VIDEO

Uruguay se sumó por primera vez a las condenas al chavismo

Firmó una declaración de la Unasur y hoy participa en reunión de cancilleres del Mercosur.

Uruguay, después de haber guardado silencio el jueves, se sumó ayer por primera vez a las condenas al régimen chavista por el quiebre institucional en Venezuela. Lo hizo a través de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur), organismo en el que ejerce la presidencia rotativa y que ayer en Montevideo aprobó una declaración firmada además por Argentina, Brasil, Chile, Colombia y Paraguay. No firmaron Bolivia y Ecuador, los aliados que le van quedando a Nicolás Maduro en América del Sur. "Hacemos un llamado por el pronto restablecimiento del orden democrático en ese país para el bien de todo el pueblo hermano de Venezuela", dijeron los seis países firmantes.

El documento "condena la situación creada a raíz de la sentencia del Tribunal Supremo de Justicia de Venezuela que afecta a la Asamblea Nacional de ese país y a los parlamentarios electos por el voto popular en diciembre del 2015".

"Causa alarma el anuncio de que el Tribunal asumirá las competencias del Poder Legislativo, así como la decisión de limitar las facultades de la Asamblea Nacional y restringir la inmunidad parlamentaria de sus miembros", subrayó el texto.

Los seis países dijeron que las medidas judiciales "atentan contra los principios y valores esenciales de la democracia representativa, y a la separación, independencia y acatamiento de poderes públicos, pilares del Estado de Derecho".

"Los países de la región reiteramos el urgente llamado a que el Gobierno de Venezuela avance efectivamente en la aplicación de medidas concretas acordadas con la oposición con apego a las disposiciones de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, para garantizar la efectiva separación de poderes, el respeto al Estado de Derecho y a los derechos humanos, así como a las instituciones democráticas", agregaron.

Ayer también tomó posición la Mesa Política del Frente Amplio, con una declaración crítica con Maduro aprobada por mayoría. La declaración de la Mesa Política del FA rechaza la decisión del TSJ por entender que "no aporta al proceso y desestabiliza el orden institucional" en Venezuela.

Es la primera vez que la izquierda uruguaya, a través del gobierno y del Frente Amplio, suscribe declaraciones cuestionando abiertamente al régimen chavista. Además, Uruguay es firmante de una declaración en la OEA para una reunión del Consejo Permanente para analizar la crisis venezolana.

El presidente Nicolás Maduro negó ayer viernes que en Venezuela haya una "ruptura del orden constitucional", pero anoche convocó a una reunión de urgencia de los poderes del Estado para analizar las fisuras que el fallo del TSJ abrió en el chavismo.

Mercosur.

El tema seguirá hoy sábado en Buenos Aires con una reunión de los cancilleres del Mercosur. "Ante la grave situación institucional en la República Bolivariana de Venezuela", los integrantes del Mercosur "han resuelto convocar una urgente reunión de Cancilleres", hoy sábado, "para analizar posibles vías de solución", dice el comunicado divulgado por Argentina.

La reunión fue convocada por la canciller Susana Malcorra, ya que Argentina preside actualmente el bloque, y contará con la presencia de sus pares Aloysio Nunes de Brasil, Eladio Loizaga de Paraguay y Rodolfo Nin Novoa de Uruguay. "Los países fundadores del Mercosur reiteran su inalterable apoyo a los principios fundamentales del Estado de Derecho y a la preservación de la democracia en la región latinoamericana", agregó el comunicado.

Los cancilleres de Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay suspendieron a Venezuela como Estado miembro del Mercosur el pasado 1° de diciembre, por incumplir sus compromisos comerciales y políticos con el bloque.

El quiebre institucional en Venezuela fue condenado esta semana por el secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, Estados Unidos, Brasil, México, Colombia, Perú, Chile y la Unión Europea. En América del Sur, la mayoría de los gobiernos adoptaron medidas. Además de condenar el desplazamiento de la Asamblea Nacional, Perú retiró en forma definitiva a su embajador en Caracas; y Colombia, Chile, Argentina, Paraguay y Brasil los llamaron en consulta.

Uruguay no movió a su embajador. Tampoco lo hicieron los gobiernos de Bolivia y Ecuador, que no han condenado el quiebre institucional en Venezuela.

En medio de la avalancha de críticas internacionales al gobierno venezolano, el presidente argentino Mauricio Macri llamó el jueves "a recomponer el orden democrático" en Venezuela, e insistió en la necesidad de que se cumpla con un calendario electoral. Macri recibió a Lilian Tintori, esposa del encarcelado líder opositor venezolano Leopoldo López, a quien "manifestó su preocupación por la disolución de la Asamblea. AFP, EFE, REUTERS, EL PAÍS

Agresión de la Policía a periodista colombiana.

Colombia rechazó ayer viernes la agresión en Caracas de militares contra una periodista de un medio colombiano que cubría una manifestación estudiantil en la sede del Tribunal Supremo de Justicia.

"El Ministerio de Relaciones Exteriores, en nombre del Gobierno de Colombia, rechaza la agresión contra la periodista Ely Angélica González, corresponsal de Caracol Radio en Caracas", indicó la Cancillería colombiana. "Me cayeron a patadas diez personas, eran diez personas alrededor de mí, gritándome, jalándome el cabello, una me cargaba por la pierna, el otro por el brazo, me batían de un lado a otro", relató.

VENEZUELA EN EL MERCOSUR.

Un socio regional molesto.

El pronunciamiento de ayer de la Unasur se agrega a otros que venían advirtiendo del deterioro de la democracia en Venezuela. De hecho, ese país está suspendido del Mercosur desde diciembre de 2016, luego de un semestre de vacío en la presidencia del bloque que el régimen chavista reclamaba para sí. El principal promotor de la sanción a Venezuela fue el presidente argentino Mauricio Macri. Quedó planteado en la cumbre de Asunción de diciembre de 2015, en la que Uruguay asumió la presidencia del bloque. Luego fue Paraguay que presionó para sancionar al régimen chavista, y en junio de 2016 se abrió el debate de qué hacer con la presidencia del Mercosur, que Uruguay debería pasar a Venezuela en el segundo semestre del año. El canciller Rodolfo Nin Novoa dijo que "lo jurídico" es entregar la presidencia a Venezuela. Su frase tenían un claro mensaje para la interna del gobierno uruguayo y del Frente Amplio: hacía referencia a la posición del expresidente José Mujica que puso lo "político por encima de lo jurídico" para habilitar el ingreso de Venezuela al Mercosur y sancionar a Paraguay por la destitución de Fernando Lugo. Venezuela nunca llegó a asumir la presidencia del Mercosur, que quedó a cargo de una especie de "colegiado" de los cuatro socios fundadores: Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay. El presidente Nicolás Maduro se despachó contra lo que definió la "triple alianza" (Argentina, Brasil y Paraguay), excluyendo a Uruguay de su verborragia porque el gobierno de Tabaré Vázquez estaba afín a entregarle la presidencia del bloque. En diciembre de 2016, los cuatro socios fundadores deciden la suspensión de Venezuela del Mercosur. No lo hicieron por las violaciones a los derechos humanos o la persecución de opositores, sino porque no cumplió con una serie de requisitos formales del Tratado de Asunción que dio nacimiento al Mercosur.

ALMAGRO RECIBIÓ AYER AL OPOSITOR CAPRILES EN LA SEDE DE LA OEA.

OEA: nueva reunión por la Carta Democrática.

La Organización de Estados Americanos (OEA) se encamina a realizar una reunión urgente sobre la crisis en Venezuela, a pedido del secretario general, Luis Almagro. Se concretaría entre lunes o martes.

Esta será la tercera reunión en una semana sobre Venezuela, y la primera tras la lluvia de críticas en el continente por la decisión del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) de Venezuela de asumir las funciones de la Asamblea Nacional, de mayoría opositora, y retirar la inmunidad a los parlamentarios.

Almagro basó su pedido en el artículo 20 de la Carta Democrática Interamericana, que otorga al secretario general la competencia de convocar reuniones inmediatas del Consejo para "realizar una apreciación colectiva y adoptar las decisiones que estime conveniente".

La reunión tendrá lugar en momentos en que Bolivia y Haití, dos aliados de Venezuela, asumen la presidencia y vicepresidencia, respectivamente, del Consejo Permanente de la OEA. Al planteo de Almagro se sumó el de veinte países que también solicitaron la convocatoria, a más tardar el lunes, del Consejo Permanente. La solicitud está respaldada por las misiones en la OEA de Argentina, Bahamas, Barbados, Belice, Brasil, Canadá, Chile, Colombia, Costa Rica, Guatemala, Guyana, Honduras, Jamaica, México, Panamá, Paraguay, Perú, Santa Lucía, Estados Unidos y Uruguay. AFP

Estudiantes universitarios se enfrentan a policías en Caracas. Foto: EFE
Estudiantes universitarios se enfrentan a policías en Caracas. Foto: EFE
Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te puede interesar
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)