Ricardo Reilly Salaverri
Ricardo Reilly Salaverri

¡Basta de corrupción!

El domingo que viene son las elecciones municipales. El comentario que sigue es para Montevideo.

El domingo que viene son las elecciones municipales. El comentario que sigue es para Montevideo.

Cuando la transición en 1985, ganó el Partido Colorado y de forma cercana al comicio fallecieron sucesivamente los intendentes Dr. Aquiles Lanza -primer titular- y su suplente el Dr. Jorge Luis Elizalde, por lo que cumplió más de la mitad del correspondiente mandato el economista, Julio Iglesias, tercer suplente de la respectiva nómina electoral. En el recuerdo era otro Montevideo. No se conocían los basurales, los impuestos eran razonables (el presupuesto anual era de USD 70.000.000), no había una corte principesca de cargos de confianza con prebendas fenomenales; no se había adueñado de la administración la ADEOM, y para acortar, los salarios de la comuna no estaban alejados de los del trabajador dependiente medio, del país. Al cierre del mandato y al entregarse el gobierno al Dr. Tabaré Vázquez, en marzo de 1990, había un ¡superávit de tres millones de dólares!

Hoy no se sabe cuántos son los empleados que pagamos porque están los presupuestados, los acomodados con contratos especiales y las organizaciones no gubernamentales amigas. Es que al asumir el Dr. Tabaré Vázquez en marzo de 1990 todo cambió. Las patentes de los autos subieron, las contribuciones también, otras gabelas menores lo mismo (el presupuesto anual pasó a superar los ¡USD 300.000.000 por año!). Se dio a ADEOM todo lo que pedía, se crearon, además, cargos de director de propósito infinito “Director de los árboles perfumados”, “Director de la almas deprimidas” y cosas por el estilo. Recordando para cerrar, que hoy con una recaudación que supera USD 1.600.000 por día, y es de USD 607.000.000 por año, se acumula un déficit de USD 415.000.000(¡!). Además de llevarse la plata en el bolsillo entre amigos, ¿en qué la metieron? En el corredor Garzón es una respuesta, en el de General Flores es otra, ¿en el Cilindro municipal que se cayó de golpe y en el que por suerte no había nadie? Claro que no.

El Frente Amplio -inédito históricamente- ha contado siempre con mayorías parlamentarias departamentales y nacionales que permiten a los suyos actuar impunemente, negando al pueblo la investigación de sus “chanchullos”.

El Partido de la Concertación es noble idea. Lleva tres candidatos de los cuales destacan el Dr. Álvaro Garcé, por el Partido Nacional, abogado destacado como Comisionado Parlamentario Penitenciario y el exitoso empresario Edgardo Novik, que se hizo a sí mismo, siendo feriante primero, para tener honesto e importante suceso empresarial después. Sus programas tienen coincidencias. De una sintética relación programática publicada, destaco algunas consideraciones. Dice que el socialista Daniel Martínez que se postula a intendente por el Frente Amplio fue iniciador de los desastres de gestión de Ancap a la que presidió y leal a los socialistas se rodeó para gobernar con amigos. Es burócrata. No sabe de gestión. Novik anuncia, los carritos se erradicarán inmediatamente, habrá luces en toda la ciudad, bajará impuestos, reducirá la plantilla de funcionarios a 5.000 empleados y la Intendencia se ocupará de erradicar la basura, sin culpar de ella a los vecinos. Como muestra basta. A Topolansky, quien con los crímenes que carga no puede agraviar a nadie, Novick a su vez le ha respondido lo debido: “Mientras usted cargaba metralletas, yo cargaba cajones”.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)