VIDEO

Urbanización salvaje, la gran aliada del huracán Harvey

En Houston las construcciones afectaron capacidad de absorción de agua.

La urbanización salvaje de Houston y sus alrededores agravó las devastadoras inundaciones provocadas por el huracán Harvey, según expertos de planificación urbana, que advierten del aumento de estos fenómenos debido al calentamiento climático.

La explosión en estos últimos años de construcciones residenciales y locales comerciales, instalados incluso en zonas inundables, redujo netamente la capacidad de los suelos de absorber el agua de lluvia, explican los expertos.

La población del gran Houston aumentó 42% entre 1995 y 2015, hasta llegar a los actuales 4,4 millones de personas, y para hacer frente a este rápido crecimiento demográfico, se urbanizaron unas 10.000 hectáreas de zonas cenagosas y de praderas salvajes, según un estudio de la universidad A&M de Texas.

La mayor pérdida de los espacios de absorción de agua de lluvia se produjo en el condado de Harris, que engloba Houston, la cuarta ciudad de Estados Unidos, donde cerca del 30% de esos espacios húmedos ha desaparecido.

El conjunto de la aglomeración portuaria de Houston y de sus alrededores, situado a una media de 13 metros por encima del nivel del mar, ha perdido la capacidad de absorber los 15.000 millones de litros de agua de una tempestad tropical, según este estudio.

Harvey arrojó 56 billones de litros de agua, algo nunca visto.

Además, el sistema de drenaje de esta aglomeración de Texas en plena expansión, que consiste en una red de depósitos, canales, pantanos y rutas, no fue concebido para hacer frente a tempestades tropicales de esta amplitud.

"Hay numerosas industrias en Houston que generan muchos puestos de trabajo y que atraen a mucha gente, pero sin un límite a la construcción en la zona... un planteamiento del desarrollo que no es sostenible", explicó a la AFP Joel Scata, un experto de la ONG Natural Resources Defense Council.

Desde 2010, por lo menos 7.000 edificios residenciales se han construido en el condado de Harris en terrenos identificados como inundables por las autoridades federales.

Los representantes de la municipalidad de Houston y del condado de Harris se resisten desde hace años a adoptar normas de construcción más estrictas.

Los residentes, por su parte, han votado en tres ocasiones contra la adopción de un código de urbanismo.

Sin embargo Houston resulta afectada regularmente por tempestades tropicales e inundaciones, como las de mayo de 2015 y abril de 2016, que provocaron respectivamente ocho y 17 muertos.

Algunos proyectos planteados tras el paso del huracán Ike en 2008, destinados a controlar mejor las inundaciones a nivel regional, tampoco obtuvieron resultados.

"No hay un plan regional amplio y coordinado que incluya las actividades de Houston, del condado de Harris y de todas las comunidades colindantes...", lamenta Gerry Galloway, un profesor de ingeniería civil de la Universidad de Maryland que trabajó en Texas.

Si no se producen cambios, esta urbanización salvaje va a seguir aumentando el riesgo de inundaciones, "un problema que va a empeorar con el cambio climático", advierte el profesor Galloway.

Recursos.

Las poblaciones más afectadas por las inundaciones de Houston son las más vulnerables económicamente, que no tienen medios para adquirir seguros.

En este contexto, el gobierno federal que adjudica los fondos de reconstrucción tiene que desempeñar un papel clave para imponer normas de construcción que protejan mejor contra el riesgo de inundación, estima el profesor.

"Espero que Harvey provoque una toma de conciencia en Estados Unidos sobre el desarrollo urbano" ante estos riesgos, señala por su parte Joel Scata.

El experto lamenta que el presidente Donald Trump haya revocado hace dos semanas el decreto de las normas federales de protección contra las inundaciones que fue implantado por Barack Obama tras el paso del huracán Sandy, en octubre de 2012, que devastó la costa de Nueva Jersey e inundó una parte de Nueva York.

La decisión de Trump podría impedir la aplicación de esas reglamentaciones en las zonas urbanas devastadas por Harvey, teme Scata.

Estas normas estipulan que, además de los hospitales, se reconstruyan asilos y otras infraestructuras esenciales en terrenos con poco riesgo de inundación cuando los fondos procedan del gobierno federal.

La población en el gran Houston creció 45% en 20 años y llega a 4,4 millones. Foto: Reuters
La población en el gran Houston creció 45% en 20 años y llega a 4,4 millones. Foto: Reuters

Moodys Analytics calcula que el costo económico de Harvey para el sudeste de Texas será de entre 51.000 millones a 75.000 millones de dólares.

La Casa Blanca solicitará al Congreso el desbloqueo de unos 5.900 millones de dólares en fondos de emergencia para destinarlos a ayudar a las víctimas de la tormenta Harvey.

HURACÁN HARVEY.

Víctimas: 46 muertos en Estado de Texas.

Una semana después de la llegada del huracán Harvey a las costas de Texas, la cifra de víctimas mortales a causa del ciclón sigue aumentando, mientras las zonas más afectadas empiezan a entrar en fase de recuperación, como es el caso de Houston, anegada por las aguas. Al menos 46 personas han fallecido como consecuencia del devastador huracán, informaron ayer las autoridades locales, un número que aún podría ir en aumento mientras se completan las labores de rescate. "Este va a ser un masivo, masivo proceso de limpieza", dijo el gobernador de Texas, el republicano Greg Abbott. "Esto no va a ser un proyecto a corto plazo. Este va a ser un proyecto de varios años para que Texas sea capaz de salir de esta catástrofe", indicó el gobernador a la cadena ABC.

Según reportan medios locales, una de las ciudades aún más afectadas es Beaumont, una localidad de casi 120.000 habitantes cerca de la frontera con Luisiana, donde la situación sigue siendo preocupante especialmente porque desde hace días no cuentan con agua potable.

Asimismo, la portavoz de Cruz Roja, Suzy DeFrancis, explicó a la cadena CNN que el número de personas alojadas en sus refugios ha ascendido hasta 42.000 y aventuró que la organización probablemente tenga que continuar con sus labores de emergencia hasta por lo menos el Día de Acción de Gracias, a finales de noviembre. Las cifras estimadas por las autoridades de Texas apuntan a una cifra menor, alcanzando 32.000. EFE

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te puede interesar
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)