EL PEOR PANORAMA

Turbulenta interna demócrata

El FBI abrió una investigación sobre mails divulgados por Wikileaks que mostraron voluntad de favorecer a Clinton.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Hillary Clinton habla en la Convención Demócrata. Foto: AFP

El Buró Federal de Investigación (FBI) anuncio ayer que abrió una investigación sobre el pirateo de casi 20.000 correos electrónicos del Comité Nacional Demócrata (DNC), que el pasado viernes divulgó la web WikiLeaks. "El FBI está investigando una ciberintrusión que implica al DNC y estamos trabajando para determinar la naturaleza y alcance del asunto", informó el FBI en un comunicado divulgado por los medios estadounidenses. "Un acto comprometido de esta naturaleza es algo que tomamos muy en serio, y el FBI seguirá investigando y hará responsable a quienes supongan una amenaza en el ciberespacio", agregó la agencia policial.

En este contexto se inauguró ayer la convención del Partido Demócrata en Filadelfia, donde será formalmente nominada Hillary Clinton como candidata.

Wikileaks.

La filtración desveló estrategias del DNC (secretariado del Partido Demócrata) para debilitar al senador Bernie Sanders frente su gran rival en las elecciones primarias demócratas, Hillary Clinton, cuya campaña ha acusado a Rusia del ataque cibernético.

"Expertos nos están diciendo que actores estatales rusos irrumpieron en el DNC, se llevaron todos esos correos electrónicos y ahora los están filtrando a través de esas webs", dijo este domingo el jefe de campaña de Clinton, Robby Mook, a la cadena ABC News. "Es alarmante que algunos expertos nos estén diciendo ahora que esto fue cometido por los rusos con el propósito de ayudar a Donald Trump, el candidato del Partido Republicano a la Casa Blanca.

WikiLeaks aseguró el viernes tener en su poder 19.252 correos electrónicos del DNC, en varios de los cuales altos funcionarios del partido hablan de estrategias para vencer a Sanders, senador independiente por Vermont que se enfrentó a Clinton en las primarias por la candidatura presidencial demócrata.

Sanders exigió este domingo la renuncia de la líder del Comité Nacional Demócrata (DNC), Debbie Wasserman Schultz, quien ese mismo día anunció que dejará el cargo al final de la convención que se celebra desde ayer en Filadelfia (Pensilvania).

El escándalo ha eclipsado el arranque de la Convención Nacional Demócrata, en la que Clinton quería proyectar una imagen de unidad del partido en torno a su candidatura.

Entre los oradores que abrieron ayer el cónclave demócrata destacan el propio Sanders y la primera dama de EE.UU., Michelle Obama, quienes se espera que hablen sobre la necesidad de construir una economía que funcione para la clase media del país.

Tres cuartos de los electores de Bernie Sanders en las primarias apoyan a Clinton, según sondeos.

Pero basta con preguntar en las calles de Filadelfia para constatar el vigor de esta minoría de incondicionales, en medio de entusiastas manifestaciones pro-Sanders al margen de la convención demócrata para nominar a Hillary Clinton candidata presidencial.

"No tengo otros 40 años por delante, he aguantado el statu quo por largo tiempo y los Clinton solo han hecho mucho daño", dijo Marie Adams, de 66 años, de los cuales 48 junto al partido Demócrata.

La mujer escribió sobre un pedazo de tela "Demexit", que viene del voto de los británicos por el "Brexit". Clinton "ha dicho todo, no importa que sea para hacerse elegir", insiste Adams. Su voto, como muchos partidarios de Sanders, será para Jill Stein, candidata del partido verde.

¿Eso no contribuirá indirectamente a que Donald Trump sea electo a la Casa Blanca? "Me da lo mismo, si es Trump", responde.

Como ella, muchos están decepcionados de que Bernie se haya aliado a Hillary Clinton. No aceptan la lógica del "mal menor" que algunos argumentan para apoyarla.

Inmigrantes ponen presión.

Con pancartas y retratos de indocumentados, una protesta de un centenar de inmigrantes puso ayer sobre la aspirante demócrata a la Casa Blanca, Hillary Clinton, toda la presión para frenar las deportaciones de familias después de las "promesas incumplidas" del presidente, Barack Obama. Inmigrantes y activistas de todo EE.UU., desde Nueva Jersey hasta Illinois, salieron a las calles de Filadelfia para insertar el debate migratorio.

El Comité Nacional del Partido pidió disculpas.

El Comité Nacional del Partido Demócrata pidió ayer "sinceras disculpas" al senador Bernie Sanders por comentarios sobre su campaña en correos cuya divulgación provocó un espectacular escándalo y dejó en evidencia las divisiones internas. El partido, señaló el Comité en una nota oficial, "no tolera ni tolerará lenguaje irrespetuoso hacia nuestros candidatos". El escándalo forzó la renuncia de la presidenta del partido, Debbie Wasserman Schultz, en la víspera de la convención nacional. La presidenta interina del partido, Donna Brazile, había dicho el domingo a la prensa que "más correos" saldrán a la luz.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te puede interesar
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)