Juan Martín Posadas
Juan Martín Posadas

Deuda propia y deuda ajena

Como sabemos, el Uruguay vivió hasta el año 2014 un período de bonanza económica sin precedentes. Los precios de los productos agropecuarios enriquecieron a todo el país. Ahora se derrumbaron. El sector del agro más castigado ha sido la lechería.

Como sabemos, el Uruguay vivió hasta el año 2014 un período de bonanza económica sin precedentes. Los precios de los productos agropecuarios enriquecieron a todo el país. Ahora se derrumbaron. El sector del agro más castigado ha sido la lechería.

El costo de producir un litro de leche anda por $ 7.50 / $ 8.00. La empresa que paga mejor es Conaprole: entre $ 7.30 / $ 7.70. La que paga peor es Indulacsa de Salto: $ 5.00. Las exportaciones de lácteos cayeron, en el período enero-marzo de este año un 27%; en el año pasado cayeron 23%, de US$ 823 millones a US$ 631 millones. Hay que recordar que el 75% de los tamberos son menores a 200 hás. y que la mayoría arrienda, es decir, no tiene el respaldo del capital tierra.

Los precios son avatares de cualquier negocio y eso el tambero lo sabe muy bien: si bajan, se arremanga y hace frente, sin dramatismo ni sollozos. Pero lo que tiene indignado al tambero -y por extensión, a todos nosotros- es que se quieren valer de él para pagar deudas de otros, errores de otros, chambonadas como dicen ahora, irresponsabilidad y despilfarros. Me explico.

El tambo utiliza mucha energía eléctrica. La UTE ha diversificado con éxito la matriz energética: se ha extendido la generación eólica y se ven molinos por todo el territorio nacional. Eso lleva a que UTE tenga un costo menor en la generación de energía.

Según Ramón Méndez, antiguo Director Nacional de Energía, a la UTE le cuesta ahora, gracias a los molinos, un 14% menos generar la energía que vende. Todos nos preguntamos por qué UTE no rebaja las tarifas en el mismo porcentaje. La respuesta es que todas las empresas del estado forman parte de un conjunto y deben funcionar armónicamente según una política económica global del país. Consecuentemente UTE no rebajó sus tarifas como podría hacerlo ni lo va a hacer en el futuro porque el gobierno tiene que tapar el enorme agujero que dejaron Sendic, Martínez y compañía en Ancap.

El tambero no protesta por la baja internacional de los precios de la leche: protesta y se indigna porque le están haciendo pagar a él los errores, improvisaciones y negligencias de otros. Este es el asunto.

Y le indigna que los senadores Otheguy, Martínez Huelmo, De León, Tourné y todos los del Frente Amplio le digan que como ellos no encuentran delito alguno, haber perdido 1.000 millones de dólares no tiene importancia ni merece tanta bulla. Como asimismo indigna que el Frente haya bloqueado todas las Comisiones Investigadoras (la de Fondes, la de Pluna, con su remate trucho, con oferente trucho, con aval trucho). Y para rematar indigna que todo el elenco político del Frente Amplio diga que se trata de una conspiración de la prensa.

En lo práctico: los productores lecheros deberían organizarse y reclamar que UTE les exonere el pago de la electricidad que consumen, por lo menos durante los meses del invierno, que es cuando se usa más. Deberían declarar que ellos -los productores- se van a hacer cargo de sus propias deudas pero no de las deudas de Ancap, Fondes, Pluna, etc. Deberían demandarle a todos los diputados del interior, incluidos los del Frente Amplio, que los secunden activamente en esta iniciativa y aclararles que fiscalizarán quiénes colaboran y quiénes escurren el bulto. Si para ello mi concurso fuere de utilidad, cuenten conmigo.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)