Gonzalo Schwarz
Gonzalo Schwarz

Dependencia

 

 

La XVIII Conferencia Anual de la Corporación Andina de Fomento (CAF) se llevó a cabo días atrás en Washington DC. Inaugurando el evento el día miércoles hablo el ex-Presidente de Méjico Felipe Calderón. Como buen político centro su discurso en señalar los excelentes resultados de su gestión. Sin embargo, se guardó lo mejor para el final y analizando el futuro de América Latina afirmó que el principal obstáculo y desafío para el desarrollo de América Latina es un fuerte Estado de Derecho (o rule of law) y una democracia estable. Menciono que tener estas instituciones solidas son el principal pilar del desarrollo.

En este sentido hay muy buenas noticias para nuestro país. Más allá de que a nuestros gobernantes les guste decir que lo político está por encima de lo jurídico, ya sea en discusiones de que países excluir del Mercosur o en tratar de imponer impuestos al agro, para nuestra buena dicha en la mayoría de los casos este discurso no logra tener un impacto negativo en la práctica por lo solidas de las instituciones jurídicas Uruguayas.

A pesar de muchas fallas que podemos señalar en nuestra política y democracia Uruguay está en los primeros lugares de los principales índices de Democracia (Democracy Index, Economist Intelligence Unit) y Estado de Derecho (Rule of Law Index, World Justice Project).

Además de ser los líderes regionales en América Latina en estos índices estamos entre los primeros 20 lugares en el mundo. Los primeros lugares a nivel mundial los compartimos con países de la talla de Noruega, Suecia, Nueva Zelanda, Canadá y Alemania. Lo que nos sigue faltando para estar a la altura de esas potenciales mundiales es que además de seguir poniendo lo jurídico por encima de lo político también tenemos que poner lo económico por encima de lo político.
Debido a nuestra fuerte institucionalidad tenemos una ventaja comparativa con el que el resto de la región solo podría soñar. Lo que al parecer nos estuvo fallando en los últimos tiempos son las políticas públicas gubernamentales en materia económica. Es difícil salir adelante si a lo largo de su historia el país ha sufrido de inflaciones muy altas (actualmente en tercer lugar en la región), un sector publico muy abultado e ineficiente que ha logrado contraer déficits en una de las épocas de mayor bonanza en el país y por ultimo un gobierno que desincentiva a la iniciativa privada y al desarrollo de la clase media con mayores impuestos y más trabas para emprender negocios con empresas publicas que monopolizan los principales mercados.
Muchos países sueñan con estar en nuestra posición y lo único que nos falta es poner nuestra agenda económica en orden. Lamentablemente, eso no va a pasar con otro gobierno del Frente Amplio.

Al Uruguay le sobra potencial pero tener una de las institucionalidades más fuertes del mundo no sirve de nada si no la aprovechamos para salir del aparente estancamiento económico donde como bien dice el economista Ernesto Talvi estamos generando ingreso pero no la capacidad de generar ingreso.

El Frente Amplio sigue ahogando a las clases bajas y medias con menos oportunidades, mas inflación, generando una cultura de dependencia a través de planes sociales y cerrándonos al comercio internacional al seguir en en el Mercosur que nos hace perder mercados más grandes y menos volátiles.
Es hora que en las próximas elecciones pongamos lo económico por encima de lo político y empecemos a construir el país que merecemos todos los Uruguayos

* Economista uruguayo, encargado del programa de America Latina de la Atlas Network

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te puede interesar
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)