Luis Alberto Lacalle
Luis Alberto Lacalle

El otro déficit

No, no nos referimos al déficit fiscal , al que el Frente Amplio desde el gobierno, ha duplicado en doce años y que es de su exclusiva paternidad. Hacemos referencia a otro, menos fácilmente medible pero de consecuencias tanto o más graves para la sociedad en que vivimos. Nos ocuparemos de detallar los distintos aspectos del déficit democrático, republicano, institucional en que se encuentra nuestro país en la actualidad.

No, no nos referimos al déficit fiscal , al que el Frente Amplio desde el gobierno, ha duplicado en doce años y que es de su exclusiva paternidad. Hacemos referencia a otro, menos fácilmente medible pero de consecuencias tanto o más graves para la sociedad en que vivimos. Nos ocuparemos de detallar los distintos aspectos del déficit democrático, republicano, institucional en que se encuentra nuestro país en la actualidad.

En la superficie es poco apreciable, salvo en los casos que señalaremos, especialmente para quienes nos gobiernan desde una fuerza política para la cual en Cuba y Venezuela hay regímenes democráticos. Las violaciones flagrantes de la Constitución son de notoriedad, pero aun en este caso, pocos han levantado su voz de alerta o admitido la grave falta. Dos botones de muestra. Por un lado se aprobó una nueva institucionalidad de gobierno municipal y su respectiva forma de elección, prescindiendo de los 2/3 de votos que la Carta exige. Tampoco se ha incluido el presupuesto del Poder Judicial en el de la Nación. Con el tratado que creó el Parlamento (?) del Mercosur, se ha reformado nuestra Constitución mediante ley común es decir en violación del art. 331 de la misma.

Se ha falseado la historia, no ya solamente en los textos de la educación, sino en documentos oficiales. Así en el decreto que fijó el período de la dictadura, comenzando en 1968, para amparar a quienes -delictivamente- se levantaron en armas contra los gobiernos democráticos. Quien agrede la verdad histórica en forma tan burda, envenena las fuentes misma del presente y el futuro, envenena las almas, sembrando más odio del que lamentablemente se proclama desde los sectores radicales. El tratamiento presupuestal del Poder Judicial colide con la Carta Magna, a lo cual se agregan fuertes presiones para torcer su voluntad.

La tergiversación histórica, la visión con anteojeras del pasado reciente, es también un déficit social toda vez que hace diferencias en el tratamiento de situaciones iguales. Nos referimos a las compensaciones por daños de las víctimas de los sucesos que van desde 1973 a 1984. Para unos la bolsa del Estado se ha abierto sin tasa ni medida, otorgando millones de dólares a las víctimas de un lado. Para los otros, para Pascacio Báez, vilmente asesinado por un médico que circula entre nosotros y para los militares y policías asesinados por muchos de los que ocupan cargos en el gobierno, nada. Cabe recordar, para ser justos, que el presidente Vázquez en un gesto que le honra mandó un mensaje eliminando esta injusticia a la legislatura del 2005 al 2010, sin que el Frente Amplio votara la respectiva ley. Al presidente Mujica se le pidió inútilmente que reiterara el mensaje. Hijos y entenados, violando letra y espíritu de las instituciones.

Las libertades individuales nunca se pierden “al contado”, se pierden en cuotas. Así es que sabemos que somos espiados, sin que funcionen los mecanismos de control. Así es que se ignora nuestra libertad de elegir conscientemente lo que nos parece mejor con una prohibición general del tabaco sin excepciones de lugar, del alcohol sin un margen razonable y seguramente que, en el futuro, del asado gordo y con sal. Mientras tanto se promociona el consumo de marihuana…

El derecho a la privacidad está siendo violentado por las medidas bancarias y por las oficinas de impuestos. ¿Por qué tienen que saber todo sobre nosotros, quienes nos gobiernan? El fuero de lo individual es sagrado o debe serlo. Los gobiernos totalitarios son los que avanzan con voluntad de derribar esos muros que nos protegen de su invasión.

Las actitudes respecto de la ley de caducidad, por dos veces confirmada mediante plebiscitos, se inscribe en similar cuadro. La interpretación que le ha dado el Poder Ejecutivo excede los límites legales.

Como puede apreciarse no son pocas ni de poca gravedad las acciones gubernativas referidas a los derechos. La Constitución ha sido violentada varias veces. La legitimidad de origen de los gobiernos debe complementarse, ineludible y necesariamente, con la legitimidad de ejercicio. Para alguno de nuestros compatriotas estos razonamientos de carácter institucional respecto de la salvaguarda de los derechos individuales y colectivos no son más que apelaciones a “lo formal”, a las “libertades burguesas” que para estas personas carecen de valor. Por el contrario, nos estamos refiriendo a las bases mismas de la estructura de nuestra civilización política, la que en occidente se edificó durante siglos, buscando amparar a la persona y a las asociaciones que esta organiza junto con otras.

El déficit fiscal, cuando llega a determinados niveles es un llamado de alerta, especialmente cuando se paga con mayor deuda pública. No menos nos deben alarmar las “deudas” con la legalidad.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te puede interesar
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)