ATAQUE EN SIRIA

Yihadistas golpean bastiones del régimen

El grupo yihadista Estado Islámico (EI) lanzó ayer una serie de sangrientos atentados contra dos bastiones del régimen sirio en la costa del país, causando 148 muertos en uno de los peores ataques desde el inicio del conflicto en 2011.

Estos atentados, reivindicados por el EI y dirigidos contra Tartus y Jableh, son inéditos en estas ciudades, que hasta ahora habían permanecido relativamente al margen de la guerra en el país. También son los más sangrientos desde hace 30 años en estos bastiones alauitas, la rama chiita minoritaria a la que pertenece el presidente, Bashar Al Asad.

Los ataques llegan en un momento en que el EI se ve sometido a una creciente presión militar tanto en Siria como en Irak, donde las fuerzas gubernamentales lanzaron ayer una ofensiva para expulsar a los yihadistas de la ciudad de Faluya.

El EI reivindicó también ayer mismo un doble atentado en Yemen, que causó 41 muertos entre jóvenes reclutas en la ciudad de Adén.

Estos atentados "reflejan otra vez la fragilidad de la situación en Siria y la necesidad de tomar medidas enérgicas para reactivar el proceso de paz", reaccionó tras los ataques el portavoz del gobierno de Rusia, Dimitri Peskov, cuyo país lleva a cabo desde hace ocho meses bombardeos contra los adversarios del régimen de Asad.

En el plano diplomático, el ministro de Relaciones Exteriores ruso, Serguei Lavrov y su homólogo estadounidense John Kerry conversaron por teléfono ayer sobre la propuesta de Moscú de realizar bombardeos conjuntos contra "grupos terroristas" en Siria.

Lavrov insistió en que Washington debe disociar "los grupos de oposición siria que apoyan a los terroristas de Al Nosra, aquellos a los que el alto el fuego no se aplica", según el ministerio de Exteriores ruso. 

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)