Ricardo Reilly Salaverri
Ricardo Reilly Salaverri

Confesión de parte

El general Charles de Gaulle decía que: “La bandera de la ideología no cubre la realidad sino ambiciones, y esto es verdad desde el nacimiento del mundo”.

El concepto del distinguido personaje encuentra pruebas por doquier y como muestra basta un botón: miremos lo que ha ocurrido con nuestros socialistas. Se sabe que el Dr. Tabaré Vázquez hizo su fortuna a partir de concesiones logradas durante la dictadura militar a la que sirvió incluso en cargos jerárquicos de confianza y así, devino millonario. El aprovechamiento es de familia, su hermano, “el Perro” Vázquez, obtuvo bajo incierta excusa un crédito blando para comprar casa en un barrio de los buenos ¿Y el clientelismo generoso, 60.000 empleados públicos más en 10 años, pagos con la plata de los contribuyentes para comprar votos, y, los cargos de confianza multiplicados en las intendencias y administración nacional frentistas para acomodar amigos, sin mirar idoneidades? Los frentistas son ideológicos, no para mejorar la realidad, sino para prenderse de la ubre del Estado y los contribuyentes.

Así andan las cosas. El techo del cilindro municipal de Montevideo se cayó. No hubo ni intencionalidad ni negligencia. Solo “se cayó”. Cosa e’mandinga”. Y la Intendencia del corredor Garzón, del de Gral. Flores y los basurales, recauda 600 millones de dólares al año que no se sabe donde van a parar. Este fue hace casi 25 años el primer gran fiscalazo frentista y vazquista.

En esta columna alzamos desde el principio nuestra voz a la de varios más, expresando que el llamado “impuesto a la renta de las personas físicas” (IRPF) era una atentado contra la clase media, sin parangón en el mundo, ya que renta es lo que queda a la persona una vez que ha pagado lo que precisa para vivir, y así se lo entiende en el mundo.

Permitiéndose las consiguientes deducciones. Aquí se gravaron ingresos brutos. No se admiten deducciones. Ni siquiera el pago de los colegios privados que sacrificadamente hacen los padres para el porvenir de sus hijos ante la bancarrota de la enseñanza pública. Con los jubilados fue brutal, a quienes forjaron sus expectativas de vida laburando más y superándose, pensando en el beneficio de la jubilación les pegaron un tajo cuando en la vida ya no les queda posibilidad de luchar(IASS). Ahora con las encuestas los vázquez-mujica-astoristas, quieren ganar el corazón de la clase media, a la que persiguieron con resentimiento y saña y confiesan que se equivocaron —como con Pluna o Ancap (Sendic va a tener convocatoria de juzgado de crimen para rato)— y sueltos de cuerpo, con hipocresía incalificable, dicen que bajarán a los castigados por el IRPF, y harán una rebajita a los damnificados por el IASS.

Desde siempre el Partido Nacional y el Partido Colorado han dicho que deben establecerse deducciones para la renta personal y que derogarán de ser gobierno lisa y llanamente el IASS.

A lo anterior se sumó el sistema nacional de salud, más impuestos a la clase media y la destrucción del sistema mutual abarrotado de gente ya que han integrado al mismo multitudes, sin que la capacidad de respuesta fuese previamente planificada. A la vez hay hospitales que dan vergüenza y un sindicalista-Silva- sentado en la dirección del aparato administrativo soviético, se ha dado el lujo de promover cuanto desmán arbitrario es concebible, incluidos hechos penales. Y todo con más burocracia para el criollo de a pie.

Vázquez y cía. son como el camaleón, cambian de colores según la ocasión.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te puede interesar
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)