Ignacio Sienra
Ignacio Sienra

Y ahora... Madame Astori

Días atrás escribimos sobre el asunto de “Madame Bonomi” y el involucramiento de ella y de su marido, el ministro del Interior Eduardo Bonomi, con la barra brava de Peñarol.

Días atrás escribimos sobre el asunto de “Madame Bonomi” y el involucramiento de ella y de su marido, el ministro del Interior Eduardo Bonomi, con la barra brava de Peñarol.

En cualquier país del planeta, el ministro hubiera o hubiese dimitido. Pero no. Estos señores parecen estar constituidos de amianto, y por lo tanto parece no entrarles las balas. Aunque, como el modelo está totalmente terminado, van a ir volviendo a sus casas, pero eso sí: ni con la frente alta ni con las manos limpias. El tiempo es implacable, las facturas llegan y tarde o temprano se pagan.

Esta semana a raíz del escándalo de Asamblea Uruguay y de la pareja, nada menos que del ministro de Economía, Claudia Hugo, hemos leído y escuchado de todo. Nuestra capacidad de asombro volcó hace rato, y la de los uruguayos también.

Por supuesto, la gente primero se rebela, y luego, al mejor estilo nacional, le comienza a poner un tinte de humor a estos escándalos. En gran parte por lo que venimos diciendo, en el sentido de que quienes son parte de ellos se creen impunes, como se cree Maduro y se creían Cristina y Dilma.

Y si para muestra vale un botón, compartimos tres apreciaciones que son una monada. La primera me la envió un publicista muy amigo, Juan Miguel Herrera, fundador de la firma Parla y me decía: “Para Mujica ser presidente de la República es una changa. Para Claudia Hugo, ser secretaria de un legislador es una extra; y yo sigo pensando que ser publicitario es un trabajo. ¡Qué anticuado!”. Notable! Eso fue antes de que Hugo hablara de pago en negro desde el despacho del ministro, y mucho más.

La segunda es de Gabriel Pereyra, periodista muy conocido, que escribió en su Twitter: “Anhelo oriental: que tu sueldo ajuste como los de Alur y aporte como los de Asamblea Uruguay”. La tercera surge de la audición de Darwin Desbocatti en Océano FM el viernes 9 de septiembre, cuando instala con el número dos (detrás de Bengoa) a Hugo como parte de las seis personas que más han perjudicado al ministro Astori, y explica en términos futbolísticos: “Hugoooooo, esa pelota era tuya Hugooooooo, sacalaaaaa, reventalaaaaa Hugooooo”, en referencia a la falta de aportes al BPS de la secretaria de Orrico. Sin desperdicio. También la creatividad criolla ha elaborado una foto del ministro con Hugo, ambos aplaudiendo, bajo el título “Un aplauso para los giles que aportan al BPS”. Muy gracioso todo, pero es gracioso al punto del llanto.

¿En qué republiqueta pretenden transformarnos estos gobiernos?

El pueblo uruguayo es muy sabio; siempre lo ha sido. Y cuando decimos siempre, lo decimos con convicción, incluyendo cuando no entendimos sus decisiones. Cuando el uruguayo dice basta, también lo hace de la manera que puede. Y estas manifestaciones espontáneas ante los abusos, excesos y falta de moral son la manera en que el pueblo les está diciendo hasta acá fue, a estos gobiernos, ¡se acabó! Desde Nicolini y su desfachatez, desde Bengoa y sus colaboradores, todos presos, desde Calloia y Pluna, desde Canon y los aeropuertos por donde entró dinero de la corrupción sin control, desde Remersaro y el prostíbulo clandestino, y ahora Hugo, Asti, Asamblea Uruguay y el ministro pagando en negro.

¿Hasta cuándo?

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)