Juan Martín Posadas
Juan Martín Posadas

Los nuevos capitalistas

El estruendo generado por el escándalo de Pluna ha desdibujado el sorpresivo destape del plan de viviendas del Pit-Cnt. La información que se tiene —fruto de una investigación periodística de El País— es aún incompleta (¿16.000 viviendas? ¿500 millones de dólares?) pero sobresalen dos aspectos: el volumen del proyecto y que nadie lo conociera ni tuviera de él noticia. Cuando se dice nadie es nadie, porque en ayunas estaban tanto los dirigentes del Frente Amplio como la propia directiva del PIT, integrada por R. Read, que fue quien pidió explicaciones.

El estruendo generado por el escándalo de Pluna ha desdibujado el sorpresivo destape del plan de viviendas del Pit-Cnt. La información que se tiene —fruto de una investigación periodística de El País— es aún incompleta (¿16.000 viviendas? ¿500 millones de dólares?) pero sobresalen dos aspectos: el volumen del proyecto y que nadie lo conociera ni tuviera de él noticia. Cuando se dice nadie es nadie, porque en ayunas estaban tanto los dirigentes del Frente Amplio como la propia directiva del PIT, integrada por R. Read, que fue quien pidió explicaciones.

El programa ha sido intervenido, sus actores apartados (con la consabida benevolencia con que la izquierda trata a sus pecadores) y se prometen correcciones. Dejando de lado las miserias locales el asunto da pie para introducir una reflexión sobre aspectos del capitalismo moderno. Si los dirigentes de la izquierda uruguaya estuviesen más informados habrían tenido noticia de lo que, en los países de mayor desarrollo, se denomina capitalismo sin capitalistas.

Nunca en la historia hubo tamaña acumulación de dinero en poder de inversores institucionales como ahora. No hay en Estados Unidos ningún Bill Gates que tenga ni la mitad de dinero que tiene un fondo de inversión chico. Los fondos de pensión y los fondos sindicales son actualmente los enormes reservorios de capital para los grandes proyectos. Estos fondos son propiedad de pequeños inversionistas, de los trabajadores o de los pensionistas, es decir, de millones y millones de personas —propiedad diluida al extremo— y manejados por burocracias rentadas, cuyas remuneraciones (sustanciosas) no tienen relación con el desempeño ni destino de esos fondos.

Los fondos de los diversos sindicatos de los funcionarios estatales en Brasil son los capitalistas de la obra pública en ese país. La usina de Belo Monte, actualmente en construcción y seriamente objetada por razones ambientalistas es financiada por la PREVI. Este fondo figura en el lugar 25 del mundo en cuanto a patrimonio.

El problema —político más que económico— se plantea ante la falta de regulación y control de sumas de dinero tan importantes. Lo que sucedió con el plan de viviendas sindical del Sunca ilustra un problema que está planteado en todos los países desarrollados. ¿Cómo evitar que esos fondos caigan bajo intereses subalternos? En México, así como en Brasil, los fondos sindicales han sido denunciados por hacer pesar esos enormes capitales en la toma de decisiones políticas. ¿Fue una decisión de la PREVI financiar la represa de Belo Monte o fue el gobierno del P.T. quien tomó la decisión de aprovechar esos fondos para esa obra pública?

Los fondos de pensión van a seguir creciendo en los países de mayor desarrollo por una simple razón de pirámides de edad: la prolongación del promedio de vida biológica sobre la laboral. Los fondos sindicales —que recién se dieron a conocer en nuestro país con este sigiloso proyecto de viviendas— han crecido en todas partes y en todos lados ha surgido la necesidad de establecer precauciones legales.

El sistema financiero debe ser uno solo. Parece ridículo el celo con que se controla a los bancos, los cambios o las casas bancarias y un fondo de 500 millones de dólares funcionó inadvertido, no regulado, manejado de forma completamente artesanal y sin control (ni de los obreros) que dejan allí su dinero ni siquiera del propio Pit-Cnt en cuyo nombre giraba. Hay que legislar.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)