SUECIA

Uzbeko detenido como autor del ataque en Suecia

Hallan artefacto que puede ser explosivo en camión del ataque.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
La zona de Estocolmo donde ocurrió el ataque. Foto: AFP

El presunto autor del atentado con camión que dejó cuatro muertos el viernes en Estocolmo es un uzbeko de 39 años, conocido por los servicios secretos, que se enccuentra en detención preventiva.

Durante una conferencia de prensa, la policía anunció el hallazgo de un artefacto sospechoso en la cabina del camión que embistió la víspera a los peatones de una de las calles peatonales más frecuentada del centro de la capital sueca.

"No podemos decir por ahora (...) si es una bomba o un dispositivo inflamable", declaró el director de la policía sueca, Dan Eliasson.

El presunto conductor del camión "es un hombre de 39 años de Uzbekistán", indicó Eliasson.

Su nombre "apareció en nuestra recopilación de informaciones del pasado", precisó el jefe de los servicios secretos (Säpo), Anders Thornberg, sin indicar por qué hechos estaba en los ficheros policiales.

Aunque los investigadores no mencionaron su motivación, la forma de proceder recuerda a la de los atentados de Niza (sudeste de Francia), Berlín y Londres, reivindicados por el grupo Estado Islámico (EI).

El atentado causó cuatro muertos y 15 heridos, de los cuales diez siguen internados y cuatro están graves. Este es el tercer ataque en Europa en poco más de 15 días después de los de Londres y San Petersburgo y todavía no ha sido reivindicado.

"Nada indica que tengamos al hombre equivocado. Al contrario, nuestras sospechas se han reforzado", estimó Eliasson, el jefe de la policía.

Arrestado el viernes por la tarde en Märsta, una pequeña ciudad al norte de Estocolmo, el hombre es el único sospechoso, aunque la policía investiga sobre posibles cómplices.

"Su página de Facebook revela una simpatía por el EI", comunicó el director de investigación del Centro de Estudios de las Amenazas Asimétricas del Colegio de la Defensa Nacional Sueca (CATS), Magnus Ranstorp.

Las banderas ondeaban este sábado a media asta en el palacio real, sede del gobierno, el parlamento y el ayuntamiento de Estocolmo.

Suecia, país que se jacta de su apertura y su tolerancia, lloraba a las víctimas, las cuales no han sido todas identificadas. Pero la vida retomaba su curso lentamente en la capital sueca, entre la tristeza y el fatalismo.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)