Luis Alberto Lacalle
Luis Alberto Lacalle

Mientras tanto

En marzo comenzarán las clases. El año lectivo aparece como complicado por las tramitaciones de una Rendición de Cuentas devenida - por obra y gracia del Cr. Astori - en Presupuesto II.

En marzo comenzarán las clases. El año lectivo aparece como complicado por las tramitaciones de una Rendición de Cuentas devenida - por obra y gracia del Cr. Astori - en Presupuesto II.

La penosa situación de la enseñanza pública no se verá mejorada por estos enfrentamientos, toda vez que los alumnos y sus padres serán rehenes de la lucha entre docentes y autoridades. Cada vez más lejos quedan la modificación del ADN - que bien puede ser la abreviación de Ahora - Después - Nunca - ¨prometida por el Presidente Vázquez o la proclama de Educación X 3, del Presidente Mujica. No hay caso, al Frente Amplio no le caen bien ni lo educativo ni lo aéreo.

Una vez más pongamos en claro quienes son los protagonistas del acto educativo y quienes los interesados en que sea exitoso. Ante todo los educandos, luego sus padres y los profesores, sin olvidar al contribuyente, que es quien aporta los recursos, que no son pocos.

Todos esperan una mejora, ya que una reforma profunda y duradera parece tener que esperar otra conducción política, menos atada a intereses sectoriales y más comprometida con el superior bien común. Es frecuente en nuestro país no hacer nada o hacer poco en varias materias, a la espera de “la gran ley “ o “la gran reforma” que nunca llega. Ante muchos de los temas que preocupan, puede ser un camino eficaz, comenzar de a poco, confiando en que, por aproximaciones sucesivas se logren algunos resultados positivos reales .

Mientras llegan las prometidas instancias profundas, acercamos algunas ideas, todas ellas posibles y de aplicación inmediata , mediante resoluciones de las autoridades de ANEP y voluntad de los docentes . Si ni siquiera ellas son posibles, muy mal vamos ...

Mas días de clase parece ser una medida razonable, sin caer en el espejismo de que solo se trata de mas días , con indiferencia de la calidad en su contenido . Pero mas días en el aula no parecen tener contraindicación, a partir de menos vacaciones y menos feriados. Por supuesto que días con mayor asistencia de profesores y maestros . Este es un tema de voluntad de los docentes , de apelar a su conciencia respecto de su función , por mas que sea conveniente ajustar el régimen legal vigente en esa materia .

Enseñar a aprender, a partir de determinados grados o niveles. No hay técnicas infalibles pero hay formas de enseñar a los alumnos, métodos simples de ir reteniendo los conceptos, subrayando textos y combatiendo la mera memorización de lo que se lee. Saber tomar apuntes, aprendiendo a retener lo esencial de lo que se escucha a todos nos ayudó en nuestros estudios . Usar los ubicuos teléfonos móviles y las tabletas como instrumento implica incitar a los muchachos a ver en los mentados aparatos algo más que una forma de comunicarse personalmente . Seguramente que poder encontrar en las redes clases de acceso permanente no es mala idea. ¿No podrán las autoridades ir incorporando al mundo informático clases de los mejores docentes, contratándolos para ello?.

Respeto a las jerarquías y a las respectivas personalidades, la del docente y la del alumno, titulares ambos de derechos y obligaciones. El docente merece el respeto del alumno , desde el simple acto de ponerse de pie cuando este ingresa clase , hasta la forma de dirigirse a él . Suena anticuado para algunos pero es de sentido común que ocurra y en nada disminuye a nadie .

El progreso, el éxito de la acción educativa en cada alumno debe ser medido. Los interesados son,el alumno quien, si toma en serio esa etapa de su vida , querrá saber si de la misma aprovecha o no. El docente quien seguramente si lo es con vocación verdadera, sentirá la necesidad profesional de saber cuánto éxito tiene. Los padres que deben asociarse al avance de sus hijos o a sus carencias controlando los documentos de calificaciones e interesándose por el ritmo de las notas. También, más lejos pero no indiferentes, las autoridades de la enseñanza y los ciudadanos en general, como administradores y financiante de toda la estructura. Agréguense exámenes parciales y finales , para evaluar el esfuerzo. En este rubro cabe ubicar el premio que representa el ser abanderado. Si esto no se acepta como un gran honor para el joven, si no se busca obtener dicha distinción, falla por la base un sistema que debe invitar a ser mejor, a lograr ciertas metas . La vida que espera a ese joven al final de su experiencia educativa , funciona así, debe de funcionar así. Si, en materia deportiva , admiramos a Suárez y a Cavani, debemos aceptar que ellos entrenan , se sacrifican, se privan de muchas cosas para llegar a ser los mejores, ¿ por qué aplicar otros métodos a la obtención de conocimientos?

No puede ser ajena a esta lista alguna forma de actividad física. Aunque mas no sea el trotar, a falta de gimnasios en algunos casos, buscando que el desarrollo sea completo, aprendiendo que prepararse para competir es bueno , que un cuerpo sano debe de ser cuidado y respetado.

Solo algunas ideas, posibles y sensatas. Nos gustaría que las autoridades las ensayaran.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)