El mundo en 2016: dificultades en América

Venezuela vive en clima de división y alta tensión política

Nicolás Maduro está ante la nueva realidad del Parlamento con mayoría opositora.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
La presidenta de la Suprema Corte en reunión con los nuevos miembros. Foto: Reuters

Si por retórica fuera, la cohabitación política en paz en la Venezuela de 2016 se antoja como imposible o al menos muy amenazada.

Las últimas horas de 2015 confirmaron tal imagen con advertencias tales como "aquí el que se rinda un pepazo (disparo) en la cabeza y por detrás ¡pum!" y "Sr. @NicolasMaduro, ¿quiere crisis? Piénselo bien. No tiene ni la fuerza del pueblo ni la comunidad internacional ni los reales (dinero)" para ello.

Lo primero tuvo como protagonista a un músico identificado como Alberto, a quien el presidente venezolano, Nicolás Maduro, debió recordarle que estaba "en vivo" en el programa televisivo presidencial de fin de año por lo que, entre risas algo nerviosas, lo castigó con un "no seas loco".

Lo segundo, advertencias en Twitter del diputado opositor Freddy Guevara luego de que el Tribunal Supremo de Justicia ordenó suspender la proclamación de cuatro diputados electos en las legislativas del 6 de diciembre, tres opositores y un chavista.

Los comicios dejaron a la oposición con 112 diputados y con 55 al chavismo, lo que se reduce a 109 y 54 con el fallo judicial.

La oposición no ha ocultado que hará "uso efectivo" de su mayoría de dos tercios, suficiente para remover jueces, ministros y funcionarios de los otros poderes del Estado y ello sin descartar al mismo Maduro.

Antes de que comience el segundo semestre de 2016, se definirá cómo sacar del poder a Maduro sin esperar el fin de su mandato en 2019, según confirmó esta semana el secretario general del histórico partido socialdemócrata Acción Democrática, Henry Ramos Allup.

El asunto forma parte, confirmó Ramos Allup, de "acuerdos suscritos y ratificados" por la alianza opositora Mesa de la Unidad (MUD) que "se mantienen vigentes e incólumes y vamos a honrarlos".

Se trata, precisó, de "procurar dentro del lapso de seis meses subsiguientes a la toma de posesión de la nueva AN (Asamblea Nacional, Parlamento) una solución constitucional, democrática, pacífica y electoral para el cambio del Gobierno".

Ramos Allup aspira a presidir la AN desde el próximo martes, cuando tomen posesión los diputados elegidos en los comicios legislativos del 6 de diciembre.

El dirigente opositor descartó que haya alguien en el seno de la MUD que no apoye adelantar el fin del gobierno de Maduro.

Confirmó así lo dicho por el dirigente opositor Leopoldo López, encarcelado desde hace 23 meses en una prisión militar próxima a Caracas, donde cumple una condena de 14 años de cárcel. "¿Cómo le decimos a los venezolanos (...) que debemos esperar hasta el año 2019 para cambiar este sistema?", se preguntó López, quien reveló que ya hace seis meses se acordó discutir sobre el mecanismo que se debe activar para lograr el cambio político.

"El primer paso que debemos dar es consolidar el compromiso del liderazgo opositor en cuanto a que Maduro debe salir antes de 2019 y que para lograrlo existen mecanismos constitucionales que podrán ser aplicados de acuerdo con las circunstancias", sostuvo.

Las opciones son: referendo revocatorio del mandato presidencial —puede activarse cuando Maduro cumpla en julio la mitad de su gestión—, enmienda constitucional, renuncia voluntaria del gobernante o el establecimiento de una Asamblea Constituyente.

Alejado de ellos, el dos veces candidato presidencial opositor Henrique Capriles ha pedido cautela y ha advertido de que "se requiere mucha madurez política para afrontar lo que nos viene".

Venezuela "pende de un delgado hilo que si se sigue tensando se va a romper", ha alertado Capriles, quien el último día de 2015 pidió que en este 2016 prevalezca "el encuentro, el diálogo" y "no el odio, la confrontación (ni el) revanchismo".

Por su parte, Maduro repitió su postura favorable al diálogo, pero "con el pueblo", y al filo de la medianoche sancionó la Ley de Consejos Presidenciales Populares, ente superior al consejo de ministros.

Sostuvo que reforzará el Parlamento Comunal, surgido como contrapeso a su derrota en las urnas y que tiene previsto reunirse mañana, la víspera de la llegada a la Asamblea Nacional de la primera mayoría parlamentaria opositora desde el inicio de la Revolución Bolivariana, en 1999.

"La epopeya bolivariana que vivirá nuestra patria en 2016" será gracias a la "rebelión constitucional del pueblo" contra lo que representan los ganadores de diciembre, agregó Maduro.

Rusia afirma estatus de potencia en el mundo.

Rusia actualizó su plan estratégico nacional y se prepara para las amenazas del futuro, con la Organización Tratado del Atlántico Norte (OTAN) planteada como una amenaza. "La prioridad nacional de Rusia es confirmar su estatus de potencia global de primer plano", subraya el documento lanzado por el presidente Vladimir Putin.

El Kremlin, por tanto, no quiere estar en la "serie B" de las naciones y al compilar la clasificación de riesgos de los que será mejor cuidarse está la OTAN en primer lugar: su expansión es vista, en efecto, como "una amenaza para la seguridad nacional".

La "doctrina Putin" —como por otra parte aclararon ampliamente diversas intervenciones públicas y no públicas del presidente— no prevé retroceder frente a lo que se define como "un proceso de militarización y carrera armamentista en curso en las regiones vecinas a Rusia". En particular, el aumento de las tropas de la OTAN en el este europeo se ve como "una violación de las normas que regulan el derecho internacional". Se lo ve incluso como una suerte de represalia por la independencia mostrada por Rusia en el tablero internacional, tanto para provocar "la reacción de parte de Estados Unidos y sus aliados, interesados en mantener su dominio".

Pero, si la OTAN es el enemigo público número uno desde el punto de vista militar, en el plano político la amenaza —"una de las principales para la seguridad nacional"— está dada por la "instigación a las revoluciones de color". Para Putin, es una vieja preocupación, que comenzó tras la revolución naranja nacida en Ucrania luego de las elecciones presidenciales del 21 de noviembre de 2004. Rusia ve allí un hilo directo con la creación de un área desestabilizada en el corazón de Europa, que seguirá como fuente de problemas.

Putin califica el nacimiento y refuerzo del Estado Islámico como "el resultado de una política de doble estándar que algunos países realizan en la lucha contra el terrorismo". (FUENTE: ANSA)

Cuba busca apertura económica al mundo.

Cuba tendrá en 2016 nuevas oportunidades para avanzar en la normalización con Estados Unidos, proceso que recibiría un importante impulso si se produce una eventual visita del presidente Barack Obama a la isla, en un momento en el que el país caribeño busca una mayor apertura económica al mundo. Las dos naciones recorren el camino de acercamiento desde diciembre de 2014, pero todavía enfrentan el reto de levantar el embargo, una exigencia de Cuba que también apoya Obama, pero que depende el Congreso estadounidense.

Obama señaló su interés en visitar Cuba, aunque puso como condición tener libertad para reunirse con la disidencia.

La estrategia seguida por los dos países ha sido la de negociar los temas menos complicados. En paralelo, también han comenzado la discusión de los asuntos más espinosos como los derechos humanos o las compensaciones económicas mutuas por los bienes nacionalizados a estadounidenses por la Revolución y los daños derivados del embargo.

Cuba y la Unión Europea avanzan en las negociaciones y concluyeron el capítulo de cooperación económica.

La isla enfrenta el reto de buscar nuevos socios comerciales ante las dificultades que afronta su socio Venezuela, afectado por la caída del precio del petróleo y la crisis política interna. (FUENTE: EFE)

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)