VISITA A PUNTA DEL ESTE

Viaje de Trump hijo costó US$ 100 mil

El viaje a Uruguay en enero de Eric Trump, hijo del entonces presidente electo de Estados Unidos, Donald Trump, le costó alrededor de US$ 100.000 a los contribuyentes estadounidenses por el alojamiento de miembros del Servicio Secreto de ese país y de funcionarios de la Embajada estadounidense, reveló "The Washington Post".

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Eric Trump en Punta del Este. Foto: Ricardo Figueredo.

El diario cuenta que Trump se reunió con operadores inmobiliarios, cenó en un restaurante cercano a la playa y habló con cientos de personas en una fiesta nocturna en la Trump Tower de Punta del Este.

El viaje a Uruguay muestra como el gobierno está inevitablemente entrelazado con las empresas de Trump como resultado de la negativa del presidente a desprenderse de sus propiedades, sostiene el diario. "En este caso, las agencias del gobierno se ven forzadas a pagar para apoyar negocios que al final ayudan a enriquecer al propio presidente. Aunque los Trump se han comprometido a separar los negocios del gobierno, sin embargo dependerán de la protección que se da con financiamiento público a la familia presidencial, cuando viajan alrededor del globo promoviendo su marca", denunció el diario.

Eric Trump no quiso responder una lista de preguntas sobre el viaje que le hizo llegar el diario estadounidense.

La factura para el Servicio Secreto por las habitaciones de hotel llegó a US $88.320. La embajada estadounidense en Montevideo pagó US$ 9.510 adicionales para sus funcionarios que "apoyaban" a los agentes secretos, de acuerdo con documentación a la que accedió The Washington Post.

"Este es un ejemplo de la dilución de las líneas entre el interés personal en los negocios de la familia y el gobierno", dijo Kathleen Clark, una experta en ética del gobierno y profesora de Derecho en la Washington University, de Saint Louis.

"The Washington Post" denuncia que pese al uso de dinero público, las dependencias involucradas no dieron detalles vinculados al viaje como la duración de la estadía, el nombre del hotel utilizado, ni la cantidad de habitaciones reservadas. Un portavoz del Servicio Secreto no quiso hacer comentarios, alegando razones de seguridad. El dinero para las habitaciones del hotel fue pagado por el Departamento de Estado que no quiso hacer comentarios. Para Clark, no debió pagarse el alojamiento a los funcionarios del Departamento de Estado.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)