Ricardo Reilly Salaverri
Ricardo Reilly Salaverri

¡Aló comandantes!

Los libres dudan de sus afirmaciones si hay discusión y admiten que la razón puede estar en tiendas ajenas.

Los libres dudan de sus afirmaciones si hay discusión y admiten que la razón puede estar en tiendas ajenas.

Es esta una de las explicaciones por las cuales con el transcurso de los siglos y milenios, en el marco de las imperfecciones de la arquitectura social humana, la distancia entre la vida de los pueblos que viven en libertad es abrumadoramente superior a las de los que viven en la oscuridad de la tiranía. Es tangible. Intelectual, ética y materialmente. Lo prueban la cultura, el arte, la ciencia, la tecnología y las estadísticas.

Lo afirmado es tan notorio que no hay con qué darle.

Una inteligencia media, con razonable compulsa de información sobre la realidad y la experiencia humana concuerdan en que para mejorar debe atenderse a lo que funciona bien. De esta forma un músico admirará a Mozart, un pintor a Cézanne, un escritor a Cervantes, un médico a Pasteur, un arquitecto a Le Corbusier, un futbolista a Luis Suárez, y abreviando, un comprometido con la marginación social a Teresa de Calcuta. Difícilmente por una línea intelectual consistente se pueda concluir en la admiración por Hitler o Stalin, el “Che” Guevara o Cristina Kirchner. Sin embargo, en el Uruguay no se sabe a partir de qué sinrazón ello es posible.

Nuestros “comandantes” revolucionarios así lo afirman. El título no es irónico, por el contrario es un elogio que sabrán agradecer aquellos a quienes se dirige. En el país de los licenciados sin licenciatura y los abogados sin título que ejercen cargos de confianza en la nomenclatura oficialista, abundan los admiradores de los “comandantes” Castro, del “comandante” Chávez y ... nos acabamos de enterar hasta de Kim Jong-un, el tirano genocida de Corea del Norte, monarca heredero del trono, “comunista” de obesidad burguesa, uniforme militar y fácil sonrisa. Quien un día tiró a su tío -supuesto conspirador- a que se lo comieran perros hambrientos, en un circo al que asistía como público su elenco de gobierno; otro -recientemente- mandó matar a su hermano del que recelaba y quien, diariamente, juega con cohetes atómicos como si fueran un trencito eléctrico, al tiempo que a mano tiene un botón que puede llevar a la humanidad a una guerra nuclear el día menos pensado.

Así, tras el visible liderazgo de la “comandante Constanza” (por razones imperantes de género se le cita primero) -entre otros comandantes y camaradas revolucionarios- se ve galopar al comunista Núñez y su “tovarich” Lorier, al tupamaro Jorge Meroni y el socialista Roberto Chiazzaro, quienes han sido noticia abundante en la prensa reciente.

Se han desgañitado porque la Cancillería negó la visa a un enviado del compañero rey Kim Jong-un, y porque el gobierno viene descubriendo, con dificultades, que la de Venezuela es una tiranía brutal que reprime sin piedad a un pueblo hambreado. La histeria es parte de la lucha de nuestro socialismo contra el imperio norteamericano. El mismo imperio en el que han llegado a funcionar contemporáneamente hasta 13.800 estaciones de servicio, pertenecientes a Citgo Petroleum Corporation, una filial de Petróleos de Venezuela S.A. (Pedevsa). “El imperio”, que ahora le está exportando crudo a Venezuela ya que bajo la égida de Maduro viene disminuyendo la extracción de sus monumentales reservas de crudo por ineptitud y corrupción. Con los precios altísimos del petróleo en tiempos cercanos fue con lo que la cleptocracia socialista del siglo XXI financió sus planes de “asistencia” social.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te puede interesar
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)