VEA EL VIDEO

Yihadistas controlan media Siria y siguen avanzando

El grupo terrorista sunita Estado Islámico (EI) ya controla amplias porciones de territorio en Siria e Irak y extiende sus acciones a Yemen y Arabia Saudita, donde ayer realizó sendos atentados contra mezquitas (ver aparte), así como a Libia.

Los yihadistas arrebataron ayer al régimen de Siria el último puesto fronterizo con Irak, y consolidaron su control sobre una extensa zona transfronteriza con la conquista de Palmira, cuyos tesoros arqueológicos están amenazados.

Así, el EI domina ya más de la mitad del territorio sirio, lo que equivale a 95.000 kilómetros cuadrados, gracias a su avance por el este de Homs, anunció ayer el Observatorio Sirio de Derechos Humanos.

El control de esa zona permite al EI conectar con el centro del país sus dominios en la provincia siria de Deir al Zur y en la iraquí de Al Anbar.

También controla prácticamente todos los campos petroleros y de gas de Siria, que le aseguran importantes ingresos.

Casi un año después de la sorpresiva captura de Mosul, la segunda ciudad más grande de Irak, las banderas negras del EI se han izado esta semana en Ramadi, la capital de la provincial iraquí de Anbar, al oeste de Bagdad.

Ya nadie habla de recaptu-rar Mosul de manos de EI. La atención se centra ahora en la caída de Ramadi, de la antigua ciudad siria de Palmira y de Sirte en Libia, la ciudad natal del asesinado exdictador Muammar Gaddafi.

Para muchos, la pérdida estratégica real detrás de la captura en una semana de dos ciudades sunitas en Irak y Siria es la desaparición de una alternativa sunita a los yihadistas del EI.

Califato.

Si bien muchos líderes mundiales consideraron que EI era jactancioso cuando el año pasado declaraba su califato transfronterizo en el este de Siria y el oeste de Irak, por su cohesión y propósito es ahora visto por algunos, en particular la minoría sunita iraquí, como un estado más fuerte que el propio gobierno local contra el que lucha.

"Dicho de manera simple, el EI es o está a punto de convertirse en lo que dice ser: un estado", escribió el experto australiano David Kilcullen, quien ha sido testigo cercano del surgimiento del grupo extremista.

"El EI combate como un estado (…) Tiene más de 25.000 combatientes, incluidos exprofesionales de línea dura del partido Baath y veteranos de al Qaeda. Tiene una organización jerárquica y una estructura de cuadros, con exoficiales del Ejército de Saddam Hussein", añadió Kilcullen en la publicación australiana Quarterly Essay.

Estrategia.

Para analizar una estrategia que evidentemente necesita una revisión, el 2 de junio se reunirán en París los ministros de Exteriores de los 20 países que integran la coalición encabezada por Estados Unidos, además del premier iraquí, Haidar al Abadi.

"El gobierno italiano está preocupado no solo por lo que sucede en Siria sino también por la tal vez más amenazante situación en Irak", destacó su canciller, Paolo Gentiloni.

En tanto, el presidente de Francia, François Hollande, pide "actuar" contra el "peligro", incluido el que los milicianos del EI destruyan las ruinas de Palmira.

Justamente dos franceses perpetraron sendos atentados suicidas contra cuarteles de milicias sunitas y chiitas cerca de la ciudad de Haditha, en el oeste de Irak, afirmó ayer el centro de vigilancia de webs islamistas SITE, citando al EI.

El EI, que no precisó cuándo tuvieron lugar los atentados, afirmó en varios foros yihadistas que decenas de sus enemigos murieron o resultaron heridos en los dos ataques realizados por Abu Mariam al Firansi y Abu Abdul Aziz al Firansi. "Al Firansi" significa "el francés" en árabe.

Palmira.

Después de que el EI destruyera varios tesoros arqueológicos en Irak, la comunidad internacional teme que suceda lo mismo con Palmira, una ciudad de más de 2.000 años, famosa por sus columnas romanas, sus templos y sus torres funerarias.

Desde su inicio el 13 de mayo, la batalla de Palmira ha dejado casi 500 muertos y ha obligado a una parte de los habitantes a huir, mientras que decenas de civiles han sido decapitados o fusilados por el EI, según el Observatorio Sirio.

Karim Hendili, responsable de la Unesco para el mundo árabe, dijo a ANSA que no le consta que haya actividad de los yihadistas en el sitio arqueológico, aunque la alarma persiste.

Para Hendili, la situación en Palmira parece haber vuelto a la calma tras el retiro del ejército sirio. "La prioridad de los guerrilleros era el control de la ciudad, ahora que lo asumieron no resulta que haya ejercicios de movimiento en el sitio. Pero estamos preocupados respecto de lo que podría suceder", afirmó.

En cuanto a los daños mencionados el jueves por la directora general de la Unesco, Irina Bokova, Hendili precisó que se trata de "daños colaterales debidos a los combates entre gubernamentales y fundamentalistas" algunos de los cuales habrían afectado partes del sitio.

El EI reaccionó ayer a los gritos de alarma de la suerte del sitio arqueológico acusando a Occidente de preocuparse "por las piedras" y no de los "cuerpos lacerados de los niños" en los bombardeos del régimen.

El eslogan está acompaña-do por una composición fotográfica en la cual se adjuntan a imágenes de Palmira las fotos de cuerpos de niños sin vida y en el suelo, en un charco de sangre.

En tanto, se supo que está vivo el periodista británico John Cantlie, luego de varios meses, rehén de los yihadistas usado como megáfono para su propaganda que, desde la revista del EI, Dabiq, predice un futuro ataque de dimensiones catastróficas en Estados Unidos, con el uso de una bomba nuclear "importada" de Pakistán o de "algunas toneladas de explosivos".

En Libia.

Un ataque de la aviación libia fiel al gobierno de Tobruk, reconocido a nivel internacional, causó la muerte de seis yihadistas del EI en las cercanías de Ajdabiya, este de Libia, reportaron fuentes militares. Esa versión, sin embargo, fue desmentida por un portavoz del centro de comando del grupo integrista Fajr Libia en Trípoli.

Más de 700 tunecinas reclutadas para luchar.

Más de 700 mujeres tunecinas han sido reclutadas por el Estado Islámico y combaten en Siria e Irak bajo su bandera, reveló ayer la presidenta del Centro Internacional tunecino de Estudios Estratégicos, Badra Galul.

Galul subrayó que 105 tunecinas más están actualmente en prisión en su país por delitos vinculados al yihadismo, y que las fuerzas de seguridad han impedido que otras 1.200 pudieran abandonar el territorio para sumarse a las filas del califa Abu Bakr al Baghdadi.

Ataque suicida a mezquita deja 21 muertos en Arabia.

Veintiuna personas murieron ayer y 90 resultaron heridas cuando un atacante suicida se inmoló en una mezquita chiita llena de fieles en el este de Arabia Saudita durante las oraciones del viernes.

El grupo radical Estado Islámico (EI) se adjudicó la responsabilidad del ataque, uno de los más letales en los últimos años en Arabia Saudita, donde las tensiones sectarias se intensificaron luego de casi dos meses de operaciones militares lideradas por los sauditas contra rebeldes houthis en el vecino Yemen.

Más de 150 personas estaban rezando cuando se produjo una enorme explosión en la mezquita del imán Alí en el pueblo de Al-Qadeeh, dijeron testigos.

Un video publicado en internet mostraba un recinto lleno de humo y polvo, con personas ensangrentadas tendidas en el piso quejándose de dolor y rodeadas de fragmentos de concreto y vidrios.

Se trata del primer ataque contra una mezquita chiita en Arabia Saudita desde que en noviembre hombres armados abrieron fuego durante una celebración religiosa, también en el este del país, donde vive la mayor parte de esta minoría en una nación predominantemente sunita.

El EI dijo en un comunicado que uno de sus miembros, identificado como Abu Ammar al-Najdi, llevó a cabo el ataque usando un cinturón dotado de explosivos con el que mató o dejó heridas a unas 250 personas, indicó la organización SITE, que vigila a las organizaciones islamistas, vía Twitter.

Una foto difundida en redes sociales mostraba un cuerpo de un joven mutilado, supuestamente del atacante suicida.

Mientras tanto, al menos 13 fieles, entre ellos tres menores de edad, resultaron heridos por la explosión de una bomba en una mezquita frecuentada por la población chiita en Saná (Yemen), un atentado que fue reivindicado por el EI. REUTERS, EFE

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)