VIDEO

Venezuela, muertes y desazón

Ayer se confirmaron otras 12 víctimas fatales, elevando a 20 las muertes en tres semanas.

Doce personas murieron en disturbios y saqueos en la noche del jueves y la madrugada de ayer viernes en Caracas, con lo que son 20 los fallecidos desde el 1° de abril cuando comenzaron las violentas protestas contra el presidente Nicolás Maduro. La Fiscalía confirmó la muerte de 11 personas con edades que van de 17 a 45 años en El Valle, populosa zona humilde del suroeste de Caracas; mientras que un muerto de bala se reportó en la favela Petare, al este.

Habitantes de El Valle describieron los disturbios como una batalla campal que duró hasta la madrugada, con tiroteos, saqueos y enfrentamientos entre manifestantes y las fuerzas de seguridad.

En un hospital de maternidad, que lleva el nombre del fallecido presidente Hugo Chávez, cerca de medio centenar de niños debió ser evacuado en medio del caos, bajo nubes de humo de barricadas de desechos y gases lacrimógenos.

Camiones antimotines dispersaron con gases pequeñas protestas de personas que bloquearon vías. Uno de esos vehículos fue parcialmente incendiado con cócteles molotov lanzados en medio de la oscuridad. "Malditos", "asesinos", gritaban vecinos desde las ventanas de los edificios a hombres vestidos de civil, que disparaban en la calle. Algunos les lanzaron botellas y piedras por la ventana.

"Esto parecía la guerra de las galaxias": así lo resumió Sonia Rodríguez, de 50 años y encargada de una carnicería.

Una cinta de la división de Homicidios de la Policía separaba a los curiosos de una panadería convertida en una escena del crimen: ocho personas murieron allí.

Liria Henríquez vio todo el caos desde el balcón de su apartamento que da a la calle.

"De repente desaparecieron todos los policías. Terminan de reventar eso, que sin mentirte duraron dos horas y después se tomaron cuatro horas sacando todo de ahí, y ni un policía", narró Henríquez apuntando a un supermercado despedazado.

Anaqueles en el piso, las neveras destrozadas y sin motor, y lo poco que sobró regado en el piso. Hombres y algunos niños revisaban para ver si quedaba algo que rescatar.

Fue el segundo día consecutivo de saqueos, todos enmarcados en las protestas de la oposición contra Maduro.

Isabel Mendoza (54), comerciante a la que no le dejaron ni los bombillos, contó: "No es ni oposición ni chavismo, ahí estaban todos".

El gobierno y la oposición se responsabilizan mutuamente del desborde de la violencia, de las muertes y los heridos.

Jorge Rodríguez, el oficialista alcalde del municipio Libertador, el mayor de Caracas, tildó a dirigentes opositores de "bestias sedientas de sangre", al asegurar que pasaron a "una etapa de terrorismo puro y simple". "Querían quemar vivos a niños y niñas", afirmó en referencia al ataque al hospital materno-infantil. Y el vicepresidente Tareck El Aissami dijo que estaba en marcha "una espiral terrorista" para propiciar un "golpe de Estado", en línea con la teoría conspirativa lanzada por Maduro en estos días.

Pero el líder opositor Henrique Capriles responsabilizó "a la cúpula madurista, con sus esbirros, con sus grupos paramilitares", de ordenar "una represión salvaje".

"La violencia la ha sembrado el gobierno. No puede venir ahora a escurrir su responsabilidad. ¿Cuál es la solución? El voto", declaró por su parte el presidente de la Asamblea Nacional, el opositor Julio Borges.

Los enfrentamientos han ocurrido en el marco de masivas protestas opositoras que exigen elecciones generales.

La alta tensión en Venezuela despertó inquietud internacional. Once naciones latinoamericanas, la Unión Europea y la ONU pidieron al gobierno venezolano garantizar las protestas pacíficas. Estados Unidos y el secretario general de la OEA, Luis Almagro, quien tilda a Maduro de "dictador", han lanzado duras advertencias al gobierno chavista, al que acusan de "represor".

Maduro, cuyo mandato termina en 2019, asegura que la "derecha extremista venezolana" busca derrocarlo con el apoyo de Estados Unidos.

Las elecciones de gobernadores debieron realizarse en 2016, pero fueron suspendidas y aún no tienen fecha, las de alcaldes están pautadas para este año y las presidenciales para diciembre de 2018.

Aunque Maduro dice estar ansioso por medirse en elecciones, ha descartado un adelanto de las presidenciales.

Según encuestas, siete de cada diez venezolanos reprueban al gobierno, asfixiados por una severa escasez de alimentos y medicinas, y una inflación que el FMI estima en 720,5% este año, la más alta del mundo.

Manteniendo la presión, la oposición convocó para hoy sábado a una "marcha del silencio" hacia las sedes de la Conferencia Episcopal y para el lunes a un "trancón nacional", un bloqueo de vías.

Cuba sin nafta "Premium".

Medios cubanos confirmaron ayer viernes una escasez de tres semanas de gasolina "premium" que ha dejado a diplomáticos, turistas y empresarios sin combustible. Cuba depende de Venezuela, su principal aliado político, para cubrir alrededor del 70% de sus necesidades de combustible. "Irregularidades en el suministro de la B 94, un tipo de gasolina que no se refina en Cuba (...) determinaron la sustitución de este combustible en el mercado interno por gasolina regular", dijo el diario Escambray, de Sancti Spíritus, en el centro de Cuba, en la primera referencia oficial sobre el tema en la isla. Un comunicado filtrado a la prensa a fines de marzo dijo que Cuba vendería gasolina "premium" solamente a los vehículos del turismo a partir del 1° de abril, y anunció el reemplazo de las entregas de gasolina de alto octanaje por combustible regular de menor calidad.
REUTERS

Al menos doce comercios fueron destrozados en El Valle, una zona humilde de Caracas. Foto: EFE
Al menos doce comercios fueron destrozados en El Valle, una zona humilde de Caracas. Foto: EFE

“EL PAÍS NO TIENE UN SOLO HUESO SANO. LA GENTE VA ?A SEGUIR PROTESTANDO”.

¿Quién cederá?: La estrategia del "desgaste"

Todo indica que el forcejeo entre el presidente Nicolás Maduro y la oposición seguirá en las calles, apostando por un desgaste de uno de los dos bandos. ¿Quién cederá primero?

Para el sociólogo venezolano Francisco Coello, las protestas continuarán favorecidas por el malestar popular por la aguda escasez de alimentos y medicinas. "El país no tiene un solo hueso sano. La gente va a seguir protestando. El reto de la oposición será hacer entender que no hay un solo método de protesta, porque probablemente las marchas se desgastarán", dijo Coello.

El politólogo Luis Salamanca descarta que las manifestaciones precipiten un cambio de gobierno este año, por lo que cree que la apuesta de los opositores "es desgastar a su oponente" para cuando llegue la "fecha límite": las elecciones presidenciales de diciembre de 2018. "Es una carrera de fondo, que pone en juego la poca normalidad que queda en el país. Si esto se mantiene, viviremos en medio del desasosiego y la desesperación. Está en juego la capacidad de aguante de la oposición y la capacidad del gobierno para reprimir", señaló.

"Si el gobierno no cede, ¿cuánto tiempo puede mantener la represión? Aunque disminuyan las protestas, aún hay un país sin pan, sin medicamentos, con los hospitales colapsados. La protesta volverá", agregó Coello.

Si las manifestaciones se mantienen y aumentan las víctimas, explicó Salamanca, podrían producirse "resquebrajamientos" en el alto mando político y militar del gobierno.

"Muchas veces los militares se cansan de reprimir, eso ha ocurrido en varias partes del mundo. Entre 1946 y 2008, de 205 casos de salidas de gobiernos autoritarios, 68% lo hizo por resquebrajamiento de la estructura del poder: golpe, renuncia, huida", subrayó.

El gobierno "mantiene mucha fortaleza, apoyado en los militares, en las instituciones del Estado que controla, y en grupos paramilitares que atacan civiles", indicó por su parte la politóloga Francine Jácome. AFP

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)