Martín Aguirre
Martín Aguirre

De la crítica al homenaje

Esta columna no debía existir. El goce de unos días de licencia incluía una tregua a los lectores de este espacio de análisis semanal. Pero, nos obligan a salir.

Esta columna no debía existir. El goce de unos días de licencia incluía una tregua a los lectores de este espacio de análisis semanal. Pero, nos obligan a salir.

El semanario Brecha ha tenido la deferencia de dedicar media página de su pasada edición a comentar el último “Encuadre”, algo que solo puede verse como un homenaje inmerecido. Y caro, a los precios actuales del papel. Por eso, parecía de mal gusto dejar tamaño gesto sin acuse de recibo.

El primer concepto que analiza con ojo crítico el semanario es que se ubicara a Brecha en el arco “oficialista”. Tal calificación no es capricho del autor, sino que replica la hecha hace ya años por Tabaré Vázquez, quien arriesgó una disección del espectro informativo ubicando a El País y a otros como opositores. Allí no figuraba Brecha. Y nunca se leyó en ese medio (y se lee) ningún reclamo al respecto. Si tal división no resulta confortable, la retractación es de rigor. ¡Bienvenidos al lado oscuro!

Los que al parecer no leen demasiado el semanario, son los dirigentes del Pit Cnt. Con toda la crítica al accionar de los funcionarios del INAU, eligieron a su cara más visible, Joselo López, nada menos que vicepresidente de la central sindical.

El siguiente reparo planteado, es la crítica a las organizaciones “sociales” por su falta de reacción ante las actuaciones de algunas figuras que operan en el sistema de jóvenes infractores, si esta es la terminología adecuada esta semana. Y se usa, para potenciar la crítica, una referencia en otro Encuadre del año pasado que analizaba la postura de la Institución Nacional de Derechos Humanos. De nuevo, se debe admitir el error. Al hablar de organizaciones de este tipo, se hacía referencia a ONG´s, no a una institución del Estado.

La crítica venía por el lado de entidades muy vocales al acusar a medio país de odiar a los jóvenes y de reivindicarse como el “puño contra el Uruguay conservador”, pero que son mucho más pacatos a la hora de comentar estos atropellos. ¿Acaso hubo alguna referencia al tema en el debate sobre la baja de imputabilidad? ¿No era pertinente? De hecho las páginas web de varias de estas ONG´s, algunas que han condenado ahora los hechos, siguen sin tener una línea actualizada al respecto más de una semana después. Y su historial es explícito en cuanto a la jerarquía que otorgan a estas denuncias, en comparación con las hemorragias de agravios a quienes osan tener posturas políticas divergentes.

Igual estamos de acuerdo en que el tema de las organizaciones sociales (¿las hay antisociales?), su rol en la agenda, su grado de representatividad, merecen un análisis más profundo.

Una cosa resulta cuestionable del comentario de los colegas. Que se diga que El País trata al señor López “como a un lord inglés”, al que se da trato privilegiado. ¡De ninguna manera! En el marco de una arraigada tradición republicana, jamás los nobles británicos han tenido favor alguno en El País. Y el señor López ha recibido el mismo tratamiento que cualquiera con sus antecedentes. De hecho, en las ediciones del diario de los días previos a la aparición del video, el tema ocupaba ya un lugar destacado, mucho antes que se desatara la tormenta actual. Basta leer.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)