Javier García
Javier García

Concertación

Nada más imprudente que antes de una elección criticar al instrumento político que se va a votar. Eso pasó durante toda la campaña electoral donde la Concertación y sus candidatos debieron usar buena parte de su tiempo para explicar y contestar a muchos que en vez de apuntar a quienes hace cuarto de siglo gobiernan Montevideo con eficaz ineptitud, se dedicaron a pegarle a la Concertación a pesar de que la van a votar. Es insó-lito pero así fue.

Nada más imprudente que antes de una elección criticar al instrumento político que se va a votar. Eso pasó durante toda la campaña electoral donde la Concertación y sus candidatos debieron usar buena parte de su tiempo para explicar y contestar a muchos que en vez de apuntar a quienes hace cuarto de siglo gobiernan Montevideo con eficaz ineptitud, se dedicaron a pegarle a la Concertación a pesar de que la van a votar. Es insó-lito pero así fue.

Es notorio que quien esto escribe es blanco y va a votar al candidato del Partido Nacional Álvaro Garcé, un gran candidato, confiable, con un Partido atrás y con ediles que responden a un Partido y no a una empresa o cualquier otro interés; se sabe dónde están y dónde golpearles la puerta.

La Concertación ya tiene efectos positivos. Disputamos el municipio CH con posibilidades, cosa absolutamente imposible si se hubiera votado separado. En 2010 blancos y colorados fueron ahí mayoría, pero votaron separado y por lo tanto el alcalde es del FA. En otros municipios habrá posibilidades de tener buena representación cosa que en algunos no se daría sin este lema. En la zona oeste, donde el FA aplastó electoralmente, solo con este instrumento se puede tener concejales que son imprescindibles para estos cinco años. Ningún partido por separado tiene posibilidades hoy de ganarle al FA en Montevideo, donde arranca con un piso de más de 40%.

Que habrá muchas cosas para mejorar, sin duda. En 1971 cuando el Frente Amplio se presentó por primera vez obtuvo cerca del 20%, si hubieran creído que era un fracaso y roto la coalición no habrían ganado tiempo después cinco elecciones seguidas en Montevideo y tres a nivel nacional, sin contar las intendencias del interior.

Se analiza el tema de los candidatos de la Concertación como si fuera diferente con otros. Si la Concertación no gana no es por los candidatos, sino por el mapa político que quedó después de octubre pasado. El resultado sorpresivo de la elección nacional y con mayorías absolutas, operó en sentidos opuestos para cada lado. Para la oposición restándole posibilidades y para el oficialismo impulsándolo. En la moral del militante fue un golpe muy duro.

No es tema de candidatos, sino de matemáticas electorales. Ya en Montevideo, en octubre, el FA obtuvo 55% de los votos y el Partido Nacional y Colorado sumados el 36%. ¿Alguien piensa honestamente que eso no es determinante? Montevideo está muy influenciado por lo nacional donde el electorado no actúa separando elecciones como en el interior.

Aprendamos también de aquellos que saben criticarse para mejorar y no para destruir. La Concertación va a votar mejor que muchas predicciones. Ya definida la interna del FA para Martínez, algunos blancos y colorados que lo iban a votar para evitar a Topolansky, no tienen motivos ahora. Eso también restó fuerzas.

Algo pasa que la mugre, la basura, la falta de infraestructura (la nueva es terrible como el corredor Garzón), un transporte colectivo lento, sucio y caro, administraciones que le dieron a Adeom el poder de hecho, impuestos voraces y servicios malos, no son tenidos en cuenta por muchos para definir su voto. Avanzaremos porque “no hay tiempo que no se acabe ni tiento que no se corte”.

Los muchos escollos de adentro y fuera que tuvo que saltar la Concertación hacen más destacable la tarea. Por eso con enorme convicción voy a votar a Álvaro Garcé.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)