Hebert Gatto
Hebert Gatto

Divisiones en la izquierda II

A raíz de nuestra última nota referida a las diferencias dentro del Frente Amplio publicada el viernes próximo pasado en este periódico, donde expresaba que se habían creado dos espacios ideológicos, uno de ellos netamente marxista, recibí algunas críticas que merecen ser consideradas. Básicamente se objeta que los partidos marxistas de la coalición, (socialistas y comunistas) acompañan la candidatura de Vázquez mientras sus adherentes se distri- buyen de modo desigual entre ambos candidatos lo que hace incorrecta la distinción. El tema merece aclararse.

No es novedoso señalar que la coalición Frente Amplio de acuerdo a las transformaciones que últimamente sacuden a la izquierda mundial, sufre un relativamente largo proceso de mutaciones que la ha llevado a sustituir aspectos de su pensamiento anteriormente sustanciales. El hecho que lo haya hecho sin autocrítica y sin explicar adecuadamente la razón de tales tra

A raíz de nuestra última nota referida a las diferencias dentro del Frente Amplio publicada el viernes próximo pasado en este periódico, donde expresaba que se habían creado dos espacios ideológicos, uno de ellos netamente marxista, recibí algunas críticas que merecen ser consideradas. Básicamente se objeta que los partidos marxistas de la coalición, (socialistas y comunistas) acompañan la candidatura de Vázquez mientras sus adherentes se distri- buyen de modo desigual entre ambos candidatos lo que hace incorrecta la distinción. El tema merece aclararse.

No es novedoso señalar que la coalición Frente Amplio de acuerdo a las transformaciones que últimamente sacuden a la izquierda mundial, sufre un relativamente largo proceso de mutaciones que la ha llevado a sustituir aspectos de su pensamiento anteriormente sustanciales. El hecho que lo haya hecho sin autocrítica y sin explicar adecuadamente la razón de tales transformaciones ideológicas no le quitan importancia sino al contrario. Desde el avenimiento del nuevo siglo, una parte importante de esta izquierda clama por la democracia, la libertad y los derechos humanos, en un proceso de recuperación de valores que la acerca al odiado liberalismo, aunque rehúse esa aproximación contra la que se había revelado desde sus comienzos.

Eso no obstante, aún prometiendo la defensa de los "valores burgueses" -aquellos mismos que hasta hace muy poco eran formales, ilusorios y alienantes-, estos sectores (no así otros que ahora aceptan el capitalismo) siguen insistiendo que la única forma de alcanzarlos es a través del socialismo, es decir decretando a la vez la extinción (en las áreas decisivas) de la propiedad privada de los medios de producción. O lo que es lo mismo imponiendo en la sociedad un orden económico predeterminado, mediante la directa colaboración del Estado.

Lo que, a la corta o a la larga, requiere como condición necesaria, inducir al resto de los sectores opuestos, tanto instituciones como personas, a someterse a tal ordenamiento. Tal es la lógica del socialismo, aún en su versión más dulcificada y democrática. Un conjunto de pautas y organizaciones creadas para regir la vida de una comunidad, no una forma de gobernar un estado para la autorregulación y autorrealización de sus ciudadanos. Menos aún la coexistencia de distintos modos de producción, lo que sabemos impracticable dado el efecto monopolizador del capitalismo.

En este sentido, Constanza Moreira agrupa progresivamente a aquellos que dentro del Frente aspiran a la larga a este objetivo y que mantienen, como socialistas, esta base ideológica heredada de Marx. Un grupo identificado por determinados valores, que reúne, por afinidad ideológica, gente afiliada a diferentes sectores dentro de la coalición pero que se siente ajena doctrinariamente a la conducción del Dr. Tabaré Vázquez. Este conjunto no emerge de la nada, ni manifiesta gran originalidad, sigue representando a la vieja izquierda sesentista, con tal lealtad a las antiguas consignas que se permite disimular el colapso soviético y sus secuelas y continuar alentando la utopía socialista, hombre nuevo incluido. Nada nuevo, contribuye y en esta ocasión vota unida.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)