Javier García
Javier García

Basta de rinocerontes

Los tamberos están por una para salir y gritan desesperados, su producción no vale nada y la industria está en crisis, pero Amodio es más importante. 900 obreros, la mayoría mujeres y muchas jefas de hogar se quedarán sin trabajo esta semana cuando cierre Fripur.

Los tamberos están por una para salir y gritan desesperados, su producción no vale nada y la industria está en crisis, pero Amodio es más importante. 900 obreros, la mayoría mujeres y muchas jefas de hogar se quedarán sin trabajo esta semana cuando cierre Fripur.

Pero Amodio es más importante. El seguro de paro empieza a ser una realidad para muchos trabajadores, la incertidumbre de quedarse sin empleo se viene encima y no tienen mucha esperanza, porque Amodio es más importante. Los gurises en las escuelas aprenden poco, pierden decenas de días de clase y en los liceos la mitad repite y se van preparando para la pobreza y la exclusión. Ay de ellos, no entendieron que Amodio es más importante. Vas a la feria y ves que la fruta cotiza en la bolsa de valores y en la carnicería remarcan la carne más de 10% en pocos días, es la alimentación básica pero aquí los uruguayos tenemos un problema, Amodio es más importante. Entonces prendés la televisión y uno se imagina que el desempleo que crece, el costo de vida que se dispara, la educación pública en crisis, los productores que quiebran o se endeudan, los trabajadores que van al seguro de paro deberían ser la noticia, pero de eso se habla poco porque los medios se agolpan, hacen guardia día y noche, se amontonan en la puerta de los juzgados donde declara… Amodio.

El gran engaño y la campaña de desinformación y apoyo al gobierno más inteligente que se ha hecho es esta chantada del retorno al ruedo de Amodio Pérez y sus acusadores. Ambos. Porque seamos claros, son todo lo mismo, el acusado y los acusadores. Todos son protagonistas junto a los golpistas de habernos robado el Uruguay hace 50 años, de poner de rehén a la inmensa mayoría con sus dislates mesiánicos. Son traidores a la democracia todos, son traidores a la libertad todos, son traidores a los derechos humanos todos. Unos empezaron en democracia a traicionar la libertad y otros dieron el golpe de Estado y violaron a gran escala los derechos humanos, pero ninguno es santo.

Y vuelven a escena, pero ninguno a decir la verdad porque la “verdadera” verdad la tienen bien escondida porque los acusa a todos ellos. Son tan lo mismo que todos votaron igual, hasta el día de hoy. El propio Amodio dice que tiene un retrato de Mujica y que festejó su triunfo. Y entonces de que “enemigos” me hablan, son lo mismo, siempre lo fueron. Y ahora se dedican a hacer vedetismo histórico, simulando diferencias dónde se deben cruzar internas de todo tipo y hasta económicas. Mientras juegan a los ofendidos recíprocos, montaron un operativo tapadera a todo lo que importa en serio: los precios, el desempleo, la inseguridad, el escándalo de Ancap. El gobierno aplaude la llegada de Amodio. Esta es la realidad, no la que inventaron los tupas, ansiosos por robarnos el presente como lo hicieron antes. A la inmensa mayoría de uruguayos, ni que hablar de los menores de 30 o 40 años, les importan un comino estos griteríos de alcoba. A los medios de comunicación parece que sí, y eso que corren atrás del rating, porque este marca poco. Es comidilla para iniciados. Un extranjero podría preguntar si en Uruguay todo está tan bien que lo importante es este sainete. Yo le contestaría que la inmensa mayoría de los uruguayos están como yo, con un término no muy académico pero que sabrán perdonar, repodridos de los Amodios y sus amigos tupas.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)