Andrés Oppenheimer
Andrés Oppenheimer

Macri arrancó muy bien

Tras pasar una semana en Argentina, llegué a la conclusión de que hay seis razones por las cuales el presidente Mauricio Macri -quien asumió el cargo hace un mes después de 12 años de gobiernos populistas- ha tenido un muy buen comienzo.

Tras pasar una semana en Argentina, llegué a la conclusión de que hay seis razones por las cuales el presidente Mauricio Macri -quien asumió el cargo hace un mes después de 12 años de gobiernos populistas- ha tenido un muy buen comienzo.

En primer lugar, Macri liberó los controles gubernamentales a la venta de dólares, que habían contribuido a paralizar la economía argentina en los últimos cuatro años. Contrariamente a lo que muchos vaticinaban, la medida no provocó una compra masiva de dólares ni un caos económico. Por el contrario, la moneda estadounidense se cotizaba en cerca de 14 pesos esta semana, por debajo de su precio antes de que Macri asumiera el cargo.

En segundo lugar, Macri redujo y en algunos casos eliminó los impuestos que su predecesora Cristina Fernández de Kirchner había impuesto a las exportaciones agrícolas. En los últimos años, estos impuestos habían llevado a los mayores productores-exportadores agrícolas de la Argentina a trasladar sus operaciones a Uruguay, Paraguay y otros países vecinos. Ahora, muchos de ellos están regresando a la Argentina.

En tercer lugar, Macri ha reestructurado el desacreditado instituto de estadísticas del país, Indec, que fue utilizado por el gobierno kirchnerista para mentir sistemáticamente sobre la tasa de inflación y los niveles de pobreza del país.

El Indec se había convertido en un hazmerreír internacional. Incluso el Fondo Monetario Internacional había tomado la inusual decisión de negarse a aceptar las estadísticas oficiales del gobierno kirchnerista, que colocaban la inflación en un 9 por ciento cuando los economistas independientes la estimaban en más de un 25 por ciento.

Las engañosas estadísticas del Indec habían ahuyentado por igual a las inversiones nacionales y extranjeras. Al igual que mucha otra gente de negocios, el dueño de un hotel me dijo que había dejado de invertir en su empresa en los últimos años porque no creía en las cifras alegres del gobierno, y por lo tanto no podía estimar sus futuros costos y sus ganancias. Ahora, con proyecciones económicas más realistas, está planeando modernizar la infraestructura y el mobiliario de su hotel.

En cuarto lugar, Macri ha anunciado sus planes de reinsertar a la Argentina en la economía global, buscando un acuerdo de libre comercio con la Unión Europea y relaciones comerciales más estrechas con la Alianza del Pacífico, el grupo de economías abiertas formado por México, Colombia, Perú y Chile .

Macri ha concurrido también al Foro Económico Mundial en Davos, Suiza, que se está desarrollando. Sería la primera vez en 12 años que un presidente argentino habla en el megaencuentro anual de inversores internacionales.

Aunque Macri aún debe resolver la disputa de su país con los acreedores de “fondos buitres” estadounidenses antes de que pueda esperar una ola de inversiones extranjeras, el nuevo presidente tiene una cosa a su favor: en este momento hay un notorio vacío de estrellas económicas en el mundo emergente.

Las economías de China, Rusia y Brasil se han caído, y México y la India amagan pero no terminan de arrancar. Macri podría convertir a la Argentina en la gran atracción del mundo emergente.

En quinto lugar, contrariamente a lo que muchos temían, la expresidenta Fernández de Kirchner no resultó ser una opositora tan poderosa como algunos pensaban y creían. Su partido peronista está fracturado, y muchos gobernadores estatales peronistas, que dependen del gobierno central, no quieren antagonizar al nuevo presidente.

En sexto lugar, Macri ha dado un giro importante en política exterior, tomando distancia de Irán y Venezuela, y abogando por la defensa de los derechos humanos y la democracia a nivel mundial. Bajo el gobierno anterior, Argentina apoyaba casi automáticamente a dictadores y violadores de los derechos humanos en todo el mundo.

En momentos en que Brasil está debilitado por una aguda crisis económica y política, el cambio en la política exterior argentina está empezando a empujar a Chile, Uruguay, Paraguay, Perú y otros países hacia posturas más cercanas a las de las democracias del mundo industrializado. Sin mucha alharaca, el presidente Macri se ha convertido en una figura clave en los temas regionales.

Mi opinión: Macri todavía enfrenta grandes retos, tales como la reducción del monumental gasto público incurrido por su predecesora, que dio empleos ficticios a cientos de miles de personas que cobran sueldos gubernamentales sin trabajar. Pero en líneas generales, y a pesar de uno que otro tropezón, Mauricio Macri ha tenido un muy buen comienzo.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)