver si el chofer jurídicamente es un trabajador independiente, que según la legislación paga aportes obreros solamente, o es una microempresa con sus respectivas obligaciones tributarias.

5.- Más allá de sus ventajas, está claro que el sistema funcionará en la medida en que sus costos sean mejores que los de los taxis y remises.

Ante lo relatado, la patronal de taxímetros ha reaccionado, excediendo a nuestro juicio los límites de la legalidad, teniendo presente que la Constitución protege la libertad de trabajo. Sugestivamente, ante una voz de mando de la dirección del gremio, han juntando ipso facto 280 mil dólares para luchar contra Uber. Amenazando con interrumpir reuniones libres de aspirantes a trabajar en el nuevo sistema y vaya a saberse promoviendo cuáles actividades más.

La compra cara de chapas a las intendencias y las regulaciones de los taxis, son materias que ante lo nuevo deberían ser consideradas por las autoridades competentes. El nuevo sistema ha sido muy positivo para los consumidores en los países donde funciona.

Lo mejor sería que el gremio de propietarios viese como mejorar su servicio. Y, estar todos a lo que las autoridades previo estudio determinen.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)