Ignacio Sienra
Ignacio Sienra

La terrible realidad

A raíz de los trabajos de la investigadora de Ancap, han salido a la luz muchos temas que nos dejan absolutamente perplejos. Nos proponemos solamente analizar algunos para ver si podemos ayudar a parar esta catarata de desaciertos que nos pegan duro a todos los uruguayos.

A raíz de los trabajos de la investigadora de Ancap, han salido a la luz muchos temas que nos dejan absolutamente perplejos. Nos proponemos solamente analizar algunos para ver si podemos ayudar a parar esta catarata de desaciertos que nos pegan duro a todos los uruguayos.

1) Empecemos por Ancap. El petróleo y sus derivados se emplean para fabricar medicinas, fertilizantes, productos alimenticios, objetos de plástico, materiales de construcción, pinturas o textiles y para generar electricidad. Y el petróleo bruto o crudo, apenas se utiliza directamente. En las refinerías se lo somete a una destilación fraccionada, que equivale a repetir un buen número de veces una destilación simple. Aunque no origina la separación de cada uno de los hidrocarburos, produce una serie de fracciones (gasolina , queroseno, etc.) con diferentes intervalos de ebullición, que ya son productos de alto consumo, y constituyen lo que más se produce y comercializa del crudo.

Un barril de petróleo equivale a 159 litros; el precio del barril Brent bajó esta semana un 1,78% (0,55 US$) y aterrizó -por ahora- en los 30,31 dólares.

El precio del litro de nafta en Uruguay es de $ 42,50, esto equivale a 1,4 dólar. El precio del litro de crudo es de 0,18 dólar. Entonces la incidencia del precio del barril en el precio de las naftas en nuestro país es solo del 14%, mientras que el restante 86% se lo lleva el proceso de refinería en un porcentaje mínimo, y el resto se va en impuestos y gastos superfluos y ajenos al objeto del ente, los que trajeron enormes pérdidas. Es por eso que más allá de las paramétricas, el margen que tiene el ente de bajar (o subir) los combustibles es mínimo. Pero la culpa de que esto sea así la tiene el gobierno del Frente Amplio, que carece de recursos competentes para dirigir Ancap y eso lo pagamos todos, al igual, y adicionalmente, a la capitalización aprobada por el Frente Amplio y este gobierno.

2) Antel Arena. Luego de seis meses en suspenso, en el que el gobierno del Dr. Tabaré Vázquez decretó la esencialidad de la enseñanza y suspendió esta obra, este martes 12 de enero se retomó la construcción del complejo Antel Arena, en donde antes se ubicaba el Cilindro Municipal.

La obra fue iniciada durante el gobierno de José Mujica (2010-2015), en momentos en que la dirección de Antel estaba en manos de Carolina Cosse.

Los cerca de 150 obreros que trabajaban en la construcción de la obra vivieron el momento con incertidumbre, ya que muchos de ellos eran del interior, y habían realizado mudanzas y contratos de alquiler por el tiempo que iba a durar la obra. La misma va a costar unos 80 millones de dólares (con suerte), y no está dentro del objeto del ente hacerla. Con esos 80 millones, sin duda alguna, se pudo y se puede indemnizar a estos trabajadores, bajar la tarifa del ente (que hoy se anuncia será aumentada en cerca de un 10%) y sobra dinero. Pero no; de nuevo esto lo pagamos todos.

3. UTE. El 2 de septiembre de 2014, la Presidencia de la República publicó bajo el título “Ministerio de Industria estima que tarifas eléctricas bajaran 20% a fines de 2015”. A fines de 2015 las tarifas de energía eléctrica habrán bajado en el entorno del 20% tras la aplicación de proyectos de energía alternativa y el cambio de matriz energética que se viene implementando en el país. Ello posicionará a Uruguay en los primeros lugares de la región en cuanto a menores costos energéticos, sostuvo hace poco más de un año el entonces ministro de Industria, Energía y Minería, Roberto Kreimerman.

Hoy se anunció, no sólo que no bajarán las tarifas, sino que UTE las sube a partir del 1° de enero también muy cerca de un 10%. Se nos miente descaradamente, y seguimos pagando todos los uruguayos.

4. Alas Uruguay. La nueva compañía aérea patrocinada por José Mujica y hoy defendida por el Frente Amplio y por el gobierno del Dr. Tabaré Vázquez, ha lanzado una campaña publicitaria muy importante, habiendo contratado a una de las mejores empresas de medios del Uruguay, antes de haber comenzado a volar. La viabilidad de la firma no resiste análisis, pero tenemos que seguir pagando los desaciertos y caprichos del Frente Amplio y este gobierno.

Hay muchas más irregularidades por ASSE, por Venezuela y por doquier….

Para terminar, publicado el martes 12 de enero en La República: “El Frente Amplio no dará sus votos para nuevas Investigadoras…”. Algo así como decir: yo hago y haré lo que se me cante, y yo mismo impediré que se investigue.

Afortunadamente no todos piensan lo mismo: allí está el diputado Gonzalo Mujica que marcó claramente la cancha y advirtió que “estoy dispuesto a votar cualquier investigadora que tenga dudas serias y fundadas sobre los negocios con Venezuela”.

Pero, mientras tanto, nos comemos un ajuste encubierto en este enero de 2016 de los grandes…

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)