VIÑEDOS DE TOSCANA

El turismo del vino es la nueva apuesta de Italia

El número de visitantes se duplicó en los viñedos de Toscana.

La belleza natural de Toscana son un atractivo para visitantes del exterior. Foto: Pixabay
La belleza natural de Toscana son un atractivo para visitantes del exterior. Foto: Pixabay

En los viñedos de Bolgheri, el número de turistas se ha duplicado en los últimos cinco años y es suficiente almorzar en ese rincón bucólico de la Toscana para entender las razones.

"La gente viene en el verano sobre todo por las playas. Ahora nos llegan visitantes todo el año. Es un fenómeno nuevo, que se ha desarrollado gracias a la reputación del vino de Bolgheri", explica el enólogo Riccardo Binda, director del consorcio local de viticultores, mientras disfruta de un tradicional filete florentino cocinado a la plancha.

En la bella tarde soleada de octubre, el restaurante es un hervidero, con comensales que, copa de vino en mano, murmullan satisfechos en distintos idiomas como inglés, francés, alemán o japonés.

La escena podría ser utilizada por el Ministerio de Cultura y Turismo, que prepara el balance de lo que al parecer será un año récord para el turismo italiano, con un verano marcado por un aumento de 16% en el número de visitantes.

El sector representa alrededor del 10% del Producto Interno Bruto (PIB) de Italia y se ha convertido en un importante motor de la economía, que acaba de salir de largos años de estancamiento.

Sin embargo, con 52 millones de visitantes extranjeros en 2016, de acuerdo con las cifras de la Organización Mundial de Turismo, Italia está muy por detrás de Francia (82 millones) y España (75 millones).

Y el reciente aumento del número de turistas es en gran parte debido a los temores por la amenaza terrorista, que desvía a los viajeros hacia las playas italianas en detrimento de destinos como Túnez, Egipto o Turquía.

Para consolidar el crecimiento del sector, Italia está tratando de alentar llegadas durante todo el año.

Expertos extranjeros fueron contratados para desempolvar algunos de los museos más importantes y bellos del país.

La mítica vía Francígena, la antigua ruta del imperio romano de peregrinaje hacia Roma está siendo restaurada para ciclistas y excursionistas de todo el mundo.

Para el diseñador y empresario Franco Malenotti, todo ello es insuficiente, ya que el país no aprovecha la inmensa herencia que tiene a nivel de comida y vino. "El turismo gastronómico y enológico es la nueva tendencia" y atrae a una infinidad de personas, reconoció a la AFP Malenotti.

Italia "no hace nada para promover" ese sector, se lamenta el diseñador, que trabajó en el cine en Hollywood y relanzó la marca de moda Belstaff. Su último proyecto es crear una especie de ciudad del vino: un complejo de viviendas con un restaurante que incluye también una escuela de sommeliers —la cual abrirá en 2018— y un museo dedicado a la historia de los vinos de Bolgheri.

Con más de un millar de vinos disponibles, Malenotti cuenta con visitantes como Susann y Rainer Schmidt, una pareja de alemanes.

"Vinimos a probar el vino y también a aprender algo nuevo", asegura Susann con una copa en la mano tras haber recorrido la colección de etiquetas y hologramos sobre la historia del vino de Bolgheri.

"Cualquier producto que se vende, debe estar acompañado por su propia historia", sostiene Malenotti, quien se inspira en la ciudad vinícola de Burdeos, Francia.

"Después de venir aquí, la mayoría de los turistas quieren visitar las cavas", donde sólo se vende el 5% de la producción, al contrario de lo que ocurre en California.

El turismo del vino ha creado también una nueva demanda de alojamiento que el sector hotelero no cubre, abriendo así el camino a los alquileres privados, tipo Airbnb.

En el pueblo más cercano al museo, tres cuartas partes de las propiedades privadas ofrecen parcial o totalmente alquiler de habitaciones y apartamentos a través de plataformas en Internet, cuenta Malenotti.

"Es una tendencia que ha cambiado los hábitos, lo que no es necesariamente negativo. La gente viene para vivir realmente la ciudad, hacer sus compras en la tienda de comestibles común y corriente e ir a los restaurantes", subraya.

"Eso es lo que la gente busca ahora. Antes, las vacaciones eran el sinónimo de discoteca, relajarse, divertirse. Ahora es la cultura y el bienestar lo que atrae al turista. Por lo tanto, Italia debería estar realmente a la vanguardia", asegura.

Menor producción de los tres grandes.

La producción mundial de vino este año ha disminuido un 8,2%, hasta los 246,7 millones de hectolitros, como consecuencia de las adversas condiciones meteorológicas en Europa, y en particular en los tres grandes países, Italia, Francia y España.

Estas son las estimaciones del estudio de coyuntura presentado por la Organización Internacional de la Viña y el Vino (OIV), en París, que se quedan por debajo de los picos de 297,7 millones de hectolitros en 2004 y 290,1 millones en 2013.

Respecto del consumo, la OIV avanzó que en 2017 se situará entre 240,5 y 245,8 millones de hectolitros. En Europa, diversos fenómenos climáticos como heladas y sequías han afectado a los tres grandes productores, y en primer lugar a Italia, que ha visto reducidos sus volúmenes en un 23% respecto del ejercicio precedente hasta 39,3 millones de hectolitros. Francia mantiene su segunda posición mundial con 36,7 millones de hectolitros, pese a descender 19%. España repite en la tercera también con un descalabro, en su caso del 15%, hasta 33,5 millones. Fuente: EFE

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)