Gustavo Penadés
Gustavo Penadés

La Concertación

El Partido de la Concertación no debe ser considerado como la ocasional unión o alianza de blancos y colorados para derrotar al Frente Amplio en mayo próximo. Es mucho más que eso. Es otra cosa.

El Partido de la Concertación no debe ser considerado como la ocasional unión o alianza de blancos y colorados para derrotar al Frente Amplio en mayo próximo. Es mucho más que eso. Es otra cosa.

Estas líneas están destinadas a explicar nuestro pensamiento al respecto y el de todos aquellos que entendemos la política como acción constructiva, de largo aliento, y al servicio de la felicidad de todos los uruguayos.

Voy a partir del recuerdo del resultado de las elecciones montevideanas de mayo de 2010. El Frente Amplio tuvo un 45,9% de los votos y un 54,1% de los montevideanos rechazaron la propuesta frentista.

El comportamiento del electorado de nuestro Departamento en esta última elección expresó, fundamentalmente, un aumento muy considerable de votos en blanco y anulados y un descenso importante de votos frentistas. En el 2000 el Frente logró un 56,36% y en el 2005 un 58,47%, lo que significa que en el 2010 perdió entre un 10 y medio y un 12 y medio por ciento de votantes.

Esa magnitud fue uno de los motivos por los que algunos montevideanos, de distintos orígenes políticos y con diferentes actividades, pensáramos que es necesario ofrecer a nuestros conciudadanos una alternativa al Frente y también a los demás Partidos, que no resultaban atractivos, a juzgar por los votos en blanco y anulados que traslucían descontento con los frentistas, pero no entusiasmo por ninguna otra oferta.

Así nació el Partido de la Concertación, que es un partido político nacional, con la certeza de participar en las elecciones municipales de 2015 en Montevideo, pero sin descartar su futura participación en otros departamentos.

Incluye ciudadanos blancos y colorados, pero, además, los provenientes de otros agrupamientos y, fundamentalmente, a aquellos sin definición partidaria, unidos por el ánimo de brindar hoy el mejor gobierno posible al departamento de Montevideo. Nace con vocación de ser una instancia superadora del estado actual de cosas, partiendo del presupuesto básico de que lo que está en juego en las instancias nacional y departamental son cosas sustancialmente diferentes. Es muy clara la diferencia entre elegir el Presidente de la República y el Intendente. Las preocupaciones de los ciudadanos en uno y otro caso son, naturalmente, diferentes.

Los candidatos del Partido de la Concertación serán decididos por sus propios órganos de conducción, que actúan con independencia en todos los ámbitos. Al amparo de la Constitución, nominará hasta tres candidatos que unirán los votos que cada uno obtenga en la elección. La suma de ellos será la que se confrontará con la de los demás partidos en pugna y, en especial, con la que consigan los candidatos del Frente Amplio, que anuncia también propondrá a más de un candidato para mayo próximo.

Tendrá un solo Programa con las acciones de gobierno municipal que se pondrá a consideración de la ciudadanía, como alternativa al mal desempeño que han tenido las sucesivas administraciones frentistas, que será elaborado por técnicos que designarán en común los candidatos.

Y, lo más importante, tendrá un espíritu de unión y colaboración entre los propuestos para Intendente de Montevideo, que hace que no importe quién sea el que gane, sino que triunfe el Partido de la Concertación. Con el objetivo de brindar a los montevideanos una alternativa de gobierno eficiente, honrado, austero, que devuelva con los mejores servicios los impuestos que cobra y que haga que Montevideo reluzca.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)