Javier García
Javier García

Palos a la renovación

Vamos a los resultados electorales objetivos. El resto es análisis y como se vio en estos días algunos tienen una clara intencionalidad política para incidir en la interna del Partido Nacional.

Vamos a los resultados electorales objetivos. El resto es análisis y como se vio en estos días algunos tienen una clara intencionalidad política para incidir en la interna del Partido Nacional.

Es llamativo que se hable más del proceso de selección de candidatos blancos en Montevideo, que del notable resultado de la Concertación y del gran derrotado que fue Mujica y el MPP. Ríos de tinta sobre los blancos, mientras Mujica se tomó el buque y nadie se preocupa, tanto que ni se apareció la noche de las elecciones. Huyó.

Vamos a los datos. En octubre pasado el Frente Amplio ganó en 14 departamentos y el Partido Nacional en 5. Casi el triple. Ahora en mayo el Partido Nacional gana en 12 (pierde Paysandú y Río Negro y gana Artigas y Maldonado). El FA aumenta una, que se la arrebata al Partido Colorado, Salto. Los colorados quedan con Rivera. Algo más: en Cerro Largo, donde estaban cifradas todas las esperanzas mujiquistas, el nacionalismo ganó por paliza. Nada menor políticamente.

De 112 municipios el Partido Nacional ganó 68 (tenía 42), y gobernará el 60% de las alcaldías. El FA y los colorados disminuyeron. Aquí objetivamente el Partido Nacional arrasó.

En Montevideo donde el FA había ganado en octubre por el 54% de los votos, ahora cae a 48%, mientras que la suma de blancos y colorados de octubre, 36%, se mantiene con la Concertación. Es muy curioso y delata la intención política que algunos hablen de un fracaso de la Concertación cuando mantiene el porcentaje, y de un gran triunfo del FA que perdió 6 puntos.

Pero veamos la “calidad” del resultado. El FA pierde por primera vez, desde que ganó la Intendencia en 1989, una importante porción del departamento. Dos de los ocho municipios serán de la Concertación, con alcaldes provenientes del Partido Nacional. Imposible lograrlo sin el instrumento concertante. El 30% de Montevideo que equivale a 330.000 habitantes tendrá alcaldes propuestos por “Todos Hacia Adelante”. Fue un gran triunfo político, que ahora habrá que ratificar con un buen gobierno en esos territorios. Desde 1958 el Partido Nacional no obtenía un triunfo en Montevideo, ahora pusimos nuevamente un pie mediante la Concertación. Habrá además 10 concejales municipales blancos: 9 de Todos y 1 de Alianza Nacional.

No fue fácil lograr la Concertación, no tenía muchos hinchas en sus inicios, tampoco en la interna del Partido Nacional, basta recorrer los archivos. Fue una decisión política audaz que se consolidó con la victoria de LP y la renovación en la interna de junio. Digámoslo bien claro: los candidatos que tuvo la Concertación fueron los que aceptaron el desafío, como Garcé que abrazó el proyecto con enorme convicción. Podían haber sido otros al inicio, sí, pero para eso deberían haber sido aceptados ofrecimientos previos que fueron rechazados, con diferentes fórmulas (una contemplaba hasta dos candidatos blancos). Nadie puede obligar a otro a ser candidato si no quiere (para desmentir aquello de la bajada de candidaturas).

El Partido Nacional después de la interna se consolidó como el desafiante al FA. Y es así porque se renovó. Aquel, para muchos, inesperado triunfo impactó a varias bandas: en nuestro partido, pero también tuvo consecuencias muy fuertes sobre el Partido Colorado y prendió alertas en el FA. Las críticas de estos días a Lacalle Pou dan la pista que ese resultado todavía no se perdona.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)