Juan Martín Posadas
Juan Martín Posadas

Corrupción

La campaña electoral en Brasil se está estremeciendo con sonados escándalos de corrupción. Paulo Costa, alto jerarca de la estatal Petrobras, preso por coimas y negociando reducción de pena a cambio de información, ha mencionado y comprometido a dos gobernadores de estado y varios senadores. En el periodo de gobierno anterior también hubo casos mayúsculos de corrupción política. Marcharon a la cárcel por el llamado “mensalao” J. Dirceu, principal Ministro de Lula, también el Presidente del Partido de los Trabajadores y su Tesorero y una porción de diputados.

La campaña electoral en Brasil se está estremeciendo con sonados escándalos de corrupción. Paulo Costa, alto jerarca de la estatal Petrobras, preso por coimas y negociando reducción de pena a cambio de información, ha mencionado y comprometido a dos gobernadores de estado y varios senadores. En el periodo de gobierno anterior también hubo casos mayúsculos de corrupción política. Marcharon a la cárcel por el llamado “mensalao” J. Dirceu, principal Ministro de Lula, también el Presidente del Partido de los Trabajadores y su Tesorero y una porción de diputados.

Estos escándalos pueden tener una explicación en la avidez con que las izquierdas agarran el poder que esperaron durante tanto tiempo y después de tantos esfuerzos frustrados. Pero también forma parte de la explicación la arraigada convicción en las izquierdas de que ellos, por definición, son más puros que todos, se ocupan de los trabajadores más que nadie y están por encima de las tentaciones que acosan a los débiles humanos del montón que militan en los otros partidos (todos burgueses por definición). No se vigilan. La autcomplacencia de la izquierda es un asunto digno de estudio.

Ese sentirse así llevó a Astori a decir que ponía las manos en el fuego por Bengoa (que fue preso y los once millones nunca aparecieron) y es lo que llevó a un Vázquez sonriente a decir que podían meter la pata pero nunca la mano en la lata. Como se autodefinen tan enfáticamente diferentes de los demás y libres de la codicia que corroe a los integrantes de los otros partidos el tribunal de ética del Frente Amplio nunca ha llamado a nadie ni siquiera para hacerle una pregunta y sus legisladores han votado en contra de todas las comisiones investigadoras que se les han planteado en el Parlamento.

En Brasil la corrupción en el partido de gobierno está carcomiendo justificadamente las posibilidades electorales del P.T. En nuestro país, en cambio, que también camina hacia una elección, el tema de la corrupción no ha sido el centro visible de la campaña electoral (sin perjuicio de que afecte en lo íntimo la decisión del voto). Esto se explica, en parte, porque el Partido Nacional ha optado por hacer una campaña por la positiva, y le va muy bien así.

Pero en parte también se explica porque no ha sido necesario. La cerrada negativa del Frente Amplio a abrir cualquier investigación genera sospechas más estridentes que cualquier denuncia. Cuando el negociado de las viviendas sindicales es minimizado por el PIT-CNT como una simple equivocación, cuando la polémica por el costo de la planta de etanol de ANCAP deriva en un juicio por difamación pero Sendic no explica por qué costó tanto y tampoco explica por qué Ecuador rescindió furioso su contrato con ANCAP; y cuando el bochorno de PLUNA que hizo perder el cargo al Ministro de Economía y al Presidente del BROU es encarado por el Frente Amplio con peregrinaciones votivas al domicilio de los procesados, y cuando todo eso sucede por iniciativa propia, la oposición no necesita hacer mucho más. No es señal de desinterés en asunto tan grave esta actitud de la oposición, ni llama la atención.

Lo que sí llama la atención es la actitud del periodismo radial y televisivo que hace entrevistas y notas veinte veces por día a los candidatos del Frente Amplio y a las figuras del gobierno y nunca les pregunta nada sobre estas situaciones tan incómodas y confusas.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te puede interesar
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)