Javier García
Javier García

Hacia noviembre

La carrera presidencial se dirime, según dicen todas las encuestas, entre el Partido Nacional y el Frente Amplio. La lógica del sistema de doble vuelta es muy precisa: votan todos en octubre y solo los dos partidos más votados en noviembre. Si hay que tener cuidado en cualquier circunstancia y no decir cosas que puedan dificultar el diálogo para la segunda instancia, mucho más cuidado tienen que tener aquellos partidos que aspiran a gobernar y por lo tanto obtener apoyos para la segunda ronda y además construir mayorías legislativas de respaldo.

La carrera presidencial se dirime, según dicen todas las encuestas, entre el Partido Nacional y el Frente Amplio. La lógica del sistema de doble vuelta es muy precisa: votan todos en octubre y solo los dos partidos más votados en noviembre. Si hay que tener cuidado en cualquier circunstancia y no decir cosas que puedan dificultar el diálogo para la segunda instancia, mucho más cuidado tienen que tener aquellos partidos que aspiran a gobernar y por lo tanto obtener apoyos para la segunda ronda y además construir mayorías legislativas de respaldo.

El FA no tiene experiencia en construirlas, sólo sabe de mayorías absolutas y ha roto los puentes descalificado tanto a los demás partidos que solo puede, y con dificultades, administrar su propia bancada. Un gobierno del FA sería un gobierno de minorías porque no las tendrá ningún partido en octubre, pero además el FA no puede convocar a nadie porque los ha insultado a todos. Por lo tanto el único partido de los que disputará el balotaje que se encuentra en condiciones de convocar a otros es el Partido Nacional. La responsabilidad es muy grande y la prudencia que hay que tener también. Al día siguiente de la primera vuelta se empieza a edificar el nuevo gobierno. ¿Con quienes?

La respuesta es obvia, primero con el Partido Colorado. Tenemos desencuentros pero tenemos muchas coincidencias sobre todo en lo que hace a la concepción republicana y democrática. Es natural además porque edificamos buena parte de la convivencia nacional a través del diálogo mutuo, no exento de diferencias que definen a los dos partidos, por supuesto, pero también de coincidencias en la concepción de la libertad y de respeto a la legalidad, muy importantes. Pero no solo con ellos, también con los demás partidos o sectores, dirán que sí o no los demás, pero no nosotros. ¿Por qué no? Quienes acuerden participarán en el gobierno, esa es la lógica en la conformación de mayorías.

Salvo en éstos dos períodos el resto de nuestra historia democrática es la de construcción de mayorías plurales, de más de un partido. La excepción fueron estos dos períodos, y coincidamos en que fue una mala experiencia: exclusivista, monocolor y negadora de la mitad del país. Tabaré Vázquez es incapaz de articular estas mayorías, pero además su partido no se lo dejaría ni él tiene poder para unificar a astoristas, con comunistas, socialistas, blancos y colorados. No puede.
El Partido Nacional es entonces el único que da garantías de estabilidad política entre los posibles contendores del balotaje. Esto es objetivamente así.

Está posicionado de tal forma que es el único que puede convocar. Vázquez es incertidumbre de gobierno, porque no puede unificar líneas internas entre sus sectores y sumar de afuera. No tiene cultura de diálogo interpartidario, ni experiencia de negociación. Por eso nuestra responsabilidad es inmensa. En estas horas recibimos golpes muy duros.

La sangre fluye fuerte y la pasión llamaría a contestar. Pero si lo hacemos rompemos puentes que queremos transitar a la mañana siguiente de la primera vuelta. Hay que ser prudentes porque en ello está la construcción de las mayorías. Apostar a la división de la oposición es hipotecar el cambio de gobierno. Golpear al Partido Nacional y a Lacalle Pou es objetivamente lastimar las posibilidades ciertas de sacar al FA.

Por eso somos prudentes, porque miramos la mañana siguiente.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)