Antonio Mercader
Antonio Mercader

Vergonzosa unanimidad

Los frenteamplistas deberían estar avergonzados por la última declaración sobre la situación de Venezuela emitida por su máxima autoridad, el Plenario Nacional. Una declaración en donde la coalición gobernante -por unanimidad- omite mencionar a Nicolás Maduro y la represión en Venezuela que ya cosechó 60 muertos, sin incluir siquiera un atisbo de condena a los responsables de las desgracias que afligen a ese país.

Los frenteamplistas deberían estar avergonzados por la última declaración sobre la situación de Venezuela emitida por su máxima autoridad, el Plenario Nacional. Una declaración en donde la coalición gobernante -por unanimidad- omite mencionar a Nicolás Maduro y la represión en Venezuela que ya cosechó 60 muertos, sin incluir siquiera un atisbo de condena a los responsables de las desgracias que afligen a ese país.

La unanimidad indica que entre los ciento y tantos miembros del Plenario no hubo uno solo que se atreviera a sostener con firmeza que Venezuela es cada vez más una dictadura militar. Como es sabido, allí se violan a diario los derechos humanos mientras Maduro, su cara más visible, aceita la máquina de la dictadura con planes como la convocatoria a una Asamblea Constituyente amañada para perpetuarlo en el poder.

La unanimidad lograda para suscribir esa declaración de complicidad con el chavismo abarca a todos los sectores del Frente incluidos los que se proclamaban democráticos.

Que los integrantes del PVP mujiquista y del Partido Comunista apoyen esa causa no sorprende pues ambos grupos parecen tener propios y poderosos motivos para cerrar filas con el régimen de Maduro. Pero qué decir del grupo de Astori y Michelini, directivo este último de una Internacional Socialista que hace rato se pronunció contra el desenfreno de Maduro. O de los socialistas que se emocionan al entonar el himno contra las tiranías. O de los independientes cuya causa política es la defensa de los derechos humanos.

De Javier Miranda para abajo todos los miembros del Plenario Nacional callaron y suscribieron una declaración vergonzosa que respalda lo actuado por el gobierno uruguayo aunque elude citar a la cancillería. Repasando los cuatro puntos de tal declaración la única critica es la dirigida al ex frenteamplista y ex miembro del MPP, Luis Almagro, el secretario general de la OEA que no hace otra cosa que cumplir con los deberes de su cargo. Lo demás es un llamado a la no intervención en los asuntos venezolanos y -detalle cínico- a entablar el diálogo.

Un diálogo que Maduro y sus corifeos rehúyen en tanto siguen gaseando y baleando a los manifestantes que protestan en las calles contra el hambre, la carestía, la inseguridad y la falta de libertades, plagas que azotan al pueblo venezolano. Así, el Frente Amplio opta por cerrar los ojos ante esa realidad para acompañar las excusas del gobierno de Caracas que culpa de sus males a “la derecha” y “al imperialismo yankee”, omitiendo recordar que Estados Unidos es el principal comprador de su petróleo.

Lo peor del caso es que esa unánime postura pro-Maduro inspira la timorata política de la Cancillería uruguaya, inhabilitada para acompañar cualquier decisión internacional destinada a frenar las atrocidades del chavismo.

Por otra parte, esta declaración del Plenario Nacional es como una burla explícita al pensamiento de Líber Seregni, líder histórico del Frente Amplio, quien consideraba a Hugo Chávez un mero militar golpista y descreía por completo de su proyectado “socialismo del siglo XXI”. Un proyecto que en manos del ramplón Maduro termina siendo lo que muchos presentían desde el principio: fascismo puro y simple.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te puede interesar
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)