Ricardo Reilly Salaverri
Ricardo Reilly Salaverri

Asado y gol

Visitamos países de los 10 primeros con mejor desarrollo humano del mundo, según la Organización de las Naciones Unidas (atendiendo a la bondad de la educación, la asistencia médica y su altísima renta per cápita). Destacaremos a Holanda (Países Bajos) y Dinamarca. El primero de población y cultura neerlandesa y el otro escandinava. Sus territorios son la cuarta parte del nuestro. Holanda cuenta con 17 millones de habitantes y Dinamarca aproximadamente más de 5 millones. Son monarquías constitucionales, que cuentan con simpatía popular, su gobierno es parlamentario, o sea que la máxima jerarquía política es elegida por los partidos que formen mayoría en el Parlamento en función de los resultados electorales, y hay pluralidad de partidos (liberales, cristianos, socialdemócratas, verdes, etc.), y de organizaciones gremiales de empleadores y trabajadores. La pulcritud de las ciudades, la organización del transporte colectivo, la reducida circulación de autos, la educación, la igualdad económica y social, y la buena presencia de la gente son comunes a ambas realidades.

Dinamarca en el año 1900, tuvo un acuerdo entre las gremiales principales de empleadores y trabajadores que estableció la negociación previa a cualquier conflicto colectivo, con instrumentos de conciliación y arbitraje para evitar relaciones de enfrentamiento. No hay ni paros, ni lucha de clases. Hay paz social. En Dinamarca, en un gran hotel, el Tívoli, con varias opciones de restorán y bar, a partir de las 18 horas, funciona una brasserie (cervecería y parrillada) de prestigio y alta calidad, en la que su atractivo central son… las carnes uruguayas.

No hay —en ambos— empresas estatales y el sistema fiscal se basa en la renta personal y empresarial, partiendo de la base de que quienes más ganan son quienes más pagan. No los que tienen más, porque se puede tener una casa buena o un pedazo de campo (lechería, arroz, granos y ganadería) y trabajar a pérdida como sucede en Uruguay (con patrimonio, primaria, contribución inmobiliaria, etc., más impuestos encubiertos en combustibles y electricidad, dólar planchado y descontrol de costos laborales). La enseñanza y la salud son estatales, los maestros y profesores, escogidos por severísima calificación, son protagonistas sociales de primer orden, dentro de un sistema de administración autonómica de los lugares de estudio. Las performances en las pruebas PISA de los estudiantes son altas y la atención sanitaria, muy buena e igual para todo el mundo.

Amsterdam —plena de canales fluviales— es notable por la amabilidad de la gente, en una sociedad de gente corpulenta, rubia y de ojos azules, en la que nadie tiene apuro. Multitudes andan ordenadamente en bicicleta, por calles especiales que recortan la ciudad. La Casa Real holandesa, una de las fortunas más grandes del mundo, cuenta entre sus activos —compartido con la casa real inglesa— a la compañía petrolera Shell. Otras ciudades de Holanda relevantes son Rotterdam y su puerto, y La Haya, sede de la Corte Internacional de Justicia, principal tribunal mundial. Le corresponden corporaciones notorias: Phillips, KLM, Unilever, Heinneken, etc., las que tributan para el país.

En el hotel en que residíamos —todo holandés habla inglés— un mozo al sentir nuestro español, nos preguntó de dónde éramos. Al decirle "Uruguay", antes que le explicásemos nada dijo: "Forlán, Suárez, Cavani". Asado y goles son nuestro sello.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te puede interesar