Javier García
Javier García

Fue inmoral

El contador Astori está metido hasta el caracú de los gobiernos frentistas desde 2005. Ministro de Economía con Vázquez versión I, luego vicepresidente de Mujica y ahora nuevamente jefe económico con Vázquez versión II.

El contador Astori está metido hasta el caracú de los gobiernos frentistas desde 2005. Ministro de Economía con Vázquez versión I, luego vicepresidente de Mujica y ahora nuevamente jefe económico con Vázquez versión II.

Si hay alguien que no puede, como dicen los gurises, “fingir demencia” es él. Sin embargo, ayer amanecimos con unas declaraciones suyas que si no fueran un escándalo, serían de risa. Dice el Prof. Astori, en “Búsqueda”, que el deterioro de las cuentas públicas y el déficit fiscal en ascenso fueron producto en el anterior gobierno de lo que llamó un “adelantamiento” de los tiempos electorales. Digamos en español clásico, del carnaval electoral del Frente Amplio. Decidieron tirar la casa por la ventana para ganar las elecciones, aunque lo criticable según Astori es el “adelantamiento”, no el fondo del tema. El serio contador dice que el problema es que fue muy pronto, no que estaba mal.

Astori habla como si fuera una analista, un periodista de la política, o un académico que un día lo llaman para dar una charla y opina con ajenidad. Nos quiere hacer olvidar que ese gobierno que tiró la casa por la ventana para juntar votos en forma “adelantada”, que parece es lo único que le preocupa, es aquel en el que él fue vicepresidente de la República, ni más ni menos, su número dos. Mira por la ventana como quien ve llover y nos dice: lo de Mujica fue un escándalo. Quien lo dice puede padecer de dos circunstancias: o sufre de amnesia o considera que los uruguayos somos todos tarados.

Recorrió luego el país con el Dr. Vázquez en la campaña electoral diciendo que la economía estaba bien, y que no habría que poner más impuestos ni ajustar las cuentas. Cuando desde el PN advertíamos que el déficit era grande, nos trataron de alarmistas y mentirosos. Pues apenas ganaron desembarcaron con un brutal tarifazo en las facturas de las empresas públicas, y meses después, el ajuste fiscal que rascó hasta el fondo del bolsillo de los trabajadores uruguayos. Así que primero gastaron lo que no podían (según Astori lo malo es que fue antes de lo debido), después mintieron junto a Vázquez en la campaña electoral diciendo que todo estaba bien, y apenas ganaron se sacaron el velo y fueron a por la plata que necesitaban por la fiesta electoral de Mujica y Astori (que lo sabía y no lo paró o no le dio el cuero para hacerlo) y de Vázquez que mintió en la campaña.

Cuando votaron el aumento del IRPF, de la carga tributaria y de las tarifas, dijimos que era injusto, y que lo que estaba detrás era mala gestión y corrupción. Que allí estaba el agujero negro de Ancap, de Pluna, del Fondes y de los negocios oscuros con Venezuela que hoy investiga la Justicia. Lo de Sendic a esta altura es un chiveo, lo grande fue la decisión de mantener el poder a como fuera. El fin justificó los medios. Ahora se suma a la injusticia de que los uruguayos paguemos la mala gestión y el robo, la inmoralidad de la mentira y del carnaval electoral de quienes hicieron gárgaras con una supuesta austeridad pero no dudaron en hipotecar lo ajeno para juntar unos votos y regocijarse en su poder, no para mejorar a la gente sino para mejorarse ellos. El mundo frívolo que aplaude la austeridad de Mujica debería saber que todo eso es una farsa y que atrás hay un enorme erotismo de poder… pagado por todos los uruguayos. El ajuste era injusto, ahora sabemos que además fue inmoral.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)