VIDEO

Ventaja del oficialista Moreno en tenso balotaje en Ecuador

El escrutinio daba anoche un 51,07% al candidato del presidente Correa.

El postulante oficialista en Ecuador, Lenín Moreno, llevaba anoche una pequeña ventaja en un peleado balotaje, pero el candidato de la oposición, Guillermo Lasso, pedirá un recuento voto por voto, caldeando el clima del polarizado país andino.

Anoche sobre la hora 22.40, el Consejo Nacional Electoral (CNE) divulgó que Moreno lograba un 51,07% de los votos válidos, frente al 48,93% de Lasso, con el 94,18% de las actas escrutadas.

“De aquí en adelante a trabajar por el país. ¡Todos! Todos vamos a trabajar por nuestro querido Ecuador”, había dicho Moreno (Alianza País) más temprano al proclamarse vencedor tras conocer los primeros resultados oficiales del CNE. Moreno le habló a miles de seguidores que se habían concentrado para festejar.

Moreno se proclamó ganador con los primeros resultados a boca de urna. Foto: AFP
Moreno se proclamó ganador con los primeros resultados a boca de urna. Foto: AFP

Pero Lasso (Movimiento CREO) dijo que exigirá un recuento de votos, abriendo camino para protestas en las calles del dividido país, donde muchos agradecen la estabilidad y los planes sociales del saliente presidente Rafael Correa, pero otros critican su autoritarismo y los escándalos de corrupción que salpican a su administración.

“Hay un manoseado de más de 800.000 votos. Por lo tanto exigiremos el conteo de los votos acta por acta, urna por urna, voto por voto”, dijo Lasso a un canal de televisión. “Esto huele absolutamente raro”, sostuvo el candidato opositor.

Anoche Participación Ciudadana, una organización privada que hace un seguimiento de las elecciones, proclamó un “empate técnico” con una diferencia de 0,6%, y dijo que no estaba en condiciones de proclamar a un ganador.

Por su parte, un cómputo rápido sobre las elecciones dio como ganador a Moreno, con un 51,15% de los votos, informó el experto matemático de la Universidad Politécnica Nacional Luis Horna.

Ante esta incertidumbre, los festejos de ambos bandos se dieron bajo fuertes medidas de seguridad y algunos incidentes.

Tensión.

La definición de la elección fue de infarto. Pocos minutos después del cierre de la votación, dos encuestas a boca de urna contribuyeron a crear aún más expectativas al dar ganador cada una a un candidato distinto. Esto llevó a que tanto el oficialista Moreno como el opositor Lasso se proclamaran vencedores del balotaje, y sus partidarios se lanzaran a festejar.

La empresa Perfiles de Opinión, a la que ciertos sectores vinculan con el gobierno, le había adjudicado a Moreno el 52,2% de los votos. En la vereda de enfrente la encuestadora Cedatos, a la que el gobierno tilda de opositora, le dio a Lasso el 53,02%. En el medio, el CNE mantenía su sede en Quito acordonada para evitar desmanes luego de las fuertes protestas opositoras de la reñida primera vuelta de febrero.

“Los datos están claros, son los datos que tenemos nosotros (de Perfiles de Opinión), completamente confiables. Tenemos una ventaja muy, muy considerable”, exclamó Moreno.

Lasso, expresidente del Banco de Guayaquil, ofreció a su vez un discurso de unos 15 minutos en el puerto de Guayaquil, su ciudad natal, en el suroeste de Ecuador. “Hemos ganado, ha ganado la democracia, han ganado todos ustedes”, exclamó el candidato opositor.

El presidente saliente Correa también agregó su granito de arena. “Lamentablemente, dos encuestas ‘exit poll’ dan resultados absolutamente contradictorios. Alguien miente. Hay que esperar los resultados oficiales del CNE. Mientras tanto, a guardar la calma, la unidad y la paz”, escribió el presidente saliente Correa en twitter. Más tarde Correa usó un tono más triunfal: “Resultados oficiales CNE: más de dos puntos de diferencia...¡Lenín presidente!!! El fraude moral de la derecha, no quedará en la impunidad”.

Estas elecciones marcaron el fin del gobierno de Correa, el presidente que gracias al boom petrolero llevó adelante su “Socialismo del siglo XXI” en un país con fama de ingobernable; y eran esperadas como un nuevo test para la izquierda latinoamericana, tras el giro que hicieron recientemente países como Argentina, Brasil y Perú.

También estaba en juego el futuro de Julian Assange, asilado desde junio de 2012 en la embajada de Ecuador en Londres.

En la primera vuelta del 19 de febrero, en que también se celebraron elecciones legislativas, el oficialismo aseguró la mayoría absoluta con 74 blancas en un total de 137, cuando actualmente ostenta dos tercios.

Antes de las elecciones, los analistas ecuatorianos adelantaban que el nuevo gobierno iba a recibir un país golpeado por la prolongada caída del crudo, endeudado, con creciente desempleo y carísimo para el consumidor.

Además están pendientes de resolución casos de corrupción en la petrolera estatal Petroecuador -que implicó a un exministro de Correa- y el de los supuestos sobornos millonarios de la firma brasileña Odebrecht a funcionarios ecuatorianos.

Elecciones en “absoluta normalidad”, dijo la OEA.

El jefe de misión de observación electoral de la Organización de Estados Americanos (OEA) en las elecciones ecuatorianas, Leonel Fernández, informó que los 77 observadores desplegados en 19 de las 24 provincias del país andino reportaron “absoluta normalidad” durante la jornada. “El informe que tenemos de todos ellos es que todo ha transcurrido en paz, de manera normal, que no se han presentado quejas, que no se han presentado denuncias que puedan significar alteración del proceso electoral”, comentó el expresidente dominicano durante un recorrido por mesas electorales en Quito.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te puede interesar
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)