Ignacio De Posadas
Ignacio De Posadas

Patético y peligroso

No me refiero al proyecto de ley que busca presionar a miles de ciudadanos con amenazas de represalias contra su derecho a la libertad. Eso, que constituye la sustancia del proyecto sobre criminalización de la actividad de empleador es sólo peligroso. Aunque muy peligroso.

No me refiero al proyecto de ley que busca presionar a miles de ciudadanos con amenazas de represalias contra su derecho a la libertad. Eso, que constituye la sustancia del proyecto sobre criminalización de la actividad de empleador es sólo peligroso. Aunque muy peligroso.

Del pique, porque quiebra una vez más - y ya son muchas - normas jurídicas básicas, violentando derechos sustanciales para la vida de las personas y el funcionamiento de la democracia. Cada vez se ensancha más el elenco de precedentes en las que se ha pisoteado a la constitución y a la tradición democrática del país haciendo más fácil el siguiente atropello (que no demorará).

Todas y cada una de las violaciones (en su mayoría explícitas), al capítulo de derechos de la Constitución son una amenaza para todos y cada uno de nosotros. Aunque no todas nos afecten directamente. Porque si hoy asaltan la casa de mi vecino, impunemente, crecen las chances de que mañana me toque a mí.

Cada vez se acostumbran con más facilidad, senadores y diputados frenteamplistas, a esgrimir, sin el menor rubor, argumentos deplorables en justificación de las barbaridades, técnicas o de fondo, que espetan en su rol de legisladores: “hay que preservar la unidad” “votémoslo y después lo arreglamos” “Hay que votar para lealtad a los compañeros” “creemos en la disciplina política”.

La norma en cuestión es dañina además en otros sentidos, ya que será una (otra) fuerte señal negativa para cualquier inversor que contemple un proyecto que implique mano de obra, aspecto que se repetirá en las actividades ya existentes.

A la baja productividad y los altos costos, laborales y previsionales, se vendrá a sumar esta espada de Damocles cuyo hilo, además, estará en las manos del gobierno que podrá irlo afinando a piacere, por vía reglamentaria. Al piacere del SUNCA, claro, que es quien manda en nuestro querido país, como acaba de demostrarse otra vez.

Pero la victoria del SUNCA será pírrica, para todo el movimiento sindical y mucho más para los trabajadores. Si un empleador hoy lo piensa dos veces antes de tomar a un trabajador, con esta ley se le irán todas las dudas.

Todo esto es peligroso. Pero no propiamente patético.

Lo patético es la conducta de aquellos senadores del Frente que habiendo reconocido públicamente las graves maldades del proyecto, agacharon cabeza ante la presión sindical, se tragaron sus palabras y votaron ovinamente. Tal llegó a ser la humillación que cuando al dirigente Andrade le pasaron la grabación radial de las palabras del senador Nin negándose a votar, aquel dijo sin titubear: va a votar igual. No tenía duda de quién mandaba.

Vergonzoso.

 Más qué senadores son Consejeros de Estado.

¿Acaso olvidaron el juramento que cada uno de ellos hizo al asumir su banca (“obrar en todo conforme a la Constitución de la República)? ¿O ni siquiera eso, la palabra empeñada, les pesa algo?
Ya no deberían llamarse más “representantes nacionales” o “senadores de la República” Son diputados y senadores del Sunca o, a lo sumo, del PIT.

Ser ignorantes de aspectos básicos del derecho, después de estar sentados varios años en el parlamento ya es lamentable. No han hecho el más mínimo esfuerzo para aprender su oficio, lo básico para descargar sus obligaciones. Peor es ser abiertamente descreído y desinteresado de lo que han jurado respetar.

Ya no sólo la política es lo que está por encima de lo jurídico, lo que diga el PIT CNT también. Por definición porque, como acaba de quedar en evidencia, la palabra del PIT está por encima de la de los políticos frentistas. Tabaré Vázquez incluído.

Todo palidece ante la cobardía de no animarse a defender sus principios y su palabra.

El golpe que todo esto le ha dado a la Democracia es total.
Esto no termina acá: hoy el Sunca se llevó por delante a una parte, supuestamente mayoritaria, del Frente Amplio. Mañana lo volverá hacer si le parece que hay algo importante que no está bien resuelto, (la candidatura a vice, quizás?), y si puede someter a senadores de otros grupos, que lo atajará de imponer su orden en su casa. En cualquiera de sus casas, llámense Partido Comunista o PIT-CNT.
Cría cuervos y te sacarán los ojos.

Ahora todas las miradas están puestas en la Suprema Corte. Pero la esperanza última está en Octubre. Los votantes no pueden ignorar lo sucedido y no deben dejar de pensar en lo que sucederá si no se pone coto a esta suerte de mini Febrero Amargo.

Es insoslayable plantearse que será del Uruguay si gana el partido político del Sunca.


Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)