Hernán Bonilla
Hernán Bonilla

El informe Sayagués

La campaña electoral se agita a medida que se aproxima la hora de votar. El Frente Amplio ha variado su estrategia y ahora propone medidas, muchas ajenas a su mentado programa único, desatando un carnaval electoral. Mientras tanto, el Partido Nacional continúa con su línea propositiva contra viento y marea, apostando a mirar más alto, más allá de los golpes.

Lamentablemente, como era de esperar, el Frente Amplio ha salido desembozadamente a utilizar el aparato del Estado en su favor, con una andanada absurda de propaganda oficialista por empresas públicas, ministerios y los más diversos organismos. Una verdadera burla al contribuyente que cada vez recibe peores servicios públicos y todavía tiene que soportar que con su dinero se le rían en la cara.

Por si fuera poco, luego de dos gobiernos, la novedad que presenta el Frente es la presentación de propuestas de dudosa credibilidad. En primer lugar por la razón del artillero ¿Cómo creer en las promesas de un gobierno que ha demostrado una pésima gestión en todos los temas relevantes para el país? ¿Por qué peregrino pensamiento se puede confiar en que ahora sí se logrará lo que no se pudo hacer antes? Es muy difícil para el candidato oficialista convencer a los uruguayos de que podrá hacer ahora lo que no se supo hacer en diez años.

A eso se sumó esta semana un detallado y contundente informe elaborado por el contador y economista Alberto Sayagués que le pone números al carnaval de promesas frentistas. Sayagués cuantifica las distintas propuestas y encuentra resultados sorprendentes: con un déficit fiscal que en este momento se encuentra en 3,3% del PIB como consecuencia del pésimo manejo fiscal de la actual administración ahora proponen aumentar el déficit en unos 4.000 millones de dólares. A esa sideral cifra se llega simplemente sumando los compromisos que se encuentran en el programa o que han sido anunciados luego fuera del mismo.

Allí se incluye, verbigracia, el 6% del PIB para la educación, el 1% del PIB para ciencia y tecnología, el aguinaldo para jubilados y pensionistas, recuperación del sistema ferroviario, inversión en infraestructura, aumento presupuestal para ASSE, creación de un banco de desarrollo, las célebres tablets para jubilados y recortes impositivos. La conclusión es evidente; si actualmente todos los analistas de todos los partidos y consultoras independientes coinciden en que el déficit fiscal debe reducirse porque ya es demasiado alto, sumarle estas propuestas es sumamente irresponsable. La otra posibilidad es que el Frente Amplio no cumpla con sus promesas electorales. Por tanto estamos ante una de dos, o que el país entre en un camino de demagogia populista o que se engañe a los votantes realizando propuestas que se sabe de antemano que no se podrán cumplir. Ambas opciones son deplorables y demuestran ante que nos enfrentaríamos en caso de un tercer gobierno frenteamplista.

Este tipo de información seria como la elaborada por Alberto Sayagués debe tomar un lugar central en una campaña deslucida ante la imposibilidad de que los candidatos a presidente debatan ideas cara a cara frente a la ciudadanía. Hablando claro y con las cifras en la mano cada uno de nosotros estará en mejores condiciones de decidir su voto y de distinguir lo posible de un vano espejismo.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)