ALI ABDULLAH SALEH

Yemen: expresidente muere en un tiroteo

Fue una venganza de sus antiguos aliados hutíes.

El fallecido mandatario en 2005 saludando al presidente George W. Bush. Foto: AFP
El fallecido mandatario en 2005 saludando al presidente George W. Bush. Foto: AFP

El expresidente yemení Ali Abdullah Saleh murió en un tiroteo ayer lunes, tras cambiar de bando en la guerra civil abandonando a sus aliados hutíes —respaldados por Irán— y pasarse a la coalición liderada por Arabia Saudita. Fuentes de la milicia hutí dijeron que sus combatientes detuvieron el vehículo blindado de Saleh con un proyectil RPG a las afueras de la capital Saná y después le dispararon.

Imágenes no verificadas de su cuerpo ensangrentado siendo transportado en una manta circularon por las redes sociales pocos días después de romper su alianza con los hutíes, tras casi tres años en los que combatieron juntos a la coalición liderada por Arabia Saudita que intervino en Yemen para intentar reinstaurar al gobierno internacionalmente reconocido.

Saleh, de 75 años, había dicho en un discurso el sábado que estaba listo para una "nueva página" en las relaciones con la coalición y llamó "milicia golpista" a los hutíes.

La guerra entre los exaliados azotó durante días a la densamente poblada Saná, después de que los combatientes hutíes se hicieron con el control de la mayor parte de la capital e hicieron estallar la casa de Saleh, mientras los aviones de la coalición bombardeaban sus posiciones.

Se especulaba que el fin de su alianza podría hacer cambiar la suerte del conflicto tras dos años de desgaste a lo largo de unas líneas de frente bastante estáticas, que dieron ventajas a la coalición liderada por Arabia Saudita.

El estancamiento en Yemen contribuyó a generar una catástrofe humanitaria, ya que un bloqueo encabezado por Riad y luchas internas empujaron a millones de personas al borde de la hambruna y aceleraron la propagación de epidemias mortales.

Saleh fue un socio muy cercano de Estados Unidos en la lucha contra Al Qaeda en la Península Arábiga, considerada como la rama más peligrosa de la red yihadista.

Un informe de expertos entregado en febrero de 2015 al Consejo de Seguridad de la ONU indicó que Saleh había acumulado gracias a la corrupción una fortuna de entre 32.000 y 60.000 millones de dólares, en un país que es uno de los más pobres del mundo árabe. La ONU le impuso sanciones como la congelación de sus activos y la prohibición de viajar.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)