Gerardo Sotelo
Gerardo Sotelo

Uber y la reacción

La reciente introducción en el país de la plataforma Uber, que conecta usuarios y propietarios de vehículos, hizo poner el grito en el cielo a quienes se benefician del actual estado de cosas. Más que eso, la novedad abrió el debate sobre los costos y beneficios de tener un sistema de transporte público caro, malo y enteramente reglamentado.

La reciente introducción en el país de la plataforma Uber, que conecta usuarios y propietarios de vehículos, hizo poner el grito en el cielo a quienes se benefician del actual estado de cosas. Más que eso, la novedad abrió el debate sobre los costos y beneficios de tener un sistema de transporte público caro, malo y enteramente reglamentado.

Como la Intendencia regula la tarifa y la cantidad de matrículas de taxímetros que circulan en Montevideo, cualquiera que desee ofrecer ese servicio a la comunidad tiene que pagar unos cien mil dólares para entrar en el negocio. Con esas cifras, y teniendo en cuenta los bajos salarios que paga la patronal liderada por Oscar Dourado, Uber puede despertar en los sacrificados laburantes del taxi la idea de emanciparse y acometer su propia empresa.

Claro que para eso tendrán que sortear un obstáculo infranqueable: la izquierda que gobierna el país y las intendencias del área metropolitana parece haberse vuelto patronalista.

No es que hayan pasado de defender proletarios y emprendedores a cuidar a cualquier costo el negocio de los burócratas y las corporaciones de los monopolios estatales. Eso no sería ninguna novedad. En rigor, es un problema más profundo: el socialismo se termina cuando se acaba la coerción y Uber funciona sin tarifas ni cámaras empresariales que cotizan en las campañas electorales ni sindicatos que hacen paros y rodean ministerios ni nadie que presione, coaccione ni amenace a nadie.

Por eso la izquierda, como antes la derecha, prefiere lidiar con empresarios oligopólicos pero domesticables que promover el emprendedurismo, la innovación y la libertad de comercio.

En Uruguay, este tipo de pulseadas termina beneficiando al más fuerte, sea trabajador o propietario, en detrimento del derecho preeminente del ciudadano a elegir y contratar libremente. Lejos de ser una paradoja, el favoritismo de la izquierda por la patronal de Dourado y los “ultras” del Suatt, debe ser tomado como un reflejo típicamente socialista.

La Intendencia de Canelones y el Pit-Cnt son sólo la avanzada.

En este como en tantos otros asuntos, muchos frenteamplistas moderados prefieren callar a enfrentarse a la máquina de impedir, que intenta también en este caso bloquear la innovación y el desarrollo.

En lugar de alentar la diversidad de ofertas en el servicio de transporte y la creación de micro y pequeñas empresas, defienden el patrimonio de un grupo de propietarios que se enriquece gracias a las limitaciones artificiales impuestas por las autoridades y los salarios bajos.

Ya sea porque las ideologías son “prisiones de larga duración”, como decía Fernand Braudel, ya porque el inmovilismo ganó al elenco oficialista o porque la sociedad uruguaya tiene adormecido todo espíritu cuestionador, una intendencia manejada por un ingeniero socialista, que prometía modernizar procesos de gestión y otras bienaventuranzas progresistas, puede terminar sepultando una iniciativa que pretende abrir el abanico de servicios a población y generar nuevas fuentes de trabajo.

Si así reaccionan los progresistas ante lo nuevo, es preferible no saber cómo lo harían los conservadores.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te puede interesar
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)