Carlos Alberto Montaner
Carlos Alberto Montaner

Trump y los tuits de la ira

Ana Navarro, analista de CNN, afirma que el presidente Donald J. Trump debe dejar de comportarse como una “niña mala”. Se refería a los últimos tuits del presidente contra Joe Scarborough y Mika Brzezinski, ambos presentadores de Morning Joe, un popular programa matutino de MSNBC.

Ana Navarro, analista de CNN, afirma que el presidente Donald J. Trump debe dejar de comportarse como una “niña mala”. Se refería a los últimos tuits del presidente contra Joe Scarborough y Mika Brzezinski, ambos presentadores de Morning Joe, un popular programa matutino de MSNBC.

Trump llamó a Joe “psicópata” con bajos ratings de teleaudiencia (lo que es notoriamente falso). A Mika, “loca”, portadora de un pobre coeficiente de inteligencia (algo que también es falso), a quien le sangraba la cara tras una reciente cirugía plástica.

No se trata de Trump contra la prensa de izquierda. Ana Navarro es una analista con firmes convicciones democráticas y republicanas, abogada, criada en Miami, exembajadora de Nicaragua (su país de origen) en la Comisión de Derechos Humanos de Ginebra, a donde fue a defender paladinamente a los disidentes y perseguidos cubanos y de otras latitudes. Posteriormente, fue contratada por CNN para contar con su punto de vista, siempre moderadamente conservadora, ocurrente y divertida, frente a otras visiones demócratas situadas más a la izquierda.

Scarborough y Brze-zinski, pareja en la pantalla y tras ella, están también más cerca del universo republicano, aunque Mika sea demócrata. Joe, antes de ser presentador, fue un abogado elegido cuatro veces al congreso estadounidense por el Partido Republicano, al que continúa adscrito. Mika es la hija del recientemente desapare-cido estratega Zbigniew Brzezinski, profesor de Columbia University y zar de la diplomacia norteamericana durante el mandato de Jimmy Carter. Ambos tienen probados antecedentes a la hora de emitir sus opiniones, que pueden gustar o no, pero son serias y fundadas.

En el teatro español del Renacimiento se le llamaba “decoro” a la congruencia entre el cargo que se ocupaba y el lenguaje o las ropas que se utilizaban en el escenario. La lista de líderes republicanos preocupados por la falta de decoro del presidente Trump es impresionante: Paul Ryan, presidente del Congreso, los senadores Lindsey Graham, Ben Sasse y John McCain, la congresista Iliana Ros-Lehtinen, y paro de anotar nombres para no convertir este artículo en un aburrido listín telefónico. Y además porque la lista crece muy rápidamente.

El argumento de Ana Navarro y de numerosas figuras republicanas es que el comportamiento de Trump no es propio del inquilino de la Casa Blanca. Como no lo fue durante la campaña el reiterado latiguillo de endilgarles sobrenombres a los adversarios o burlarse de un periodista crítico que padecía un síndrome neurológico que le producía movimientos espásticos. Eso no se hace. Es cosa de patanes, no de verdaderos estadistas, aunque sirva para conquistar los votos de cierto tipo de elector carente de empatía.

En los años cincuenta del siglo pasado existía la leyenda de que los partidos políticos estadounidenses podían enfrentarse severamente, pero cuando se trataba de la Seguridad Nacional actuaban de consuno. No era verdad. Nunca ha sido cierto. Los partidos políticos norteamericanos son como los del resto del mundo, llevan sus conflictos a todos los ángulos y las coincidencias no abundan con la frecuencia que a veces se espera.

No obstante, hay una diferencia fundamental a favor de la experiencia norteamericana. Los legisladores de la bancada oficialista en los Estados Unidos, ya sea en el Congreso o en el Senado, no están obligados a obedecer al Presidente a la hora de las votaciones. La idea de la democracia representativa en el país, es que los políticos representan a quienes los eligen y no a los partidos en que militan. Por eso, por ejemplo, el muy republicano presidente Trump, pese a contar con mayoría absoluta en ambas cámaras, no tiene los votos que necesita para sustituir el plan de salud conocido como Obamacare.

Sospecho que el conflicto entre Trump y el partido que lo postuló irá en aumento. Fue lo que quiso decirme un congresista republicano cuando me afirmó, confidencialmente: “ardo en deseos de llegar al año 2020 para ponerle fin a esta pesadilla”. Esperaba que Trump fuera presidente por un solo período.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)