Hernán Bonilla
Hernán Bonilla

Pasos acertados pero ¿viables?

Las noticias que se acumulan desde la semana pasada abrigan la esperanza de que el gobierno cambió su estrategia de inserción internacional.

Las noticias que se acumulan desde la semana pasada abrigan la esperanza de que el gobierno cambió su estrategia de inserción internacional.

A contrapelo de la incómoda y difícil posición que asumió de ladero del régimen de Maduro parece que finalmente ante las amenazas de los grandes del bloque entró en razón y se acordó una especie de vuelta al “Mercosur original” excluyendo de facto a Venezuela.

Esta semana se suma la gira norteamericana del presidente Vázquez que trajo varias noticias de interés. En primer lugar la reunión con el presidente de Brasil Michel Temer, con el que alcanzó acuerdos interesantes pese al gesto para la tribuna que fue la declaración oficial con motivo del proceso político brasileño de los últimos meses. Se acordó que Uruguay encabece las negociaciones con la Unión Europea, lo que claramente constituye un avance frente a la presidencia protempore de Venezuela en el Mercosur, aunque probablemente sea más simbólico que sustantivo.

En segundo lugar, y más trascendente para nuestro país, se acordó una flexibilización del Mercosur que permitirá firmar acuerdos bilaterales a los países miembros. En palabras del propio presidente Vázquez “Ayer el presidente de Brasil me expresó que es partidario de abrir y flexibilizar el proceso de integración, de tal forma que permita a los países que lo integramos poder lograr acuerdos bilaterales”. Este blanqueo puede permitirle a Uruguay llevar adelante la estrategia que debía llevar adelante de todas formas pero sin tener que jugar fuera del reglamento, lo que no deja de ser una ventaja.

Este nuevo panorama es nuevo en tanto es liberador, no porque despierte esperanzas en el renacer del bloque. Sigue siendo de pronóstico reservado el futuro del Mercosur, pero que no constituya una traba para el desarrollo ya es una buena noticia.

En tercer lugar se dieron a conocer novedades interesantes para la apertura comercial. De acuerdo a la web de Presidencia de la República Vázquez “detalló que el gobierno del Reino Unido expresó su interés de alcanzar un acuerdo de libre comercio y que firmará con su par de China, Xi Jinping, un convenio para iniciar la implementación de un tratado comercial.” Eso sumado al acuerdo con Chile que se firmará el próximo mes marca un camino promisorio, que debe intensificarse, apurarse y ampliarse. Para el desarrollo del Uruguay es clave salir del encierro del Mercosur y oxigenarse a través de una apertura inteligente que capte inversiones, derribe barreras y abra oportunidades.

Ahora bien, todo lo reseñado suena muy promisorio y acertado, pero todos sabemos que al final del día la mayoría del partido de gobierno no está de acuerdo con esta estrategia. Ya se han escuchado críticas y está muy cercano el nefasto antecedente en que Vázquez claudicó la autoridad del Poder Ejecutivo en el plenario del Frente Amplio para resolver si Uruguay seguía en las negociaciones por el TISA, las que abandonamos insólitamente. Por tanto, es promisorio el viraje que el gobierno ha emprendido desde la semana pasada, pero la experiencia llama a ser muy escéptico sobre sus concreciones.

La máquina de impedir en Uruguay no descansa y va a saltar, como siempre, sobre todo lo que amenace hacer olas en su confortable mediocridad.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)