EL TERRORISMO EN EUROPA

La ultraderecha, blanco de atención por la "islamofobia"

En Gran Bretaña refuerzan la seguridad de centros islámicos por ataques.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
La capital británica en alerta ante la seguidilla de atentados terroristas. Foto: Reuters

Políticos de la oposición, la escritora J.K. Rowling y caricaturistas de la prensa de izquierdas británica salieron a condenar la retórica inflamada que, según ellos, contribuyó a que el domingo por la noche un hombre blanco de 47 años decidiera atropellar a un grupo de fieles que acababan de salir de una mezquita del norte de Londres, al grito de "¡Quiero matar a todos los musulmanes!".

Los vecinos de Darren Osborne, el hombre detenido por el ataque, dicen que su rabia contra los musulmanes aumentó por el atentado del 3 de junio en Borough Market, Londres, cometido por islamistas.

Tommy Robinson, antiguo líder del grupo de ultraderecha Liga de Defensa Inglesa (EDL), tildó de "venganza" el atentado de Osborne.

J.K. Rowling, por su parte, señaló a una columnista del Daily Mail, Katie Hopkins, al reclamar: "hablemos de cómo se radicalizó el terrorista de Finsbury Park".

Según estadísticas del gobierno, de las 260 detenciones por terrorismo en 2016, 91 fueron de blancos británicos, un incremento de 28% respecto a 2015 y el único grupo étnico en registrar un aumento. Los delitos de odio antimusulmanes aumentan año a año, en particular después de los atentados.

Hasta esta semana, el asesinato de la diputada laborista Jo Cox, hace un año, fue el crimen ultraderechista más relevante en el Reino Unido.

Pero muchos musulmanes denuncian que reciben insultos con frecuencia, y que las cosas han empeorado desde la llegada a Europa de numerosos refugiados de la guerra de Siria, y desde el triunfo del Brexit, en junio de 2016.

Fiyaz Mughal, fundador de "Tell Mama" (Díselo a mamá), un grupo que registra incidentes antimusulmanes, dijo que el odio que movió a Osborne vino principalmente de la violencia islamista.

Esta organización ha alertado de un aumento de los incidentes islamófobos tras la serie de atentados en el Reino Unido. El pasado 5 de junio, poco después del ataque en el puente de Londres, se registraron en la ciudad 20 ofensas de "odio" contra musulmanes, comparado con las 3,5 que se producen cada día de media. Según los datos de "Tell Mama", en la semana tras el atentado suicida en Manchester se produjeron en la ciudad inglesa 139 incidentes contra musulmanes, comparado con 25 en la semana anterior.

Raffaello Pantucci, experto contraterrorista del Royal United Services Institute, coincidió en que "la retórica ponzoñosa" de las páginas web de extrema derecha y algunos medios convencionales pudo influir en el ataque a la mezquita de Finsbury Park. "Desafortunadamente, es un círculo vicioso", añadió, pronosticando que, a su vez, el ataque alimente reacciones de cólera de algunos musulmanes. "Y va a ser difícil detenerlo en este ambiente febril", sentenció.

Martin Rowson, humorista de The Guardian, reflejó los hechos de Finsbury con una caricatura de la furgoneta de Osborne con un anuncio en el costado: "Lean The Sun y el Daily Mail."

"Nos odian".

En noviembre de 2015, The Sun publicó el titular "1 de cada 5 musulmanes británicos simpatiza con los yihadistas", que el órgano de control de la prensa tildó de "significativamente engañoso" por ser una interpretación muy libre de la estadística.

Algunos musulmanes sostienen que hay indiferencia oficial y criticaron que la policía tardara tres horas en caracterizar el ataque de Finsbury Park como terrorista, más tiempo que en otras ocasiones.

Mughal, el fundador de "Tell Mama, coincidió en la imagen del círculo vicioso. "Cuando hablo con ellos, no logró hacérselo entender. Nos odian, dicen. Les digo que este es su país, me dicen no, no lo es".

Mohammed Kozbar, presidente de la mezquita de Finsbury Park, insistió en que los extremistas, de todos los colores, son minoría, y puso como ejemplo la asistencia de gente de todas las creencias al homenaje a las víctimas que tuvo lugar el lunes por la noche.

"El terrorismo no tiene fe, no tiene religión, están tratando de dañar nuestras relaciones: no les dejaremos", explicó.

En este clima, la policía británica incrementó desde ayer la vigilancia en lugares donde se reúne la comunidad musulmana, ante el temor a ataques inspirados por la extrema derecha.

Diane Abott, portavoz de Interior del Partido Laborista, el primero de la oposición en el Reino Unido, resaltó por su parte la necesidad de que el gobierno reoriente su estrategia antiterrorista y dedique más recursos a la prevención de los ataques de extrema derecha. "Estamos viendo un aumento del extremismo de derechas", señaló Abott.

LOS ATACANTES DE LONDRES Y PARÍS.

Osborne, un hombre complicado pero no un terrorista para la familia.

Darren Osborne (47), el británico que atentó el domingo contra musulmanes cerca de una mezquita de Londres, era un hombre complicado, y varios vecinos lo describieron como pendenciero. Según testigos, Osborne gritó "¡quiero matar a todos los musulmanes!" tras atropellar al grupo de fieles que salía de la mezquita de Finsbury Park, y trataba de ayudar a un anciano que se había desvanecido y acabó siendo el único muerto en el ataque. "Estamos totalmente conmocionados. Es increíble, todavía no lo hemos digerido", afirmó, en un comunicado en nombre de toda la familia, Ellis Osborne, sobrino del atacante. "Estamos destrozados por las familias" de las víctimas, agregó Ellis, afirmando que su tío "no es racista". La madre del atacante dijo que su hijo era una "persona complicada", pero no un terrorista. "Es solamente un hombre con problemas, y no sé cómo lidiar con todo esto. Nunca me habló de atentados terroristas ni de esos malditos musulmanes", dijo Christine Osborne a The Sun.

Darren Osborne era de Weston-super-Mare, una ciudad inglesa del sudoeste, pero se mudó a la cercana Cardiff, la capital de la región de Gales. Tenía cuatro hijos menores y hacía poco se había separado de su mujer. "Siempre fue un completo idiota, pero esto es sorprendente", explicó un vecino a The Times.

El diario The Guardian dijo que el sábado por la noche echaron a Osborne del pub local por ir borracho "maldiciendo a los musulmanes y prometiendo que un día haría algo". Dos vecinos musulmanes de Osborne dijeron a The Sun que nunca habían percibido animadversión en el hombre, y otros vecinos citaron casos en los que les ayudó con algún problema doméstico, pero todos coincidieron en que estaba siempre peleándose con su mujer. AFP, REUTERS

Djaziri, el fichado "S" por los servicios que tenía porte de armas.

Adam Djaziri, de 31 años, protagonista del fallido atentado en los Campos Elíseos de París el lunes, estaba fichado "S" (por Seguridad del Estado) desde 2015, nunca fue condenado y poseía licencia de posesión de armas pues practicaba el tiro deportivo. En noviembre de 2016, cuando solicitó renovar la autorización, se inició una investigación administrativa, pero los servicios de inteligencia no consideraron oportuno retirarle el permiso. Según indicó ayer martes una fuente cercana a la investigación, un "alijo de armas" fue incautado en el domicilio de Djaziri. El asaltante poseía al menos nueve armas conocidas por las autoridades, incluyendo dos pistolas y un fusil de asalto del tipo kalashnikov.

El lunes poco antes de la hora 16 de Francia, Djaziri embistió con su vehículo un furgón de la policía en los Campos Elíseos y murió en el incidente calificado por las autoridades como un "intento de atentado". Dentro del vehículo las autoridades encontraron bombonas de gas, pistolas y un fusil de asalto tipo Kalashnikov. El ataque no fue reivindicado, pero el modo operatorio y el tipo de objetivo son los preconizados por los yihadistas.

Tras el ataque, la exesposa, el hermano y la cuñada, así como el padre fueron detenidos en el domicilio de esta familia —descrita como salafista— en Plessis-Pté, pequeño municipio a unos 30 kms al sur de París. "Tenían una práctica religiosa muy rigurosa" relató el alcalde Sylvain Tanguy, que describe a una "familia muy discreta, que no salía mucho".

Djaziri había llamado la atención en 2015, por sus viajes a Turquía. Había alegado motivos profesionales para justificar sus desplazamientos a este país conocido por ser una vía de acceso para los yihadistas europeos hacia Siria. AFP

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)