VIDEO

Vía libre para el Brexit y vientos de independencia

Escocia ambienta nuevo referéndum y quedarse en la UE.

Los diputados británicos rechazaron ayer las dos enmiendas introducidas por los lores al proyecto de ley del Brexit. De esta forma, la Cámara de los Comunes le dio vía libre, de hecho, a la primer ministra Theresa May para invocar el artículo 50 del Tratado de Lisboa y arrancar oficialmente las negociaciones de salida de Gran Bretaña de la Unión Europea. El proyecto de ley volvió anoche mismo a la Cámara de los Lores para su ratificación, dejándolo listo para el trámite formal de la sanción real.

Los lores habían introducido dos enmiendas: una, que pedía un compromiso unilateral de garantizar los derechos de los ciudadanos de otros países de la UE residentes en Reino Unido; y otra, para que el Parlamento tuviera un "voto significativo" al final del proceso de dos años para concretar la salida de la UE. Rechazadas ambas enmiendas, Theresa May podría comunicar su voluntad de iniciar las negociaciones, en virtud del artículo 50 del Tratado de Lisboa, hoy martes. Pero la prensa británica decía ayer que la primera ministra no actuará tan rápido sino que esperará probablemente hasta final de mes.

Su compromiso, reiterado en los últimos meses, es el de iniciar las negociaciones antes del final de marzo. Si se confirma que May no procede hoy martes, como se esperaba que hiciera en una comparecencia ante el Parlamento que tiene prevista, es probable que espere a que pasen las elecciones holandesas de mañana miércoles y los actos de celebración del 60º aniversario del Tratado de Roma, e invoque el artículo 50 en los últimos días del mes.

El Reino Unido negociará la ruptura con la UE con su integridad territorial en entredicho, después de que el gobierno escocés anunciara que buscará otro referéndum de independencia. La jefa del gobierno regional escocés, la nacionalista Nicola Sturgeon, anunció que solicitará permiso al parlamento regional para convocar un nuevo referéndum de independencia del Reino Unido.

"La semana que viene buscaré la autorización del parlamento para llegar a un acuerdo con el gobierno británico" para este referéndum, con la idea de celebrarlo entre el otoño de 2018 y la primavera de 2019, dijo Sturgeon, descontenta porque, afirmó, Londres no está teniendo en cuenta las necesidades de Escocia en el Brexit.

May tiene que dar su acuerdo al referéndum y, en su primera reacción, no dijo que lo frenaría, pero recordó a los nacionalistas escoceses que "la política no es un juego".

La demanda de un referéndum "es profundamente lamentable y coloca a Escocia en un camino de mayor incertidumbre y división", añadió May. "Las evidencias muestran que la mayoría del pueblo escocés no quiere un segundo referéndum de independencia".

"En vez de hacer politiqueo con el futuro de nuestro país, el gobierno escocés debería concentrarse en gobernar bien y ofrecer buenos servicios públicos", concluyó.

Para Sturgeon, sin embargo, no hay opción. "No es solo nuestra relación con Europa la que está en juego, lo que está en juego es qué clase de país seremos", dijo. Además, advirtió a Londres que no puede frenar el referéndum: "El mandato del gobierno escocés para ofrecer este paso está fuera de toda duda".

En el primer referéndum, en setiembre de 2014, los escoceses rechazaron la independencia (55%-45%). Dos años después, votaron abrumadoramente (62%) a favor de seguir en la UE, pero a nivel nacional se impuso la salida.

En un discurso a principios de marzo en el congreso de los conservadores escoceses, May acusó a los independentistas escoceses de tomarse la política como "un juego", y aseguró que la unidad del país "es una prioridad personal".

"El SNP (el partido nacionalista escocés) hace política como si fuera un juego. Pero la política no es un juego, y la gestión de las competencias transferidas a Escocia es muy importante para ser dejado de lado", dijo May.

"Fortalecer y mantener los lazos que nos unen es una prioridad personal para mí", aseguró.

May no dijo directamente que no tolerará un segundo plebiscito sobre la independencia, pero dijo que está decidida a "fortalecer" la unión del país. "La palabra unionismo es muy importante para mí", aseguró. "Estoy decidida a garantizar que cuando salgamos de la UE lo hagamos como un solo Reino Unido". "La unión que estoy decidida a fortalecer y mantener es una que funcione para toda la gente de Inglaterra, Escocia, Gales e Irlanda del Norte", insistió. (En base a El País de Madrid y AFP)

Proponen consulta por la unión de Irlanda

El partido nacionalista Sinn Féin abogó ayer por la celebración "cuanto antes" de un referéndum sobre la reunificación de Irlanda para hacer frente al impacto de la futura salida del Reino Unido de la Unión Europea (UE).

La líder del Sinn Féin en Irlanda del Norte, Michelle ONeill, aseguró que el gobierno de Londres "se niega a escuchar" a la mayoría de la ciudadanía de la provincia británica, que votó en contra del Brexit en la consulta del pasado junio. "El Brexit va a ser un desastre para la economía y para la gente de Irlanda", recalcó ONeill.

Escocia deberá ponerse "en la cola" para la UE

El ministro español de Asuntos Exteriores, Alfonso Dastis, advirtió a Escocia que si de mutuo acuerdo con el Reino Unido acaba siendo independiente, debería "ponerse a la cola" y solicitar el ingreso en la Unión Europea (UE). Dastis expuso esta postura ante la propuesta del gobierno escocés de celebrar un segundo referéndum de independencia en 2018 o 2109 ante la imposibilidad de llegar a un acuerdo con la primera ministra británica, Theresa May, sobre los términos de la salida del Reino Unido de la UE, conocida como Brexit.

En una rueda de prensa en Lima junto a su homólogo peruano, Ricardo Luna, Dastis dejó claro que no es posible que Escocia permanezca en la UE si se lleva a cabo el Brexit. "Si de mutuo acuerdo y con arreglo al régimen constitucional aplicable en el Reino Unido, Escocia acabase siendo independiente, nuestra tesis es que no puede quedarse en la UE porque no es miembro si no es como parte del Reino Unido", remarcó el jefe de la diplomacia española. En ese caso, Escocia "tendría que ponerse a la cola, cumplir los requisitos para el ingreso y celebrar las negociaciones" como pasos previos para una eventual incorporación.

Dastis afirmó que España apoya la integridad del Reino Unido. (EFE)

La primer ministra May acusó al gobierno de Escocia de politiquería. Foto: EFE
La primer ministra May acusó al gobierno de Escocia de politiquería. Foto: EFE
Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)