Andrés Oppenheimer
Andrés Oppenheimer

¿Cuánto crecerá la región?

Lo más interesante de las nuevas proyecciones económicas del Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional no fue que pronosticaran un crecimiento más lento de América Latina en 2014 -- eso ya lo sabíamos de antemano -- sino que previeran una recuperación en 2015 y 2016.

Lo más interesante de las nuevas proyecciones económicas del Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional no fue que pronosticaran un crecimiento más lento de América Latina en 2014 -- eso ya lo sabíamos de antemano -- sino que previeran una recuperación en 2015 y 2016.

Según el informe del FMI presentado en su reunión de primavera el 8 de abril en Washington, la economía de Latinoamérica crecerá 2.5 por ciento este año, y 3 por ciento el año próximo. Es menos que lo que la región crecía en la década pasada, pero sugiere que sus economías empezarán a recuperarse muy pronto.

El Banco Mundial, en su “pronóstico consensuado”, basado en unas 30 proyecciones procedentes mayormente de bancos del sector privado, dijo que la economía latinoamericana crecerá este año un 2.3 por ciento, y un 3 por ciento en 2015. En enero, el Banco Mundial había previsto un futuro “esperanzador” para la región, calculando un índice de crecimiento del 3.7 por ciento en 2016.

Entre las economías más grandes de la región, la de mejor desempeño será la de México, que crecerá un 3 por ciento este año y un 3.5 por ciento el año próximo, según el FMI. “Las actuales reformas económicas de México, especialmente en los sectores de energía y telecomunicaciones, hacen prever un mayor crecimiento potencial en el mediano plazo”, dijo el FMI en su informe.

Otros países que tendrán un saludable índice de crecimiento son Perú, que según el FMI crecerá un 5.5 por ciento este año y un 5.8 por ciento el año próximo, Bolivia (5.1 por ciento este año y 5 por ciento el año próximo), Paraguay (4.8 por ciento este año y 4.5 por ciento el año próximo), Colombia (4.5 por ciento ambos años) y Chile (3.6% este año y 4.1% el año próximo).

Entre los países que crecerán muy poco está Brasil, que crecerá apenas un 1.8 por ciento este año y 2.7 por ciento el año próximo, según el FMI. La economía de Brasil seguirá padeciendo “falta de competitividad y escasa confianza empresarial”, según el FMI. Finalmente, los países de peor desempeño serán Venezuela y Argentina. La economía venezolana caerá un 0.5 por ciento este año, y disminuirá otro 1 por ciento el año próximo, dice el FMI.

En una entrevista, el director del departamento Hemisferio Occidental del FMI, Alejandro Werner, me dijo que calcula que el índice de inflación de Venezuela, que alcanzó un récord mundial de 56% el año pasado, aumentará al 75% en 2014.

Werner indicó que a menos que Venezuela adopte un programa de ajuste económico, la inflación puede convertirse en hiperinflación en los años próximos. “Típicamente, cuando los países alcanzan índices de inflación del 50 o el 55 por ciento, o bien adoptan programas de ajuste económico para ponerle freno, o la inflación sigue aumentando progresivamente”, me dijo.

Se proyecta que la economía argentina permanecerá virtualmente estancada, con un crecimiento del 0.5% este año, y probablemente crezca un 1 por ciento el año próximo, según el FMI.

En general, tanto el FMI como el BM prevén una recuperación en 2015, principalmente debido a las expectativas de que la economía mundial mejorará, y a que la actual depreciación de las monedas latinoamericanas ayudarán a estimular las exportaciones de la región. Además, las reformas económicas de México y Brasil posiblemente empiecen a atraer masivas inversiones el año próximo, según dicen los economistas.

Mi opinión: soy un poco escéptico sobre el optimismo del FMI y el Banco Mundial para 2015, porque --pese a que ambos tienen a algunos de los mejores economistas del mundo--, las instituciones financieras internacionales suelen trabajar muy de cerca con los funcionarios de los países que estudian, y muchas veces se contagian de su confianza en que se darán los escenarios que prevén.

El año pasado, para esta misma época, tanto el FMI como el Banco Mundial, así como la Comisión Económica para Latinoamérica y el Caribe de las Naciones Unidas (CEPAL), pronosticaron que Latinoamérica crecería un 3.5 por ciento en 2013. Ahora, esas mismas instituciones reconocen que la región creció tan sólo 2.5 por ciento el año pasado.
A menos que Brasil, la mayor economía de la región, tome drásticas medidas para alentar las inversiones y hacerse más competitivo en la economía mundial, y que Venezuela y Argentina hagan un giro radical del derroche populista con que arruinaron sus economías en la última década, me temo que la región crecerá un poco menos de lo proyectado.

Espero estar equivocado, pero en base a las predicciones del año pasado, mi recomendación es que tomemos muy en serio las previsiones de crecimiento del FMI, el Banco Mundial y la CEPAL, y acto seguido le restemos un punto porcentual a cada uno de sus pronósticos.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)