Antonio Mercader
Antonio Mercader

El irritante Dr. Vázquez

Pocas cosas hay más irritantes que una entrevista de prensa a Tabaré Vázquez publicada esta semana bajo un título escrito en gruesos caracteres que recogía palabras textuales del candidato del Frente Amplio: “Ahora es el momento de comenzar a exigir una educación de calidad”.

Pocas cosas hay más irritantes que una entrevista de prensa a Tabaré Vázquez publicada esta semana bajo un título escrito en gruesos caracteres que recogía palabras textuales del candidato del Frente Amplio: “Ahora es el momento de comenzar a exigir una educación de calidad”.

¿Ahora? ¿Recién ahora? Dan ganas de ponerse a gritar esas y otras preguntas. ¿Y qué hicieron en los diez últimos años? ¿Qué hizo Vázquez cuando fue presidente?

¿Adónde quedó la solemne triple promesa de José Mujica de privilegiar la educación antes que cualquier otra cosa?

Si era necesaria una confesión del fracaso de la izquierda en la enseñanza ahí está la frase pronunciada por su propio candidato que la dice tan fresco, como si la educación de calidad no hubiera sido necesaria hace diez o cinco años. Como si todos esperáramos a que volviera él con su varita mágica (y sus “tablet”) a sacarnos del pantano.
Es el momento de comenzar a exigir, dijo Vázquez. ¿En qué país vive?

Desde hace mucho aquí todos exigimos una mejor educación para nuestros hijos. No de ahora, sino de hace mucho hay un coro estruendoso de quejas y reclamos de cambio, hay cifras de deserción y repetición que asustan, hay unas pruebas PISA que muestran que en la última década involucionamos y hay archivos abarrotados de propuestas para mejorar un sistema educativo que marcha mal.

Anuncia Vázquez que mañana lunes hablará de esto en una conferencia en el auditorio de Antel. Habrá que parar la oreja para saber cómo justificará esta década perdida. Según él, en su conferencia sobre el tema se apoyará en los estudios de Michael Fullan, un reconocido experto canadiense en educación que trabajó para el plan Ceibal y, pequeño gran detalle, para la organización de las pruebas PISA que la izquierda suele denostar.

Sería bueno que Vázquez aprovechara esta tarde de domingo para leer un poco más a Fullan. Si lo hace verá que el ex decano de la Facultad de Educación de Ontario insiste en resaltar la importancia del “liderazgo directivo” en la enseñanza. Un liderazgo que en Uruguay no existe y que se debilitó aun más, si cabe, debido a las políticas del propio Vázquez.
En su presidencia (2005-2010), el hoy nuevamente candidato propició una mala ley de educación que consolidó la influencia sindical en la dirección de la enseñanza. A la prepotencia de los gremios docentes que pueden parar de hecho cuando quieren —por ejemplo cerrar todos los liceos del país porque la madre de un alumno abofeteó a una directora— Vázquez le agregó una norma de derecho que consolidó el poder corporativo.

Una ley que acrecentó la exagerada autonomía de los entes de enseñanza de nuestro país. Uno de los pocos países en el mundo en donde el ministerio de Educación no interviene ni siquiera en la discusión del presupuesto educativo. Un país con un sistema en donde Primaria, Secundaria, la ex UTU y la educación superior no sólo son totalmente autónomas respecto al gobierno sino que lo son entre sí dada la falta de coordinación existente. Nada más lejos del “liderazgo educativo” recomendado por Fullan.

Así pues, mañana será interesante escuchar lo que Vázquez tenga que decirnos sobre la educación de calidad prometida por él hace una década y por Mujica hace un lustro. Y ojalá se desdiga de ese título periodístico tan irritante. Si no lo hace su conferencia será otra ingrata exhibición de cinismo.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)