Casilda Echevarría
Casilda Echevarría

Conservadurismo laboral

El mundo evoluciona, la forma de trabajo se adecua a las nuevas exigencias, el gobierno, contra todas las fuerzas conservadoras de sus propias filas, intenta abrir nuevos mercados para los productos nacionales, mientras las organizaciones sociales siguen atrapadas en un pasado que ya fue, repitiendo eslóganes sin contenido que solo impiden y frenan el desarrollo de los propios trabajadores.

Evolucionar y adaptar el sistema jurídico a los tiempos que corren y a los que vendrán es exactamente lo contrario de "regresar" y "perder" derechos. Sin embargo, con caras serias y adustas, dirigentes irresponsables les mienten a los trabajadores, los llevan a perder jornales en paros innecesarios que dejan a miles de personas varadas lejos de sus hogares, sin siquiera saber por qué.

Cómo se podrá competir en los mercados internacionales si no adecuamos el clima de negocios interno. Muchos son los aspectos que en este momento están trabando la inversión en el país. Entre ellas la rigidez laboral es una de importancia crucial.

El Director de la OIT, Sr. Guy Ryder, mostró inquietud en cuanto a si el derecho del trabajo está realmente ajustado para lograr los fines que fueron establecidos por los gobiernos al fundar la institución, dio varios ejemplos entre los cuales mencionó el interés de los jóvenes de trabajar con mayor libertad sin estar encorsetados en normas obligatorias que les impiden tomar decisiones en cuanto a la disposición de su tiempo y mencionó la necesidad de respetar a los trabajadores que deseen trabajar en un momento de conflicto.

Evolucionar significa dejar progresivamente lo antiguo y adaptarse a lo moderno, que nada tiene que ver con abdicar de conquistas justas, sino prever una regulación para los trabajos modernos. Es necesario tener en cuenta el trabajo a distancia, la flexibilización horaria, la negociación por empresa e incluso individual o por grupos de trabajadores de una empresa, protegiendo la libertad de los propios trabajadores y de los empresarios pequeños. Reglamentar y democratizar la actividad sindical y tantos otros aspectos que nada tienen que ver con involucionar o perder derechos del personal. Mucho se ha avanzado en la protección de los obreros en las industrias y en la construcción, nadie propone volver atrás en esos avances, entonces ¿alguien puede explicar a qué se refieren los que hablan de disminuir o perder derechos? No, en realidad nadie lo explica porque son expresiones sin contenido, que en poco tiempo generarán más y más desempleo. De hecho crece el PBI y no se genera más empleo pues el reparto se hace entre quienes ya están en el mercado de trabajo.

Pensar en un país hacia el futuro implica reorganizar la normativa laboral de modo que el ingreso sea la consecuencia del trabajo y que este sea destinado a actividades productivas y competitivas en el mercado externo. Prome- ter un mundo de fantasía en el cual lloverá del Estado o del cielo lo suficiente para dar bienestar a todos los habitantes de la República, sin que haya una contrapartida de trabajo, es seguir deslizándonos en el tobogán de la mediocridad, hacia un final que nada bueno traerá a las nuevas generaciones.

Se precisa de propuestas innovadoras, ajustadas al presente y el futuro y dejar atrás el conservadurismo arraigado en quienes nada quieren cambiar porque gozan de los beneficios que a otros no se les conceden.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)