Antonio Mercader
Antonio Mercader

Uruguay debe salir de Telesur

Hace 11 años Hugo Chávez creó Telesur, un canal internacional de TV destinado a publicitar a los países “bolivarianos” y sus amigos. Uruguay es uno de su fundadores y dueños, al menos en los papeles. Argentina también lo era, pero se desvinculó del canal por decisión del gobierno de Mauricio Macri. Un vocero argentino alegó que su país no tenía injerencia en la orientación de Telesur por lo cual no tenía caso seguir de socio.

Uruguay, en cambio, confirmó que se queda en ese medio aunque tampoco participa en su conducción ni tiene obligación alguna. Simplemente figura como copropietario junto a Venezuela, Cuba, Bolivia, Ecuador y Nicaragua, países todos ellos del llamado eje “castrista-chavista” que promociona Telesur. Como estar allí es gratis, nos quedamos, dicen desde nuestro ministerio de Educación y Cultura.

Este argumento es pobre pues prestamos nuestro nombre a un medio de comunicación que proyecta las imágenes de la “Venezuela feliz” y la “Cuba modelo”, intercalan

Hace 11 años Hugo Chávez creó Telesur, un canal internacional de TV destinado a publicitar a los países “bolivarianos” y sus amigos. Uruguay es uno de su fundadores y dueños, al menos en los papeles. Argentina también lo era, pero se desvinculó del canal por decisión del gobierno de Mauricio Macri. Un vocero argentino alegó que su país no tenía injerencia en la orientación de Telesur por lo cual no tenía caso seguir de socio.

Uruguay, en cambio, confirmó que se queda en ese medio aunque tampoco participa en su conducción ni tiene obligación alguna. Simplemente figura como copropietario junto a Venezuela, Cuba, Bolivia, Ecuador y Nicaragua, países todos ellos del llamado eje “castrista-chavista” que promociona Telesur. Como estar allí es gratis, nos quedamos, dicen desde nuestro ministerio de Educación y Cultura.

Este argumento es pobre pues prestamos nuestro nombre a un medio de comunicación que proyecta las imágenes de la “Venezuela feliz” y la “Cuba modelo”, intercalando en sus tandas algún elogio para Evo Morales, Rafael Correa o Daniel Ortega. A Uruguay se lo menciona poco y nada, entre otras cosas porque no suministra material a la sede central radicada en Caracas. Así las cosas ¿por qué seguimos en Telesur?

La pregunta es válida porque estar allí nos desprestigia y además nos compromete. Al decir de Ernesto Santana “Telesur divulga la pobreza y la violencia en Estados Unidos, pero no en Rusia o China; los desesperados emigran en masa desde Centroamérica o África, no desde Cuba; las protestas populares son legítimas en Grecia o Perú, pero en los países bolivarianos son siempre intentos de golpes de estado de derecha y... bueno, Corea del Norte no hace más que defenderse de las amenazas norteamericanas”.

Que la información de Telesur iba a ser tan sesgada era previsible en marzo de 2005 cuando el propio Hugo Chávez firmó en Montevideo con el flamante presidente Tabaré Vázquez el acuerdo correspondiente. Digamos que lo tomó por sorpresa a él y a su ministro de Educación y Cultura, Jorge Brovetto, quien anunció que Uruguay invertiría 250.000 dólares para hacerse con el 10% de la acciones del nuevo canal. Y ardió Troya.

Desde la oposición y la prensa no frentista se rechazó un acuerdo que solo podía servir para hacerle el caldo gordo a los Castro y a Chávez. La idea de poner dinero en ese proyecto recibió múltiples críticas, incluso las del gremio de funcionarios del canal 5 Sodre, irritados por sus escasos recursos. ¿Cómo podían invertirse esos dólares en un canal oficial dependiente del eje La Habana-Caracas y a la vez descuidar al canal de televisión nacional?

Al gobierno de Vázquez le costó tanto hilvanar respuestas para tales interrogantes y reclutar apoyos para esa errada empresa que recién en 2009 el Parlamento ratificó aquel acuerdo apresuradamente firmado con Chávez. Desde entonces, Uruguay aparece como corresponsable de la perversa orientación de Telesur y de su prédica a favor de ese sistema político nunca definido que es “el socialismo del siglo XXI”.

Once años después es hora de que Tabaré Vázquez enmiende aquel error inicial y ordene salir de Telesur, ese engendro mediático en el cual nunca debimos estar.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)