VEA EL VIDEO

Venezuela aumenta cierre de frontera con Colombia

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, amplió ayer el cierre del paso fronterizo en el Táchira a otros cuatro municipios del estado occidental e informó del envío de tres mil soldados más para reforzar la lucha que mantiene el Ejecutivo en esa zona contra el contrabando y los paramilitares.

"Para limpiar de paramilitarismo, de criminalidad, de bachaquerismo (contrabando), de secuestro, de narcotráfico es que he decidido cerrar la frontera número 2 en el estado Táchira en los municipios de Lobatera, Ayacucho, García de Hevia y Panamericano", anunció Maduro. Con esta decisión, toda la frontera con Colombia a lo largo del estado de Táchira permanecerá cerrada, lo que supondrá cerca de 160 kilómetros de límite fronterizo de los casi 2.300 kilómetros totales entre ambas naciones.

En la nueva zona cerrada por Maduro no existen, sin embargo, pasos internacionales importantes, aunque sí puntos de cruce que podían estar siendo utilizados como alternativa en los últimos días.

"He decidido movilizar tres mil hombres para buscar a estos paramilitares hasta debajo de las piedras", afirmó.

Asimismo, explicó que se ha visto "obligado a tomar decisiones impostergables con el cierre de la frontera para defender al pueblo del paramilitarismo y de los contrabandistas".

"He decidido tomar medias estructurales y radicales y no me va a parar nadie, no me va a parar nada... voy con todo, medidas estructurales y radicales para sanar de raíz", recalcó.

El mandatario reiteró que no reabrirá la frontera hasta que Colombia prohíba la venta en su territorio de los productos de contrabando procedentes de Venezuela y hasta que acaben "los ataques" a la moneda venezolana desde la ciudad colombiana de Cúcuta y otras partes del país vecino.

Tras anunciar estas nuevas medidas, Maduro dijo también que hoy mismo emprendería viaje a China y a Vietnam para buscar apoyo en estos "momentos difíciles" y firmar acuerdos económicos y financieros. "He recibido la invitación del presidente de la República Popular China, Xi Jinping, y de la República socialista de Vietnam para visitar en los próximos días, y mañana (hoy) salgo a Vietnam y a China para hacer acuerdos para la seguridad económica y financiera de Venezuela, a buscar apoyo a estos momentos difíciles", anunció Maduro.

Estos anuncios ocurrieron horas después que los gobiernos de ambos países fronterizos llamaran en consulta a sus respectivos embajadores.

Preocupación.

"Romper relaciones y con un vecino es algo que es casi que impensable, es muy difícil", dijo la ministra de Relaciones Exteriores colombiana, María Ángela Holguín, a la radio local."Yo eso no lo contemplo, me parece que con Venezuela además nos unen demasiadas cosas", agregó.

Holguín agregó que este problema, que ayer se agravó con la extensión de la medida venezolana, puede ser solucionado a través de los canales diplomáticos y multilaterales.

La canciller colombiana pidió ayer que la comunidad internacional verifique la situación de miles de colombianos expulsados, antes de la reunión de ministros de exteriores de Unasur solicitada por Bogotá.

"Lo que nosotros queremos es que vayan y miren ya, lo que está pasando", dijo Holguín en entrevista con la emisora colombiana Blu Radio.

Holguín anunció que llamará al canciller uruguayo y presidente pro témpore de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur), Rodolfo Nin Novoa, para que una misión de ese organismo sea testigo del drama humanitario en la frontera con Venezuela, tras el estado de excepción decretado hace una semana en parte de la zona limítrofe por el presidente venezolano Nicolás Maduro.

"Lo que se puede hacer es que vaya una misión de Unasur y mire mientras (tiene lugar la reunión de cancilleres) el 8 de septiembre", dijo al ministra.

La idea es "no esperar 10 días más a (que continúe) esta avalancha de colombianos asustados, porque la gran mayoría lo que dice es que están asustados porque les van a tumbar la casa, porque se les dijo que los van a sacar de equis manera (de Venezuela), entonces Unasur lo que puede hacer es mandar una comisión", añadió. También dijo que "quisiera" que el representante en Colombia del Alto Comisionado de la ONU para los derechos humanos, Todd Howland, "fuera y viera lo que esta pasando".

En tanto la Organización de Estados Americanos (OEA) discutirá el próximo lunes la situación de los colombianos deportados por Venezuela y el pedido de Colombia de elevar el tema a nivel de los cancilleres de la región, anunció ayer el organismo. En una sesión extraordinaria, el Consejo Permanente del ente americano decidirá sobre la propuesta de Bogotá de convocar una consulta de ministros de Relaciones Exteriores para discutir esta coyuntura, que ha creado una nueva crisis diplomática entre los dos países vecinos, indicó la OEA en un comunicado. Según el organismo, la representación colombiana había pedido la reunión de cancilleres para debatir la "situación humanitaria que viven los ciudadanos colombianos" en Venezuela, "generada por la forma como estos ciudadanos colombianos están siendo deportados y obligados a salir" del país vecino.

Mientras tanto, cientos de familias colombianas que residían en territorio venezolano continúan su periplo. Muchos han denunciado haber sido víctima de malos tratos y robo de sus pertenencias por parte de las fuerzas militares chavistas.

Así luce el paso fronterizo entre los dos países. Foto. Reuters
Así luce el paso fronterizo entre los dos países. Foto. Reuters
SABER MÁS

Maduro reunió a sus simpatizantes.


Cientos de chavistas se concentraron ayer en varios puntos de Caracas para marchar en respaldo al presidente Nicolás Maduro en la crisis con Colombia, un día después de que ambos gobiernos llamaran a consultas a sus respectivos embajadores. Desde la mañana, los partidarios del oficialismo, la mayoría vestidos de rojo y a gritos de "Maduro avanza, el pueblo no se cansa", se concentraron en el centro y el oeste de la ciudad con el objetivo de marchar hasta el presidencial Palacio de Miraflores.

Maduro, que adoptó estas medidas días después de un ataque a balazos de desconocidos que dejó a tres militares y un civil venezolanos heridos cuando realizaban una operación contra el contrabando, dijo el jueves que reabrirá la frontera "cuando sean restituidos todos los derechos sociales y económicos de la población venezolana que vive en esta zona". La manifestación fue el marco en el que Maduro hizo los mencionados anuncios que ahondan la crisis. Entre los deportados y los que abandonaron el país se estima que ya partieron más de 3.000 colombianos de los 5 millones que residen en Venezuela.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)